“Ora para que Dios nos dé las fuerzas para no renunciarmos a Cristo"


Hablamos con un cristiano secreto de origen musulmana en el sudeste de Asia sobre qué significa el Ramadán para él cuando era musulmán y cómo le parece ahora que sigue a Jesús

18-Qatar-Ramadan2

¿Cuando eras un musulmán, que normalmente hacías durante el periodo de ayuno?
Mi ayuno comenzaba desde el nacer del sol, como que a las 5 de la mañana hasta el crepúsculo a las 7 de la noche. Era un ayuno completo, en donde no podía comer o beber. Antes de empezar mi ayuno, yo recitaba mi Niyaat, una declaración de intención, en la noche anterior: "Mi intención es ayunar hoy, en el mes de Ramadán".

El día siguiente, como todo buen musulmán, yo despertaba como a las 4:30 de la mañana para comer el sahur, un desayuno más temprano. Nuestra refección consistía en arroz frito o masa con alguna carne y hortalizas. Después de comer, yo oraba la oración de la mañana por cinco minutos, entonces volvía a dormir y despertaba otra vez en mi horario usual para ir a trabajar.

Trabajar era normal para mí, pero algunos musulmanes reducían sus actividades para conservar su energía. Por lo tanto, a los musulmanes es permitido salir del trabajo a las 4 de la tarde. Esto es porque necesitan ir a casa para cocinar o comprar comida del bazar para romper su ayuno.

Tan pronto como se escuchan las llamadas de oración del anochecer de la mezquita, yo recitaba esta oración para el ayuno: "¡Oh Alá! Ayuné por ti y creo en ti y rompo mi ayuno con tu sustento."

¿Hay otras reglas?

Cada musulmán debe ayunar por exactos 30 días. Es permitido no ayunar por algunos días por razones válidas, como estar en su periodo para las mujeres, pero deben remplazar estos días antes del próximo Ramadán. Si no, ellos estarán en pecado contra Alá.

Desde que tenía mis 12 años, he cumplido mi cuota de Ramadán todos los años, hasta que llegué a ser cristiano. Generalmente, cuatro de cada 10 musulmanes cumplen exactamente su cuota de 30 días de ayuno.

Musulmanes también están prohibidos de fumar, cepillarse los dientes, escurrirse la nariz e incluso vomitar. En principio, es prohibido poner cualquier cosa o tomar cualquier cosa de nuestra boca o de cualquier parte de nuestro cuerpo. Después de ser cristiano, me di cuenta que estas prohibiciones no tenían nada que ver con ayuno. Pero, durante aquel tiempo, cuando yo era un musulmán, yo no lo podía ver. En lugar de eso intenté mi mejor para obedecerlas.

¿Tu percepción de ayuno ha cambiado ahora que crees en Cristo?

Mi motivación para ayunar es diferente ahora.

Cuando yo era un musulmán, yo ayunaba para tener pahala, que son méritos espirituales. Yo necesitaba muchos y muchos de ellos para que, en el día del juicio final, cuando Alá juzgara mis deudas, mis méritos podrían aliviar mis pecados [y yo podría adentrar al paraíso]. Esta era la razón por la cual intentaba ser un buen musulmán, cumpliendo todas las leyes del islam, orando regularmente cinco veces al día, dando limosna a los pobres y tratando de convertir cristianos al islam. Esta última parte me daría muchas recompensas.

Pero, aun así, todavía no podía estar seguro que Alá podría aceptar mis méritos y les permitiría superar mis pecados. Esto siempre ha estado en la mente de muchos musulmanes, incluso la mía. Pero no es permitido cuestionarlo. Cuando pienso en mi vida como un musulmán, me sentía atrapado y sentía que era injusto que yo no tenía libertad de religión.

Pero gracias a Dios que ahora soy cristiano. Tengo la seguridad de Cristo que mis pecados son lavados por Su sangre. No hay más miedo. Ahora ayuno para profundizar mi relacionamiento con Dios y para conocer más a Cristo. Ahora ayuno para orar a Dios que salve otros musulmanes que todavía están intentando agradar a Él. Ahora ayuno para que los musulmanes descubran la felicidad que yo vivo: ¡Conocer a Cristo!

¿Todavía ayunas durante el Ramadán? ¿Se sí, por qué?

Por ser un cristiano secreto, tengo que fingir que estoy ayunando cuando estoy cerca de mis colegas musulmanes. De otra manera, eso resultaría en sospechas y cuestionamientos. Cuando estoy solo o con otros cristianos secretos, puedo ser yo. No es fácil vivir una vida doble.

Muchos cristianos secretos como yo no se atreven a revelar nuestra fe porque si somos capturados, seremos enviados a centros de rehabilitación islámicos. He oído historias de lavaje cerebral, tortura y abuso mental para hacer con que cristianos de origen musulmana se retracten de su fe en Cristo.

Si algo así pasa conmigo, no sé cómo respondería a tal persecución. Aun así, estoy aterrorizado de negar a Jesús. Por lo tanto, por favor, oren por mí y por mis compañeros cristianos de origen musulmana, para que Él nos dé las fuerzas para no negar a Cristo.

Ora ahora...

    • Únete a este cristiano secreto en oración para que cristianos de origen musulmana tengan la fuerza de aferrarse en Cristo, incluso si su fe es descubierta y se enfrentan a serias consecuencias.
    • Que Dios pueda revelar a Jesús para muchos musulmanes que están buscando a Él durante el Ramadán.
    • Por protección para cristianos secretos
    • Para que Dios pueda dar sabiduría para los trabajadores y socios de Puertas Abiertas, mientras trabajan para apoyar cristianos como el de esta entrevista.