Muere niña cristiana ex musulmana

La madre y los hermanos de la pequeña Kadidja están desconsolados.  

mulher-e-seus-dois-filhos-sentados-na-cama

Kadidja es una pequeña niña de 12 años, proveniente de Camerún, que, a través de la fe y compromiso con Cristo, llevó a la madre a convertirse. Ella luchaba con una cirrosis hepática y ahora está con Jesús en el cielo. Hermanos locales en Camerún relatan que ella se quedó firme en la fe hasta el final. "Dos días antes de morir, ella pidió que su madre llamara al pastor porque ella quería ser bautizada. Yo agradezco a Dios por su testimonio y por el privilegio de haberla conocido y haber sido parte de su vida, aunque corta", dice uno de ellos.

Cuando la madre de Kadidja (Haoua) la llevó al hospital en octubre, dejó a su hija menor, de dos años, con un pariente. La niña se enfermó y murió. Ella es viuda y tiene dos hijos más, Bouba (8) y Sule (6). A pesar de la pérdida de dos hijas, y de ser presionada y amenazada por la comunidad musulmana, Haoua está decidida a permanecer firme y acercarse a Dios. Ella testifica: "Kadidja me llevó a esta relación de comunión con Jesús, y es algo muy bueno, a la cual no quiero renunciar. Oren para que yo no me rinda y siga honrando ese compromiso.

Pedidos de oración:

  • Intercede por la vida de Haoua y sus dos hijos. Que ella sea consolada por el Señor y siga firme en su caminada con Jesús, y que sus hijos también tengan un encuentro con él.
  • Alaba a Dios por la vida, la fe y el testimonio de la pequeña Kadidja.
  • Ora también por los miembros de nuestro equipo, que también están tristes con la pérdida. Que sigan siendo un apoyo para Haoua y sus hijos.