Kenia

“Por favor, oren por nuestros niños. Ellos son jóvenes y están muy traumatizados. Mi deseo es que todos ellos vivan una vida dedicada a Cristo.” Pastor keniano

Kenia tiene una composición étnica muy compleja que afecta fuertemente a la política. También ha experimentado ataques terroristas violentos. La persecución a los cristianos es un resultado de la opresión islámica, como es proclamado por el grupo extremista Al-Shabaab, que contiene elementos de limpieza étnica en el noreste del país. Para combatir al causante de estos ataques, Kenia ha enviado tropas a Somalia.

Kenia es un país con una mayoría cristiana (82%) y una población musulmana considerablemente menor (10-15%). Sin embargo, en las zonas dominadas por una población islámica los cristianos se han convertido en un blanco para los grupos militantes. El padrón de persecución muestra que la atmósfera hostil en el país (causada por las atrocidades de los militantes islámicos en el noreste y la costa de Kenia) ha tenido un tremendo efecto en las comunidades cristianas de todo el país. En los últimos tres años, el nivel de persecución en Kenia continúa creciendo y es probable que siga así. En 2017, el país pretende realizar elecciones, cuyo resultado podría tener un profundo efecto sobre los cristianos del país.