“Aceptar a Jesús fue fácil, pero vivir la fe tiene un precio”


Los hermanos del pastor Samphel se volvieron contra él – ese fue uno de los precios que tuvo que pagar

sombra-cristao-perseguido

El pastor Samphel (40) pastoreó una iglesia en la región central de Bután por 18 años. Después de un año, se mudó a Thimphu, una ciudad más grande, donde tiene su ministerio hasta ahora. Él estudió teología en Bangalore, India, en 1998. "En 2000, nuestro ministerio comenzó sólo con nuestra familia y fue creciendo gradualmente. Nosotros no teníamos una iglesia, entonces nos reuníamos en las casas – lo que aún es una realidad hoy", recuerda el pastor.

Al comienzo de su ministerio en la región central, él abrió una carnicería para despistar sus actividades de anunciar el evangelio. Una vez, fue llamado por la policía, que preguntó si estaba involucrado con el ministerio cristiano, ante lo cual él respondió: "Sí, estoy involucrado, pero es un ministerio muy pequeño". El policía lo conocía, entonces, lo dejó ir sin tomar medidas más serias. Ahora, en Thimphu, el pastor tiene una pequeña farmacia y dice que se ha encontrado con espías del gobierno en algunas ocasiones. "Yo nunca fui llamado para ser interrogado, pero estoy seguro de que el gobierno ya me ha notado aquí".

Como un cristiano ex-budista, él enfrenta persecución en todas las esferas de su entorno, y dice: "Aceptar a Jesús fue fácil, pero vivir mi fe diariamente tiene un precio". Él cuenta que una vez su hermano fue hasta la iglesia en Thimphu y lo golpeó delante de todos por ser cristiano". "Él me escupió y me dijo que yo regresara a mi aldea. Pero yo permanecí firme y continué con el ministerio". En otra ocasión, su hermano mayor también lo amenazó con matarlo. "Él golpeaba fuertemente la puerta de mi casa diciendo que me mataría. Me quedé dentro de casa, escondido y con mucho miedo".

Ora por el ministerio del pastor Samphel. Él está construyendo una casa en Thimphu, y dedicará una habitación para las reuniones de la iglesia, y pide que oremos por eso.

TraductorSara Menezes