Loading...
Loading...

Leah Sharibu sigue secuestrada por no negar a Jesús

Los padres de la niña de 15 años que continúa bajo las manos del Boko Haram son alentados por la fe de su hija
Leah Sharibu sigue secuestrada por no negar a Jesús Los papás y la abuela de Leah siguen orando con esperanza por la liberación de la cristiana

Cuando visitamos a la familia de Leah Sharibu en Dapchi, en el estado de Yobe, en el sur de Nigeria, la casa estaba llena de gente de varios lugares e iglesias que habían ido a alentarlos. Leah es una de las 110 niñas que fueron secuestradas de una escuela secundaria en febrero. Ella era la única cristiana entre las niñas que el grupo extremista Boko Haram secuestró, y la única que ellos no liberaron. El padre de la niña, Natha Sharibu, dijo a los medios locales de comunicación que se enteró que su hija no fue liberada por ser cristiana y porque se negó a convertirse al Islam. Puertas Abiertas visitó a la familia para animarlos y orar con ellos.

La madre de Leah, Rebeccah Sharibu, contó a la prensa que las amigas de Leah que estaban con ella en el cautiverio describieron cómo se produjo la liberación. "Leah iba a entrar en el vehículo que las traería de vuelta, pero entonces el Boko Haram dijo que ella tendría que convertirse al Islam. Las amigas intentaron convencerla, pero ella dijo que no se convertiría. Entonces ellos dijeron que ella se quedaría. Así fue como la dejaron. Ella está sola", se lamenta la madre.

Leah entonces pidió a sus amigas que oraran por ella y que le dieran un recado a su madre, diciendo: "Mamá, no te preocupes. Sé que no es fácil, pero estoy bien donde estoy. Mi Dios, a quien oramos juntas, se está mostrando poderoso en este momento de prueba. Recuerdo tus palabras en nuestro tiempo de devocional por la mañana, diciendo que Dios está cerca de los que sufren. Estoy dando mi testimonio ahora. Estoy segura de que un día veré tu rostro de nuevo. Si no es aquí, será allá en el cielo, en los brazos de nuestro Señor Jesús ".

"El testimonio de mi hija me llevó más cerca de Jesús"

El mensaje recibido fue tan difícil para Rebeccah que ella se desmayó al oírlo. Una de las niñas también contó cómo Leah había huido del cautiverio con otras dos compañeras de cuarto, vagando por tres días. Cuando ya estaban exhaustas y hambrientas, encontraron una familia de fulanis y le pidieron ayuda para votar a Dapchi. Pero ellos las reprendieron y las llevaron de regreso al Boko Haram.

De forma inexplicable, esta situación está llevando a la familia de Leah a un nivel más alto de confianza en Dios. El padre está maravillado con la fuerza espiritual de su hija. "La confianza y la fe de mi hija ante la amenaza de muerte en las manos del Boko Haram, al decir que nunca va a negar a Cristo, me hizo percibir que yo tenía una fuerte seguidora de Jesús dentro de mi casa. Estoy muy alentado por su fe en el Señor. Sólo me imagino qué haría yo si estuviera en su lugar. El testimonio de mi hija me llevó más cerca de Jesús. Yo soy un padre orgulloso y le pido que siga fiel a Dios. Aférrate a Cristo, Leah. Tú eres una guerrera de fe en Cristo”.

El pastor de Leah reunió a cristianos y musulmanes para orar por la liberación de la niña. "En toda la ciudad de Dapchi hemos organizado grupos de oración. Todas las iglesias de Dapchi están orando ", dijo el pastor Daniel Auta. "Estoy muy agradecido a todas las congregaciones y a todos los nigerianos que nos han apoyado en oración", agradece el papá de Leah.

Pedidos de oración

• Alaba a Dios por el testimonio de fe y perseverancia de Leah.
• Ora para que la suficiente gracia del Señor fortalezca la vida de Leah, mientras permanece en cautiverio.
• Clama por su liberación y también por las chicas del Chibok, que fueron secuestradas hace cuatro años por el Boko Haram.
• Pide fuerza para los padres de Leah y para todos los padres que tienen a sus hijas secuestradas.