Los milagros están ocurriendo en Pakistán

Aunque la iglesia en el país enfrenta persecución extrema, no todo gira en torno a la tristeza, lágrimas y tragedias; también hay buenas noticias y milagros están ocurriendo allí

04-paquistao-mulheres-unidas
Foto de ilustración

"Mi esposa se ha recuperado de 22 heridas y muchos huesos rotos y diversas infecciones contraídas durante los nueve hospitales en donde estuvo. Durante meses ella estuvo en la cama y gritaba con mucho dolor, pero luchó y confió en Dios todo el tiempo ", dice el marido de Nuzhat*, una cristiana que enfrentó a los ataques y bombardeos en Pakistán. Ella dice que prácticamente nació de nuevo. El esposo derrama algunas lágrimas al decir: "Mi Nuzhat está de vuelta."

Las mujeres pakistaníes están destinadas a vivir encerradas dentro de sus propios hogares bajo los reglamentos de los talibanes, el régimen es conocido por las estrictas leyes que castigan a las personas que no obedecen la Sharia (conjunto de leyes islámicas). Algunas, sin embargo, son alcanzadas por el amor de Cristo a través de los trabajos de evangelización que existen en el país. Shereen* es una de ellas. "Aprendí sobre el poder de la oración y siento que debemos orar por otras mujeres que no han conocido a Jesús." Ahora ella tiene convicción que vivir de acuerdo con el Evangelio de Cristo puede cambiar muchas situaciones.

Recientemente, 254 escuelas islámicas fueron cerradas en Pakistán. El gobierno afirmó que había falta de registro y que este procedimiento forma parte del plan de acción nacional de la lucha contra el terrorismo. Aunque todavía hay un largo camino por recorrer, ya que hay alrededor de 35.000 escuelas de este tipo en el país, esto ya es un primer paso hacia la conciencia de esta nación tan hostil al cristianismo. Hay esperanza para la Iglesia en Pakistán. Continúe orando por nuestros hermanos perseguidos que viven allí.

TraductorMárcia Oliveira