Loading...
Loading...
República de Yibuti

República de Yibuti

  • Capital: Yibuti
  • Región: África Subsahariana
  • Líder: Ismail Omar Guelleh
  • Gobierno: República semipresidencialista
  • Religión: Islamismo
  • Idioma: Francês, árabe, somali, afar
  • Puntuación: 56
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
MIL

CRISTIANOS
MIL

La posición de la iglesia es vulnerable. Debido al interés de la comunidad internacional en tener un Yibuti estable como un socio fuerte para la seguridad regional, es probable que la represión política y otras formas de violaciones de los derechos humanos sean “olvidadas” a cambio de una estabilidad interna permanente. Esto podría enfurecer a la población y fomentar niveles alarmantes de sentimiento anti gobierno en todo el país.

Esto también podría tener un impacto negativo sobre los cristianos, ya que el gobierno de Yibuti puede muy bien reprimir a todos los grupos que no están bajo su control directo. O los grupos musulmanes podrían radicalizar y culpar a los cristianos – como supuestamente asociados del Occidente – por el apoyo al régimen y por la defensa de su naturaleza represiva. El hecho de que los países vecinos se hayan convertido en un punto clave para la radicalización, el futuro de Yibuti también dependerá del desarrollo de los demás países de la región.

Además, las actitudes del gobierno en relación a los no musulmanes son generalmente de tolerancia y respeto, pero el resentimiento social hacia los cristianos está aumentando. Aunque el proselitismo no es técnicamente ilegal, es desalentado. La conversión del islam al cristianismo es fuertemente reprimida e incluso el interés por la conversión puede llevar a la persecución intensa.
.

Yibuti se independizó de Francia en 1977. Tras años de guerra civil (1991-2000), las primeras elecciones libres multipartidistas ocurrieron en 2003. Sin embargo, el partido en el poder efectivamente obtuvo el control de todos los niveles de poder del Estado y, el país ya no tiene sistema electoral democrático. El presidente Guelleh tomó posesión el 8 de mayo de 2016 tras su reelección en abril de 2016.

Yibuti es un país de contrastes. Por un lado, ha avanzado considerablemente en el desarrollo de su sector portuario, económico y bancario, haciéndolo atractivo para inversiones extranjeras en negocios y en la industria bélica. Por otro lado, es probable que el país continúe enfrentando desafíos como altas tasas de desempleo, falta de trabajadores calificados, sequía crónica e inseguridad alimentaria, altos costos de electricidad e instituciones gubernamentales inmaduras y subdesarrolladas.

Esta combinación de factores ya está llevando a la pobreza y a la tensión política; existe la necesidad de políticas gubernamentales más inclusivas, una distribución más equitativa de los ingresos en toda la población, una reforma en la infraestructura energética, una disminución significativa de la corrupción dentro de la élite gobernante. En Yibuti, estas cuestiones, como observadas en muchas partes de África, se agravan por el exceso de jóvenes, particularmente afectados por el alto desempleo. Se espera que las tendencias descritas conduzcan a una continuación de acciones represivas, manteniendo la sociedad de Yibuti alineada a los intereses de la élite.

Actualmente, la sociedad yibutiana favorece la democracia, combinada con el compromiso del gobierno en apoyar el islamismo moderado y combatir el radicalismo, como forma de protección contra el surgimiento del radicalismo islámico en el país. Sin embargo, el interés generalizado en una política más liberal podría muy desestabilizar el sistema político actual. En el pasado, el presidente Guelleh respondió a la agitación civil anti gobierno con una mezcla de movimientos liberales superficiales y acciones represivas de naturaleza bastante autocrática.

El cristianismo fue introducido en el país después de la llegada de los franceses en 1883 (el país fue nombrado Somalilandia Francesa en 1894). La Iglesia Católica Romana envió a su primer sacerdote de Arabia para Yibuti en 1883. En 1940, la Iglesia Reformada de Francia fue establecida. La Iglesia Ortodoxa de Tewahedo de Etiopía también estableció congregaciones en el país. Las iglesias protestantes francesas, católicas y ortodoxas etíopes representan el único testimonio cristiano activo reconocido por el gobierno. La radio cristiana y la televisión por satélite se transmiten en francés.

Yibuti es un país de mayoría musulmana sunita. Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, más del 90% de la población son musulmanes. La presencia cristiana se divide en varias denominaciones: católicos romanos, protestantes, ortodoxos etíopes, ortodoxos griegos y una pequeña comunidad de ex musulmanes convertidos.

El hecho de que el país es abrumadoramente de mayoría sunita crea un ambiente en el que otras minorías religiosas – incluidos los cristianos – son a menudo tratadas injustamente.

Así, más del 90% de la población sigue el islamismo suní. El islamismo es la religión del Estado, pero la constitución prevé la libertad religiosa. La pequeña minoría cristiana está compuesta principalmente de católicos romanos y ortodoxos etíopes. El pequeño número de cristianos nativos de origen musulmán es perseguido por sus familias y la sociedad.

Aproximadamente el 60-65% de la población son somalíes étnicos de la tribu Isa. La mayor parte del resto es de descendencia de Afar, junto con una pequeña minoría de etnias, yemenitas y etíopes, la mayoría de los cuales son extranjeros.

•    Agradece a Dios por la iglesia cristiana en el país que, a pesar de una fuerte persecución, sigue fiel a Dios y dando testimonio de Jesús.
•    Ora para que haya estabilidad política y social en Yibuti, para que la persecución a los cristianos disminuya y que la iglesia de Jesús crezca en el país.
•    Pide al Señor que los líderes musulmanes, que incitan el odio a los cristianos, se conviertan y se transformen.