Loading...
Loading...
República Popular de China

República Popular de China

  • Capital: Beijing
  • Región: Asia
  • Líder: Xi Jinping
  • Gobierno: Comunismo
  • Religión: Budismo, cristianismo, islamismo, otros
  • Idioma: Chino
  • Puntuación: 57
  • Fuente de Persecución: Opresión comunista

POBLACIÓN
BILLONES

CRISTIANOS
MILLONES

El presidente Xi Jinping continúa consolidando su poder de forma agresiva, eliminando todos aquellos que no son leales a él y ampliando el alcance del partido en todas las áreas de la sociedad, incluyendo negocios, medios de comunicación y el tercer sector (organizaciones no gubernamentales). En medio del mar de desafíos que el gobierno enfrenta, el liderazgo de China lucha para mantener todo bajo control. Su objetivo de mantener el poder incluye la necesidad de controlar todas las religiones, especialmente la minoría cristiana que crece rápidamente. En cuanto al futuro, la cuestión es si las autoridades gubernamentales conseguirán ver los cristianos como una fuerza positiva en la sociedad. Si así fuera, los cristianos podrían convertirse en aliados para el desarrollo del país y, de esta manera, se tornarían contribuyentes para el establecimiento de una "sociedad harmoniosa". Pero, también es posible que, para permanecer en el poder, el control del liderazgo de las iglesias se torne más pesado y los cristianos enfrenten más persecución. Los próximos años, mostrarán si las iglesias locales serán evaluadas como un activo o rechazadas como una amenaza.

Apuntes sobre la situación actual
Desde la década de 1980, China testimonió un gran crecimiento en la comunidad cristiana, aunque nadie sea capaz de fornecer números exactos. Sin embargo, lo que queda claro, es que fue la presión de la persecución que realmente ayudó la iglesia a crecer. Ese crecimiento ahora presenta muchos desafíos:

• El creciente materialismo y el consumismo representan una seria amenaza. También no es fácil encontrar y preparar líderes capaces de cuidar de las congregaciones en crecimiento.
• Las iglesias necesitan ayuda en el desarrollo de actitud e estructuras misioneras. Los representantes de la iglesia se comprometieron a enviar 20 mil misioneros hasta 2030. Los misioneros se deparan con dificultades que la iglesia local no sabe cómo lidiar. Por ejemplo, adaptación a la cultura local, pastoreado, contacto de la iglesia en casa, hijos, seguro (enfermedades, familia, jubilación, etcétera).
• Los cristianos que se convirtieron en otros países, muchas veces regresan y no se sienten en casa con las estructuras de las iglesias chinas existentes. Consecuentemente, se puede hacer que sean observados con cautela, aunque muchos logren se integrar después de algún tiempo.
 

El presidente Xi Jinping asumió el cargo en marzo de 2013 y sus primeros cuatro años de gobierno se redujo la libertad sin precedentes en los últimos años. Eso aconteció en todos los sectores de la sociedad. Hay razones para acreditar que la iglesia será afectada en un futuro no muy lejano, ya que las autoridades locales parecen actuar de forma más restrictiva. Esas restricciones se observan de maneras indirectas, como a través del énfasis a la ideología y a la retórica comunistas, y al limitar el espacio de funcionamiento de las iglesias. Ellas son presionadas a adaptar su ministerio y son observadas más de cerca. Una vez que la iglesia cristiana es la mayor fuerza social organizada y no controlada por las autoridades comunistas; de cualquier modo, ser cristiano está mal visto. La situación es propensa a continuar desde la creación de la reglamentación de las organizaciones no gubernamentales realizadas en abril de 2016, del proyecto de reglamento sobre religión, de septiembre de 2016, y de los recientes reglamentos de internet, en mayo de 2017. Esta es una de las razones por las cuales las eventuales represiones continúan incluso para el Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías, red de iglesias cristianas autorizadas por el gobierno.

Actual situación política y social 
El partido comunista vio la necesidad de fortalecer la sociedad y, en 2016, utilizó la retórica maoísta con el intento de mantener a los ciudadanos a raya. La necesidad de reformas estructurales se puede ver claramente a medida en que la economía desciende y el contrato firmado a favor de la libertad y crecimiento podría estar decayendo. El objetivo general es mantener el poder del Partido Comunista al mantener la paz y la armonía social. Cualquiera fuerza que represente un peligro para este objetivo será combatida continuamente, incluso la religión.

China se convirtió el quinto mayor inversionista extranjero directo del mundo y hace inversión en regiones y en diversos países como Asia Central, Paquistán, África y América Latina. Entre esas inversiones están los planes para construir un canal en Nicaragua, lo que hará competencia con el Canal de Panamá, también hay varios proyectos para desarrollar plantas de energía eléctrica. China hizo un cambio más estratégico geográficamente, construyendo lo que los observadores llaman "Nueva ruta de la seda marítima también se dice “La Franja y La Ruta”, “Una Franja y Una Ruta” o “Un cinturón y un camino”: una red de puertos e instalaciones comerciales a lo largo de la costa en todo el camino desde China hacia Kenia y Sudán, y el puerto pakistaní de Gwadar (aun por terminar), es más reciente y suma a ello. Uno de los más nuevos esfuerzos en este contexto es la creación de un banco de desarrollo internacional, llamado Asian Infrastructure Investment Bank, que ha ganado apoyo de todo el mundo, a pesar de la oposición de los Estados Unidos y de Japón. Al utilizar su "poder blando", China aumenta su influencia en todo el mundo, como su autoconfianza. A la vez que eso presenta oportunidades para que las iglesias se tornen más activas en ministerio y en la misión.

Los días de números de dos cifras en el crecimiento se acabaron, ahora China lucha para no quedar al margen de los niveles de crecimiento necesarios para mantener el equilibrio social y el Partido Comunista en el poder. Además, millones de trabajadores aun migran desde las zonas más rurales del oeste de China para los asentamientos urbanos en la costa este. De momento, los números muestran un crecimiento económico entre un 6% y un 7% −algo que otros países solo podrían soñar− aunque así, para las necesidades del país, esto es visto como insuficiente. 

Además, la población parece "envejecer antes de tornarse rico", como dijo un comentarista, debido a la infame política de “apenas un hijo” es una desventaja. Un número creciente de ciudadanos de edad media enfrenta el reto de equilibrar las necesidades de vida cotidiana, familiar y cuidar de los padres ancianos que ahora disfrutan de una expectativa de vida más larga. De acuerdo con las estadísticas del gobierno chino, el número de personas con más de 60 años se doblará en 2030. A consecuencia de ello y de otras consideraciones, la política rigurosa de “apenas un hijo” ha sido moderada, pero muchos observadores creen que el efecto no será lo suficientemente grande para solventar dichos problemas. Teniendo en cuenta la tendencia de urbanización en curso, es difícil para muchos visitar a los padres regularmente. Por lo tanto, millones de personas ancianas se quedarán solas. La idea de residencia de ancianos, aun es rara para el país y no parece que encaje con la tradición. Sin embargo, los cristianos empezaron a administrar algunas casas para ancianos, por lo tanto, están dando un buen ejemplo y superando los miedos de romper con la tradición.
 

El primer registro de cristianos en China está escrito en una piedra del siglo 8, el cual afirma que los cristianos llegaron a la ciudad de Xian en 635 d.C. Más tarde, el cristianismo fue expulsados durante la dinastía Ming, pero los católicos romanos hicieron nuevas expediciones en el país en el siglo 16. Los protestantes llegaron en Macau con el misionero Robert Morrison en 1807.

Cuando la República Popular de China fue criada, en 1949, el Partido Comunista asumió y toda religión fue violentamente combatida, especialmente religiones consideradas como extranjeras (como el cristianismo). Los misioneros cristianos extranjeros tuvieron que dejar el país y, durante décadas, poco se sabía sobre lo que hacían los cristianos. Cuando ocurrió la llamada Revolución Cultural (1966 - 1976), toda la sociedad fue puesta al revés. Como una sorpresa para muchos, la fe cristiana no solo sobrevivió a todos los esfuerzos para erradicarla, pero se tornó profundamente enraizada en la sociedad china. A pesar de todos los esfuerzos de control del gobierno, los cristianos y las iglesias aun prosperaron aunque hoy por hoy haya persecución a los cristianos, no es tan intensa y tan violenta como en los tiempos de la Revolución Cultural.

Red actual de iglesias
El cristianismo chino es un mosaico de diferentes grupos de iglesias con múltiples redes. Básicamente, las iglesias en China pueden ser diferenciadas si están o registradas en el Estado. Las primeras iglesias están en el Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías, que es protestante –tener tríplice autonomía significa ser autogobernada, auto soportada y auto propagada. También hay el Consejo Cristiano de China, una organización que abarca todos los grupos protestantes registrados, además de la Iglesia Católica Patriótica China. Las iglesias que no están registradas son independientes y organizadas en múltiples redes informales ampliamente conocidas como "iglesias subterráneas" o "iglesias domésticas". Pero, esos términos son engañosos, ya ellas no son necesariamente clandestinas o ubicadas en casas. Ellas representan una gran variedad de diferentes denominaciones, algunas de las pueden ser comparadas con los bautistas, otros son fuertemente influenciados por la enseñanza pentecostal, aunque puedan tener otros nombres. Hong Kong tiene un estatus especial, principalmente porque no existen organizaciones controladas por el Estado, como el Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías o a la Iglesia Patriótica Católica. En Hong Kong, cerca de un 11% de la población es cristiana. Además de esas denominaciones cristianas, hay algunos miles de convertidos entre ellos, una minoría musulmán en la provincia de Xinjiang, como entre las comunidades budistas de Tibet.
 

Como un país comunista, China es −por lo menos en teoría− en contra de todas las religiones, una vez que la enseñanza marxista afirma que "la religión es el opio de pueblo". Pero, como en todos los países comunistas, el gobierno descubrió que las personas se inclinan a ser religiosas y, por tanto, intenta usar las religiones tradicionales como medio de controlar y controlar la sociedad. En 2016, el confucionismo fue alabado como verdaderamente chino, su mensaje fue: "Si alguien tiene la necesidad para ser religioso, debe ser un confuciano". Ese fue una decisión inteligente, pues trae cerca del 40% de la población hacia el gobierno. Ya que, el confucionismo es más una filosofía que una religión, puede aceptar todos los tipos de gobernantes, incluso comunistas.

Eso no se puede decir sobre las dos religiones minoritarias en China, como el budismo tibetano y el islamismo (especialmente en la provincia de Xinjiang). Existen restricciones muy severas para ambos grupos religiosos y sus actividades son ampliamente vistas como políticas, lo que es por lo menos parcialmente verdadero, ya que ambas las regiones fueron, o todavía lo es, escenario de movimientos de independencia, algunos de ellos con formas violentas de actuar en contra la comunidad y el gobierno. Incluso dar ciertos nombres a los recién nacidos puede ser prohibido. Las pequeñas comunidades de convertidos cristianos dentro de esas minorías luchan para sobrevivir, mientras que están bajo doble presión, del gobierno y de la cultura local. Existen otras religiones étnicas, pero no son el foco de la persecución gubernamental.

Los cristianos superan en número los miembros del Partido Comunista Chino. De acuerdo con las estadísticas de la World Christian Database (WCD), cerca del 40% de la población es agnóstica o atea, cerca del 30% siguen las religiones populares chinas, cerca del 16% son budistas y menos del 2%, musulmanes.

Todos los tipos de grupos religiosos son activos en China, muchos de los cuales pueden tener raíces cristianas, pero se desvían completamente de las enseñanzas cristinas. Un de los cultos más conocidos es "Relámpago Oriental" o "Iglesia de Dios Todopoderoso", que cree que Jesucristo nació de nuevo en una mujer china. Es muy agresivo y provocó una indignación por todo el país cuando un esfuerzo misionero por miembros de la secta resultó en el asesinato público de una mujer en una franquicia de restaurantes estadounidenses en mayo de 2014. Eso hizo con que las autoridades actuaran severamente más fuertemente en contra de esos grupos. Sin embargo, las autoridades muchas veces no están dispuestas ni son capaces de distinguir entre una secta y un verdadero grupo cristiano y, por tanto, prestan mucha atención a ambos.

El creciente énfasis del gobierno comunista en la cultura china proviene de los valores confucionistas, lo que significa que los cristianos pueden ser vistos como siguiendo a valores no tradicionales y, por lo tanto, deben ser vistos como sospechosos, pues tiene la posibilidad para provocar una revolución social.

Por causa de la rápida urbanización, la iglesia china está se desarrollando básicamente de un estilo rural a un estilo urbano, con grandes números y todas las oportunidades y problemas que conlleva a ello. Además de las largas horas de trabajo que se exige en la industria moderna (que desafía las formas tradicionales del culto cristiano), la subida de los precios también aumenta las dificultades. A medida en que el costo de vida aumentó considerablemente en los últimos años, las iglesias descubrieron que necesitan cuidar financieramente de los pastores y de sus familias.
 

•    Intercede por la iglesia cristiana en China, para que ella crezca, principalmente, sea fiel al Señor Jesucristo y sus enseñanzas bíblicas.
•    Ora por los cristianos tibetanos y ex musulmanes en China, para que crezcan en su fe en Cristo y sean fortalecidos para enfrentar la persecución.
•    Pide también protección, dirección y sabiduría del Señor para todos los equipos cristianos involucrados en proyectos en China.