Loading...
Loading...

La Persecución Hoy

Cada año, la persecución a los cristianos se intensifica en el ámbito global. El número de cristianos con miedo de ir a la iglesia o que ya no tienen una iglesia adonde ir, sigue aumentando, así como de aquellos que tienen que elegir entre permanecer fiel a Dios o mantener a sus hijos seguros. O de las víctimas de la violencia extrema que pierden familiares, casa, bienes y libertad por compartir la misma creencia de muchos en Latinoamérica: la fe en Jesucristo.

 

En una comprensión clásica, la persecución religiosa es realizada o respaldada por el Estado. La realidad, sin embargo, muestra que esto no es generalmente lo que sucede. En los días de hoy, el papel de agentes no estatales es cada vez más visible - un ejemplo de ello son los grupos extremistas, tales como Estado Islámico, Boko Haram y Al-Shabaab.

Otros actores sociales también pueden ser mencionados: agentes de la sociedad civil, líderes de grupos étnicos, líderes religiosos no cristianos, líderes eclesiásticos, movimientos radicales, ciudadanos comunes formando motines, los propios familiares, partidos políticos, revolucionarios, grupos paramilitares, carteles o redes del crimen organizado u organizaciones multilaterales.

No hay una definición universalmente aceptada acerca de la persecución. Legisladores y estudiosos abordaron el concepto bajo diferentes perspectivas. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados, adoptada en 1951, no define la persecución. Sin embargo, algunos intentaron establecer un estándar elevado para determinar si una situación puede ser considerada como persecución o no, como el tercer Circuito de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos y la Comisión Preparatoria para la Corte Penal Internacional.

La Lista Mundial de la Persecución, informe anual que respalda el trabajo de Puertas Abiertas, define persecución religiosa como "cualquier hostilidad experimentada como resultado de la identificación de una persona con Cristo. Esto puede incluir actitudes hostiles, palabras y acciones contra cristianos".

El motivo de la jurisdicción internacional de poner un patrón tan alto es claro: si el nivel no es alto, esto puede llevar a una situación en la que la comunidad internacional tiene que enfrentar a serios desafíos para proveer protección a muchas personas que reivindican la condición de "persecución ". Este temor de la comunidad internacional tiene el lado negativo de subestimar la variada dimensión de la persecución, especialmente la continua presión que los cristianos (y otras minorías) enfrentan en sus diferentes esferas de la vida.

La metodología de la Lista Mundial de la Persecución tiene la intención de rastrear, documentar, analizar y divulgar estos desafíos que los cristianos enfrentan en sus vidas diarias.
Esta persecución, según Finke y Grim1, sigue un ciclo de evolución, en que grupos sociales y el gobierno están continuamente fortaleciendo el uno al otro en contra de las minorías religiosas. El ciclo en general se origina con un grupo social específico en un país que representa una religión o ideología en el intento de manipular al gobierno. A partir de ahí, la persecución comienza a arraigarse y desarrollarse.

Según la Lista Mundial de la Persecución, las seis etapas de la mayoría de los mecanismos de persecución son:

1. Un grupo social pequeño que representa una religión o ideología específica esparce sus ideas a costa de otro(s) grupo(s). Muchas veces, un vacío social o político presenta un excelente terreno fértil para tales ideas.

2. Movimientos fanáticos crecen a partir de ese grupo inicial o se reúnen en torno al mismo grupo para ejercer presión sobre la sociedad y al gobierno a través de estrategias de medios y ataques físicos a miembros de otros grupos.

3. La violencia perturba a la sociedad, pero los gobiernos y las fuerzas de seguridad dejan movimientos fanáticos impunes mientras culpa a otros grupos por ser la causa de la agitación social, simplemente por existir.

4. La acción de movimientos radicales es reforzada y atrae a más y más adeptos. Esto resulta en una mayor presión sobre el gobierno para que colabore con su agenda y también la presión y / o violencia contra otros grupos. A veces, los ciudadanos se unir por miedo, en vez de por convicción.

5. Por último, la sociedad y el gobierno presionan a miembros de otros grupos hasta el punto de casi ahogarlos. Esto se extiende a todas las esferas de la vida y de la sociedad.

6. El ambiente cultural todo es tomado por la agenda del grupo social altamente "encargado" que representa una religión o ideología específica (punto 1), y la visión de mundo que está intrínsecamente ligada a esa agenda se convierte en la principal fuente cultural.

El intervalo de tiempo en que los mecanismos de persecución llevan a desarrollarse de las etapas 1 a 6 puede variar dependiendo del contexto del país y del tipo de persecución. Este proceso también puede ser continuo o discontinuo, claramente visible o menos visible, como muestra la historia de la persecución.


¹GRIM, Brian J.; FINKE, Roger. The Price of Freedom Denied: Religious Persecution and Conflict in the Twenty-First Century. Cambridge University Press, 2010, página 68.