El Dios de las generaciones

Un hecho sorprendente que Puertas Abiertas descubrió después de apoyar a miles de norcoreanos que tienen familiares cristianos, es que Dios parece nunca abandonar a estas familias.

Choi Young Sook * se acuerda de sus dos abuelos y de cómo escuchó hablar de Dios por primera vez: "Cuando estaba haciendo mi lección de casa, oí una conversa de mis abuelos y percibí que hablaban de cosas raras, como sobre la segunda venida de Cristo y también sobre Esaú, que vendió su derecho de primogenitura por un plato de ensopado de lentejas. Pensé conmigo misma: ‘debe haber sido un empapado realmente delicioso’. Y también pensé que hablar cosas raras era parte del proceso de envejecer. Más tarde, mi abuelo y mi padre fueron arrestados por formar parte de una red de cristianos, llevados a una prisión donde sufrieron terriblemente y luego fuimos exiliados a una aldea remota. Pero mi abuelo me alentó a creer en Dios ".

Pero la vida era difícil y Young Sook no recibió ninguna enseñanza acerca de Dios. Ella sólo descubrió nuevamente al Señor después de ir a la cárcel por intentar escapar de Corea del Norte. En aquel lugar, Yong Sook no pensaba mucho en el Dios de su abuelo. Esto cambió cuando escuchó la oración de una señora, que solía orar en voz alta: "Dulce madre, por favor, perdóname, perdóname".

Young Sook también comenzó a orar a su madre, para que la ayudara a salir. "Me di cuenta de que mi padre probablemente era más fuerte, así que empecé a orar para él. Después pensé que mis abuelos fueran aún más fuertes, entonces empecé a orar para ellos. Entonces me pregunté: '¿Cuál es la persona más poderosa a quien puedo orar? Llegué a la conclusión de que el Dios de mi abuelo era la respuesta. Entonces oré para que Él me liberara. Todavía no era cristiana, pero creo que gracias a esas oraciones en la cárcel, fui bendecida. Me acordé de un libro de romance que había robado en mi juventud. El personaje principal era cristiano y él también oraba a Dios. Entonces repetí lo que él decía: 'Todopoderoso, Santo, Santo Padre, misericordioso, misericordioso Padre'. "Repito esta frase todas las mañanas", comparte la cristiana.

Cuando fue liberada tras pasar varios meses torturada en la prisión, logró huir a China. Por primera vez en su vida, Yong Sook tuvo la oportunidad de leer la Biblia. Ella encontró algunas historias que su abuelo acostumbraba a contar. "Entonces me di cuenta de que mi abuelo estaba bien todo el tiempo. Dios existe y él ha respondido mis oraciones ", cuenta con alegría.

Fue una experiencia increíble cuando por primera vez Yong Sook estuvo en una iglesia china. En la puerta, un hombre la saludó en coreano y desde ese momento, ella se sintió segura, sintió que podía confiar en aquellas personas. La gracia vino sobre ella. Yong Sook conoció y aceptó a Cristo y ahora dice: "Yo soy fruto de las oraciones de mis abuelos".

PEDIDO DE ORACIÓN NÚMERO UNO

Sin ninguna duda, el pedido por oración más importante para los padres y los abuelos cristianos en Corea del Norte es que un día puedan compartir el evangelio con sus niños, con oportunidades, seguridad y protección de Dios.

Oramos con la intención de que podamos decir a un niño, joven o adulto que vive en el país más cerrado del mundo que "Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús."(2 Timoteo 3.15), como Pablo recordó a Timoteo de su caminar en la fe y lo alentó a seguir predicando la Palabra, incluso en medio de muchas persecuciones.

Creemos que Dios continuará sosteniendo familias en sus manos de generación a generación.

*Nombre alterado por razones de seguridad