Valores centrales

Somos personas de fe

En 1955, el fundador de Puertas Abiertas, el Hermano Andrés, hizo su primer viaje a Polonia sin tener un motivo claro. Él sólo tenia una convicción puesta por Dios en su corazón. El acto de fe del Hermano Andrés se tornó un padrón en el ministerio desde el inicio, Puertas Abiertas cree que, aunque las circunstancias indiquen lo contrario, no hay puertas cerradas, porque Dios nunca las cerró.

La Biblia dirige nuestras vidas

Creemos que Dios se revela en las Escrituras, o sea en la Biblia. Todos los asuntos, comenzando por el pecado – el origen de todos los problemas -, encuentran claridad en este Libro. Somos el "Pueblo del Libro" y todas nuestras acciones están sometidas al registro bíblico.

Nuestro mayor objetivo es dar gloria a Dios

Muchos de los proyectos desenvueltos anualmente a favor de la Iglesia Perseguida son ejecutados en asociación con otras organizaciones, a veces de forma anónima.

Creemos que no hay nada para vanagloriarnos. Queremos solo exaltar a Jesucristo al fortalecer a los cristianos perseguidos alrededor del mundo, llevando ayuda a quien necesita.

Nuestra vida está dedicada a Cristo y a su gran comisión

Somos comprometidos con el llamado de Jesús para que sus seguidores sean auténticos representantes del Reino de Dios y con eso alcancen otras vidas con el evangelio. Fortalecer una Iglesia en un contexto de persecución significa darle condiciones para que haga la diferencia en el mundo (sea luz del mundo y sal de la tierra, como dice la Biblia) y ejerza su papel evangelistico en la sociedad en que está insertada.

Somos personas de oración

La verdadera batalla que ocurre en el mundo es espiritual y el arma perfecta para combatirla es la oración. Los cristianos perseguidos parecen tener este concepto bien vívido en su mente, tanto que la oración es invariablemente el primer pedido que ellos nos hacen. Como organización, esta también es la primera contribución que pedimos a nuestros socios. La oración es fundamental para el ministerio y cada detalle del trabajo, cada necesidad de cada hermano, es sometida a Dios por medio de la intercesión.

Somos parte del Cuerpo, luego, somos personas sirviendo a personas

Somos todos uno. Hay solamente un Cuerpo de Cristo en el mundo, una comunidad de cristianos, no importa la distancia geográfica y la cultura local. Hacer parte de este cuerpo, o sea, de este grupo de cristianos, significa extender una mano, conocer, orar, socorrer y aprender con su fe. Creemos que, si un miembro del Cuerpo sufre, todos sufren, como dice la Biblia en 1 Corintios 12:26. No hay como quedar indiferentes al sufrimiento o dificultad de un hermano.

Nuestra tarea es atender a las solicitudes de la Iglesia Perseguida

Así como Jesús vino al encuentro del hombre para suplir sus necesidades, entendemos que debemos ir al encuentro de la Iglesia Perseguida, oír sus dificultades y servirla de mejor manera. Todos los proyectos desenvueltos en terreno tienen en cuenta las necesidades de los cristianos locales, y todo el material entregado es adaptado para que la Iglesia sea bendecida y fortalecida en su misión de servir a Cristo.

 

Declaración de Fe

 

Incluye los estatutos internos de Puertas Abiertas International:

Como cristianos, aceptamos la revelación de la Trinidad de Dios, dada por medio de las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, confesando la fe histórica del evangelio en ellos presentada. Se afirman aquí las doctrinas consideradas cruciales para el entendimiento de la fe que deben dar como resultado el amor mutuo, servicio cristiano e interés evangelistico.

  • La unidad de Dios, consistiendo eternamente en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • La soberanía y la gracia de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo en la creación, providencia, revelación, redención y juicio final.
  • La soberanía en la inspiración divina de las Santas Escrituras y su consecuente confiabilidad total y autoridad suprema en toda materia de conducta de fe.
  • La corrupción y culpa universal del hombre caído, provocando la ira y la condenación de Dios.
  • El sacrificio sustitutivo y el derramamiento de la sangre del Hijo de Dios encarnado, como la única y suficiente forma de redención de la culpa y del poder del pecado y de sus consecuencias eternas.
  • La justificación de los pecados sólo por la gracia de Dios, a través de la fe en Cristo crucificado y resucitado de los muertos
  • La iluminación, regeneración, habitación y santificación del Espíritu Santo.
  • El sacerdocio de todos los santos, que forman una Iglesia universal, el Cuerpo del cual Cristo es la cabeza y que está comprometido con su orden de proclamar el Evangelio por todo el mundo.
  • Una expectativa del regreso personal y visible del Señor Jesús, en poder y gloria.
  • La resurrección de los salvos para la vida eterna y de los condenados para el castigo eterno.

Como organización cristiana, Puertas Abiertas adopta el "credo de los apóstoles"[1].

[1] "Creo en Dios Padre, todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Y en Cristo Jesús, su único Hijo, nuestro Señor, El cual fue concebido por el Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió al infierno, al tercer día resucitó de los muertos, subió al los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso, donde juzgará a los vivos y los muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Cristiana, en la comunidad de los santos, en la remisión de los pecados, en la resurrección en carne y en la vida eterna. Amén."