Loading...
Loading...

Testimonios

Conoce la historia de un joven que vive el desafío de perdonar a sus perseguidores

"Siempre me acuerdo del 14 de abril de 2013 como el día que cambió mi vida para siempre. Me acuerdo de oír la explosión de repente y nada más. "Me llevaron en ambulancia al hospital, donde más tarde descubrí cómo fueron graves mis heridas", recuerda Quanizolo.

DIOS DE PERDÓN

El incidente a que el cristiano se refiere se produjo cuando extremistas dispararon misiles en una iglesia evangélica durante una reunión en la capital y ciudad más grande de la República Centroafricana, Bangui. En total, siete personas murieron y más de 30, incluyendo Quanizolo, resultaron gravemente heridas. "Lo que hemos visto es demasiado terrible para comentar. Gritos de angustia y sufrimiento de los miembros llenaron el aire ", cuenta el joven.

La explosión alcanzó su pierna izquierda, de tal manera que tuvo que amputarla debajo de la rodilla, mientras su pierna derecha, también herida, le impidió caminar por un largo tiempo. El cristiano pasó más de cuatro meses en el hospital.

Un pastor conectó a Quanizolo con Puertas Abiertas poco después del accidente. Por medio de apoyadores, la organización cubrió los costos del tratamiento médico y le proveyó una prótesis que le permite moverse con mayor facilidad.

En aquella época, él recuerda: "He tenido muchas dudas y preguntas acerca de Dios: '¿Dónde estaba cuando todo esto sucedió? ¿Por qué permitió que eso sucediera conmigo?' Me sentía sin esperanza y tuve mucha rabia de las personas que causaron el ataque".

 

JESÚS, EL EJEMPLO

Más que palabras, Jesús dio el ejemplo del amor verdadero, perdonador y misericordioso en la práctica. Este es el puro evangelio de la gracia de Dios. Este perdón es un regalo. No lo merecemos, pero Dios, en su gracia, alcanzó el perdón y lo entregó a un mundo caído. Así, "nosotros amamos porque él nos amó primero" (1 Juan 4.19).

Por causa de ese amor, Quanizolo tuvo su corazón transformado, decidiendo también perdonar a aquellos que le hicieron mal: "No alimento sentimientos amargos en relación a aquellos que me causaron mal. Yo los perdoné y los entrego a Dios. Pero ¡como es vergonzoso que los cristianos sean objeto de esta manera! Debemos orar para que la paz vuelva a nuestro país. Los cristianos en todo el mundo necesitan saber lo que está sucediendo con nosotros. Ellos deben orar por nosotros”.

Hoy, el joven está casado y tiene una hija. Él también encontró gran consuelo en la palabra de Dios: "Dios nunca dejó de hablar conmigo. Uno de los pasajes que me sigue alentando es Filipenses 4.8: "Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo noble, todo lo correcto, todo lo que es puro, todo lo que es bueno y de buena fama, si hay algo de excelente o digno de alabanza, piensen en esas cosas ".

La Iglesia Perseguida es un ejemplo del perdón diario y de obediencia a las Escrituras. El perdón es un acto de obediencia, porque aquellos que siguen a Cristo deben perdonar como el Señor les perdonó. El perdón es un acto de fe pues, al perdonar al prójimo, confiamos en que Dios es un juez mejor que nosotros. El perdón es un acto de confianza, pues nuestro futuro depende de ello: nuestro perdón continuo está directamente relacionado con el acto de perdonar a aquellos que nos hirieron. Por la gracia de Dios, a través de los testimonios de nuestros hermanos en la fe, nos enseñan a vivir el perdón, desde la teoría a la práctica.

VE LOS VIDEOS

Los testomonios de los cristianos perseguidos también pueden ser vistos en video

ACCEDE A NUESTRO CANAL

CONOCE MÁS HISTORIAS

Los cristianos perseguidos pueden edificar a tu fe en Dios

CONOCE MÁS HISTORIAS

Dios de Milagros

LEER MÁS
CONOCE MÁS HISTORIAS

Dios está vivo

LEER MÁS