Loading...
Loading...

La Iglesia Perseguida

Los cristianos alrededor del mundo tienen sus derechos negados en cuanto a la libertad religiosa, volviéndose vulnerables a las hostilidades en diferentes esferas de la vida: en la individualidad, la familia, la comunidad, la nación y la iglesia.

Más de 215 millones de cristianos en el mundo enfrentan algún tipo de oposición como resultado de su identificación con Jesucristo. Es decir, hoy casi uno de cada once cristianos es perseguido.
Este es el número estimado por el centro de investigación de Puertas Abiertas, calculado a través de un cuestionario aplicado a cristianos locales, y que clasifica los 50 países donde la persecución es más severa.

La persecución religiosa ocurre cuando:

  • No tienen sus derechos de libertad religiosa garantizados;
  • La conversión al cristianismo está prohibida por las amenazas del gobierno o de grupos extremistas;
  • Se ven obligados a dejar sus casas o empleos por miedo a la violencia que puede alcanzarlos;
  • Son agredidos físicamente o incluso muertos a causa de su fe;
  • Son arrestados, interrogados y, en varias ocasiones, torturados por rechazar el negar a Jesús.

 

El número de cristianos perseguidos incluye a aquellos que se enfrentan con otras formas de hostilidad que solamente la violencia aislada. También, en algunos países, la persecución afecta a todos los cristianos, cualquiera que sea su denominación. En otras naciones, sólo afecta a una parte de la comunidad cristiana, la cual se diferencia en algún aspecto de las otras denominaciones. Siendo un cristiano, por ejemplo, menos activo en el evangelismo y/o en otras actividades públicas, este llama menos la atención y es menos confrontado.

La persecución también puede depender de la región del país donde viven los cristianos. Las áreas dominadas por los musulmanes en países de mayoría cristiana pueden ejercer una fuerte presión a los cristianos, incluso cometer actos de violencia contra ellos, aunque el país sea de mayoría cristiana.

En el intento de responder a la cuestión de si el cristianismo es la religión más perseguida en el mundo, la investigación del Pew Research Center es considerada normativa. A lo que aparenta estos datos, los cristianos y los musulmanes son más o menos confrontados de modo semejante por medio del acoso. El equipo de investigación de Puertas Abiertas, sin embargo, afirma que el cristianismo es la religión más perseguida en el mundo, ya que evalúa también el tipo de acoso y su gravedad.

Es para socorrer y fortalecer el cuerpo de Cristo que Puertas Abiertas actúa desde hace más de 60 años en más de 60 países donde existe algún tipo de prohibición, condenación, ejecución o amenaza a la vida de personas o la libertad de creer y expresar la fe en Jesucristo.

El apoyo viene a través de Biblias, materiales cristianos, entrenamientos, ayuda socioeconómica y presencia - entre muchas otras maneras - para que estos cristianos sean fortalecidos para servir y llevar buenas nuevas a sus comunidades.

En 2002, hubo la reformulación del logotipo de la misión a fin de resaltar la fundamentación bíblica de la actuación de Puertas Abiertas. En ese proceso, nos encontramos con la necesidad de hacer una distinción clara entre "sufrimiento" y "persecución".

El sufrimiento implica todos los esfuerzos y sacrificios inherentes al CUMPLIMIENTO de la misión cristiana en cualquier lugar donde esté un cristiano. Es decir, todos los cristianos involucrados en la vida de la iglesia pueden considerarse "cristianos sufrientes". El sufrimiento también puede venir de situaciones variadas de angustia, como enfermedades, cuestiones familiares, problemas financieros, etc. Entonces decimos que es sufrimiento cuando tales situaciones no son resultado directo de profesar la fe cristiana.

La persecución implica todo tipo de injusticia, malos tratos y falta de respeto a los derechos humanos con el fin de impedir la proclamación del evangelio, sea por parte de un individuo, de un grupo o de una comunidad.
Resumiendo, "sufrimiento" es una afirmación pasiva, mientras que "persecución" es una afirmación activa. Es por eso que elegimos hablar de "los cristianos perseguidos" o "la Iglesia Perseguida", y se decidió dejar de usar las expresiones "cristianos sufrientes" o "Iglesia Sufriente" en el contexto del ministerio de Puertas Abiertas.

El enfoque de Puertas Abiertas es apoyar la parte del cuerpo de Cristo que es perseguida. Es por eso que cuando Puertas Abiertas es solicitada a atender a cristianos que están sufriendo, pero no viviendo bajo persecución, ella busca el contacto con alguna otra misión u organización orientada a atender este tipo de fuente de sufrimiento. Reconociendo, así, la importancia de que hermanos que estén sufriendo reciban la ayuda adecuada.