Loading...
Loading...
República Islámica de Mauritania

República Islámica de Mauritania

  • Capital: Nuakchot
  • Región: África Subsahariana
  • Líder: Mohamed Ould Abdel Aziz
  • Gobierno: República (Dictadura militar)
  • Religión: Islamismo
  • Idioma: Árabe (oficial), francés y otros
  • Puntuación: 57
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
MILLONES

CRISTIANOS
MIL

La situación general, política, económica y social en Mauritania hace al país propicio al surgimiento del islamismo radical. El Estado mauritano no logró lidiar con la práctica de la esclavitud, mejorar la situación económica de la mayoría de sus ciudadanos y establecer un sistema de gobernanza más flexible y responsable. Eso creo un ambiente propicio a la propagación de la intolerancia religiosa. A pesar de la colaboración del gobierno y la reputación internacional como un aliado cercano a Occidente en la lucha contra el terrorismo y la militancia islámica, la situación en el país es compleja y hace de Mauritania un país peligroso para vivir como cristiano. 

Notas sobre la situación actual 

Los cristianos en Mauritania enfrentan a varios desafíos:

  • El crecimiento de la radicalización islámica en la región está creando miedo entre los cristianos en el país. 
  • La ley del país impone severas restricciones a la predicación de la fe cristiana.
  • La ley también castiga a los convertidos del islam con la pena de muerte si esa persona no desiste y niega la fe cristiana dentro de tres días. 


Mauritania se convirtió en un protectorado (territorio protegido y controlado por otro) francés en 1904 y ganó independencia en 1960. Hasta 1979, Mauritania reivindicó soberanía sobre el territorio del Sahara Occidental que solía ser una colonia española.

El país ha estado bajo el dominio militar por más de 30 años, con apenas una breve interrupción democrática en 2007. Las promesas de llevar la democracia de vuelta al país sólo resultaron en elecciones fraudulentas. La situación política se caracterizó por golpes sucesivos, con el ejército sirviendo como institución política dominante. El actual presidente, Mohamed Ould Abdel Aziz, asumió el poder en un golpe militar en 2008. El país es formalmente una democracia multipartidaria, pero su parlamento está completamente dominado por el partido islamista dominante.

El Estado mauritano no logró mantener una presencia en todo el país ni imponer el estado de derecho. La administración pública es muy poco cualificada, y el clientelismo y el nepotismo son cuestiones importantes. Las decisiones sobre asuntos públicos generalmente se hacen a través de esas redes clientelistas. Las instituciones informales, como las conexiones familiares, tribales o personales, son dominantes. Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha sido un desafío para el gobierno mauritano desde 2005, pero el ejército tuvo cierto éxito en su lucha contra este grupo radical.

Estados Unidos manifestó repetidamente su preocupación por la expansión constante de la rama norte-africana de Al Qaeda al sur del continente en los últimos años. Hay una amenaza muy real de que Mauritania pueda deslizarse hacia un camino islámico más radical, ya que la simpatía por el islamismo radical entre la población aumenta cada día. Varios grupos islámicos buscan beneficiarse de la desaprobación popular de la elite política corrupta y del resentimiento sobre el abandono de la democratización por el régimen.

Mauritania es uno de los países más pobres del mundo, y a pesar de ser rico en varios recursos minerales, incluyendo el petróleo y el mineral de hierro. Un tercio de los niños mauritanos está desnutrido y, cuando hay suficiente comida, es caro y los pobres no tiene recursos para pagar. Sólo el 4% de la tierra es cultivable, y hay poca seguridad alimentaria interna. Aunque la adhesión del gobierno a las restricciones del Banco Mundial a la liberalización económica ha traído crecimiento financiero, también ha sumergido a muchos de los pobres en una situación de pobreza aún mayor. La existencia continua de la práctica de la esclavitud es también uno de los principales problemas en el país, que causa división y hostilidad social. La cuestión de la esclavitud también es una causa de división a lo largo de líneas étnicas entre los mauritanos de descendencia árabe (moros) y bergueses; y de ascendencia negra africana y los descendientes de los ex esclavos de los moros que también se llaman Haratina.
 

Durante el siglo I d.C, África del Norte fue fuertemente colonizada por Roma. Entre los pueblos subyugados por la autoridad romana en la región - egipcio, cirenaicos (provenientes de lo que hoy conocemos como norte de Libia), africanos, naídios (norte de África y Túnez) y mauritanos - el cristianismo rápidamente se convirtió en una religión de protesta, era una razón para ignorar la exigencia de honrar el emperador romano a través de ceremonias de sacrificio. Para muchos, era una declaración directa contra el dominio romano.

Con la llegada del islam en Mauritania, comenzó un proceso de arabización e islamización que parece haber extinguido cualquier presencia cristiana. La historia reciente del cristianismo en Mauritania pudo haber comenzado de nuevo cuando el territorio se convirtió en parte del África Occidental Francesa en 1904, pero el interés y el control colonial francés se limitaron principalmente a la costa y a las rutas comerciales del Sahara.

Después de la independencia de Francia en 1960, la vida para los pocos cristianos en el país se tornó muy difícil, pero la Iglesia Católica Romana, al menos, continuó sirviendo a extranjeros de Senegal, Francia y las Islas Canarias. Hay una diócesis católica en Nouakchott, que es la capital y ciudad más grande de Mauritania. De acuerdo con algunas fuentes, la diócesis "fue fundada el 18 de diciembre de 1965, cinco años después del fin de la regla del protectorado francés y la proclamación de la independencia". La misma fuente también cita al obispo de Nouakchott diciendo: "Queremos representar el rostro humano de Cristo en un contexto en que los cristianos son una pequeña minoría”. Es difícil cuantificar el número de cristianos en Mauritania.

Además de los europeos, la mayoría de los cristianos están compuestos por trabajadores inmigrantes de países vecinos, principalmente de Guinea-Bissau. El proselitismo está prohibido en Mauritania. Los musulmanes están prohibidos de convertirse a otras religiones. La iglesia católica no tiene permiso para abrir las escuelas cristianas, sino sólo los jardines de infancia, que también atienden a niños de padres musulmanes que a menudo se arrepienten de no tener permiso para seguir enviando a sus hijos a una escuela cristiana. Las investigaciones indican que no hay una iglesia protestante establecida en el país.

De acuerdo con la World Christian Database (WCD), la mayoría de los cristianos en Mauritania son católicos romanos y también hay algunas iglesias independientes en el país. Los cristianos ortodoxos casi no tienen presencia en el país. Hay algunos cientos de cristianos indígenas y ex musulmanes que generalmente se reúnen en iglesias subterráneas.
 

Mauritania es completamente dominada por el islamismo. La influencia y prominencia de versiones más austeras e intolerantes del islam se han vuelto cada vez más visibles en Mauritania. La actividad y la ayuda de los países árabes de la región del Golfo ha sido significativa en este proceso. Se cree que la hermandad musulmana ha sido muy importante en Mauritania hasta hace poco.

De acuerdo con las estadísticas de la WCD, más del 99% de los mauritanos son musulmanes y hay algunos miles de adeptos de las religiones étnicas tradicionales o animistas. Esta realidad también se ve reforzada por la designación oficial del país como la República Islámica de Mauritania. Los cristianos constituyen sólo una fracción muy pequeña de la población. Aunque tradicionalmente el islamismo en Mauritania ha sido fuertemente influenciado por el sufismo, la influencia del salafismo se ha vuelto muy prominente en las últimas décadas.
 

  •  El crecimiento de la radicalización islámica en la región está creando miedo entre los cristianos mauritanos. Ora para que los cristianos mantengan la fe y confianza en Cristo.
  •  Pide a Dios para que las leyes del país, que hoy imponen severas restricciones a la evangelización, puedan ser disminuidas o incluso modificadas.
  • Ora por los cristianos que se convirtieron del islam. Según las leyes del país este acto es condenado con la pena de muerte. Que Dios los proteja y les dé estrategias claras para continuar firmes en Cristo.