Loading...
Loading...
República Islámica de Pakistán

República Islámica de Pakistán

  • Capital: Islamabad
  • Región: Asia Central
  • Líder: Mamnoon Hussain
  • Gobierno: República
  • Religión: Islamismo
  • Idioma: (principais) inglês, urdu, punjabi, sindhi, pashto, balochi
  • Puntuación: 86
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
MILLONES

CRISTIANOS
MILLONES

Pakistán es el sexto país más poblado del mundo, los cristianos son menos del 2% de la población. En Pakistán, el nivel de la persecución religiosa es extremo y ha crecido considerablemente en el último año, así como el nivel de violencia, la mayor de todos los países de la Lista Mundial de la Persecución.
El ejército sigue siguiendo una política de distinción entre "buenos" y "malos" extremistas islámicos. Mientras combate a algunos, corteja a otros y usa a estos grupos como medio de intervención activa en los países vecinos, como Afganistán e India. Pero el ejército lucha contra los rebeldes que se adhieren al Estado Islámico, cuya presencia parece aumentar en Pakistán.
Sin embargo, el Talibán permanece activo y puede atacar, como lo hizo en la Pascua de 2016, en el bombardeo de Lahore, en el que afirmaron explícitamente haber dirigido el ataque contra los cristianos.
Las reuniones los domingos para la adoración todavía son posibles, pero todas las demás actividades cristianas están fuertemente desaprobadas. Son comunes los relatos de iglesias siendo atacadas, cristianos siendo muertos, mujeres secuestradas y víctimas de violencia sexual, cuando no son forzadas a casarse, desalojadas de casa o enviadas fuera del país. Otras minorías religiosas han sufrido el mismo tipo de ataque.
En 2017, el gobierno anunció un nuevo foco en el combate a la blasfemia ocurrida en los blogs de redes sociales. En consecuencia, hubo un número creciente de arrestos de personas acusadas de haber cometido blasfemia en las redes sociales. Esto parece contrarrestar los esfuerzos del gobierno para limitar el impacto devastador de las leyes de blasfemia sobre las minorías religiosas en particular. En suma, es difícil encontrar mejoras para los cristianos y otras minorías religiosas hasta ahora.

Notas sobre la situación actual
• Los frecuentes ataques a la iglesia -especialmente los de Lahore en septiembre de 2013, marzo de 2015 y Pascua de 2016- destacan la precaria situación en que los cristianos se encuentran. Otro ataque a una iglesia en la Pascua de 2017 fue frustrado en el último minuto. En vez de ser llevado a juicio, la mujer bomba de 18 años apareció en una entrevista de televisión en vivo.
• Las notables leyes de la blasfemia del país continúan representando un desafío significativo para los cristianos, y las niñas cristianas siguen siendo secuestradas, convertidas a la fuerza, casadas y abusadas sexualmente.
• La representación política de las minorías, incluidos los cristianos, se ha convertido en uno de los grandes temas en los últimos años. Conectado con el censo realizado en 2017, se espera que el número de puestos reservados para las minorías religiosas aumente. Sin embargo, esto tiene un alcance limitado si los cristianos no son libres para elegir y votar a quienes quieran, ya sea por el analfabetismo o la presión ejercida sobre minorías indefensas.
 

Pakistán

Pakistán
  • Pakistán es una República Islámica y el proceso de islamización no cesa. El país sufre con una infinidad de grupos islámicos radicales. Ora para que el gobierno paquistaní apruebe leyes que puedan proteger a los cristianos.

  • Clama por los cristianos ex musulmanes que sufren el peso de la persecución religiosa en el país. Los grupos radicales islámicos los ven como apóstatas, y sus familias, amigos y vecinos los ven como una vergüenza para la comunidad.

  • Cerca de 700 niñas y mujeres cristianas son secuestradas al año, a menudo forzadas al matrimonio con musulmanes. Pide por protección para ellas.

Los cristianos de origen musulmán tienen que tener cuidado en expresar su fe, especialmente si son los únicos cristianos de su familia. Biblias y otros materiales cristianos les pueden ser quitados por su familia, amigos o vecinos. La Internet y los medios sociales se vuelven peligrosos para los cristianos, ya que cualquier movimiento en la red puede llevarlos a ser acusados de blasfemia contra el islam.

Identificarse como cristiano convertido no es posible en la esfera familiar ni en la esfera de nación. Mientras que el arresto domiciliario impuesto por las familias a los convertidos es una forma de castigo, una forma más suave es la de someterlos a la vigilancia, lo que los lleva a esconderse aún más.

Debido a la fuerte presión creciente en los últimos años, muchos cristianos huyeron a países como Sri Lanka o Tailandia. Desde la introducción de las leyes de la blasfemia en 1986, los cristianos son víctimas de cerca de un cuarto de todas las acusaciones de blasfemia.

Las leyes de blasfemia son muy conocidas por ser usadas para resolver cuestiones personales. Su discusión llegó a la comunidad internacional cuando en 2010 la cristiana Asia Bibi fue acusada de blasfemar contra el islam y condenada a muerte. Ella es la primera mujer en el corredor de la muerte en Pakistán. A medida que estas leyes continúan ganando importancia, se vuelve cada vez más difícil para el gobierno y los tribunales tratar con ellos, ya que tienen un significado simbólico para grupos militantes en todo el país.

Esta violencia explícita ofusca la violencia diaria entre bastidores contra las niñas y las mujeres cristianas que a menudo son raptadas, violadas y convertidas al islamismo, una estimación de 700 cristianos al año. En casos de blasfemia, las casas de los cristianos son atacadas, forzándolas a esconderse. En consecuencia, Pakistán fue el país de la Lista Mundial de la persecución 2017 con mayor violencia.
 

De acuerdo con los registros de Eusebio de Cesarea en el siglo IV, considerado como el padre de la historia de la iglesia, los apóstoles Tomás y Bartolomé fueron designados para Parthia (Irán moderno) e India. En el momento del establecimiento del Segundo Imperio Persa (año 226), había obispos de la Iglesia de Oriente en el noroeste de la India, Afganistán y Baluchistán (incluidas partes de Irán, Afganistán y Pakistán), con laicos y clérigos involucrados en la actividad misionera.

El trabajo misionero católico despegó en el continente indio con la llegada de los portugueses en el siglo 16 y se estableció en Lahore en 1570. En tiempos más modernos, el cristianismo fue establecido por la obra misionera protestante en el siglo XVIII y principios del siglo XIX y continuó creciendo desde entonces.

En 1947, el año de la independencia del país, la situación para la minoría cristiana se volvió más complicada, ya que Pakistán se definió oficialmente como un Estado musulmán. De acuerdo con la World Christian Database, más del 96% de la población son musulmanes, siendo la gran mayoría musulmana sunita. Sin embargo, hay también una considerable minoría chiita del 10% al 15%, que también sufrió persecución.

Red actual de iglesias
El mayor grupo de cristianos hoy pertenece a la Iglesia de Pakistán, un grupo protestante que abarca cuatro grandes denominaciones (anglicana, metodista, presbiteriana y luterana) y que es miembro de la Comunión Anglicana. Hay otras iglesias protestantes de varias líneas del presbiterianismo, así como muchas otras denominaciones menores.

En Pakistán, el número de católicos y protestantes es prácticamente el mismo.
 

Pakistán se convirtió en una nación independiente separada de la India al final del dominio colonial británico en 1947. En 1971, el Pakistán Oriental se convirtió en el país independiente Bangladesh. El territorio de Cachemira continúa disputado hasta hoy por Pakistán e India.

Pakistán sufrió con un sistema de gobierno inestable con tres fases prolongadas de dictadura militar, con la última fase terminada en 2008. En 2013, Nawaz Sharif se convirtió en primer ministro por tercera vez después de que su partido Liga Musulmana ganó las elecciones parlamentarias.

Los ataques en una escuela del ejército en Peshawar, en diciembre de 2014, dejando 141 muertos, llevaron a una rápida reforma de la constitución, reintroduciendo la pena de muerte y estableciendo tribunales militares especiales para casos relacionados con el terrorismo, cumpliendo las exigencias antiguas del ejército.

Situación política y social reciente
Aunque la cuestión étnica no es un problema tan grande en Pakistán, como en muchos otros países de la región, ésta no debe ser ignorada. Esto es obvio cuando Pakistán se ve en conjunto con Afganistán: la minoría pastún, en particular, abarca grandes áreas a ambos lados de la frontera. Los pastunes son una de las mayores minorías del mundo, sin un Estado propio. (Se suele afirmar que el pueblo kurdo -con menos de 40 millones de personas- es el grupo más grande sin una nación, pero los pastunes son unos 45 millones de personas).

Economía, el país depende cada vez más de China, que está dispuesta a invertir en Pakistán, en su estructura New Silk Road, One Belt, One Road [Un cinturón, una carretera]. La ciudad portuaria de Gwadar es uno de los polos que los chinos están usando y que fue alquilado por el gobierno paquistaní por 40 años en 2017, mientras que China invierte 57.000 millones de dólares en el llamado China-Pakistan Economic Corridor (CPEC) [Corredor Económico China- Pakistán].

Recientemente, las dudas han aumentado, ya que Pakistán puede acabar muy endeudado y convertirse en dependiente de China debido a esta iniciativa. Además, el asesinato de dos cristianos chinos en Pakistán cerca del lugar de construcción del CPEC ilustra lo volátil y desafiante que es la situación.

Pakistán tiene un fuerte crecimiento poblacional, pero en especial los jóvenes no tienen ninguna perspectiva económica. La pobreza es alta, dejando millones sin ninguna opción además de trabajar por poco dinero, ni siquiera lo suficiente para sus necesidades diarias, además de sufrir con el trato de empleadores, muchas veces arbitraria y violenta.

Esto afecta aún más a las minorías étnicas y religiosas. Las mujeres y los niños son grupos especialmente vulnerables. El trabajo infantil es desenfrenado.
Toda la población sufre mucho con esas condiciones precarias, pero los grupos minoritarios (como los cristianos) aún más.

Según un informe publicado por UNICEF en 2014, más de 9 millones de niños en Pakistán no reciben educación primaria o secundaria, más que en cualquier otro país de Asia Meridional, excepto en Afganistán. La baja inversión del Estado en educación en las últimas décadas ha llevado a un crecimiento en el número de madrasas islámicas (escuelas religiosas islámicas que ofrecen alguna instrucción). Once mil de esas madrasas (de un total de unos 35 mil) siguen las enseñanzas estrictas del Islam de Deobandi. La línea Deobandi argumenta que las sociedades islámicas son retrasadas en relación a Occidente porque fueron seducidas por los recursos amorales y materiales de la occidentalización y así se desviaron de las enseñanzas originales del Profeta.

Los números de sus estudiantes exactos no se contabilizan. Mientras que algunas madrasas pueden alfabetizar a los alumnos y enseñar matemáticas, muchas otras sólo ofrecen lectura del Corán, estudios islámicos y nada más. Como estas madres no son registradas y supervisadas, las autoridades no tienen idea real de lo que sucede en ellas.