Una viuda de Nigeria ha sido sostenida por tus oraciones

Vea cómo Deborah Shettima ha sido ayudada a lo largo de los años a través de tus oraciones y donaciones
Una viuda de Nigeria ha sido sostenida por tus oraciones Deborah Shettima en foto con su marido, que fue muerto en un ataque del Boko Haram, así como su hijo de 20 años

El 25 de abril de 2012 jamás será olvidado para Deborah Shettima, de Nigeria. En ese día, un grupo de hombres armados del Boko Haram invadió la casa de su familia en Maiduguri, en el estado de Borno, en el norte del país. En el momento en que los musulmanes invadieron a su casa, asesinaron a su esposo y secuestraron a dos de sus hijas, Tabitha, de 7 años, y Sarah, de 9. Tres meses después, los musulmanes invadieron su casa una vez más y mataron a su hijo de 20 años.

Puertas Abiertas permaneció involucrada con Deborah en los últimos siete años, ayudando a suplir sus necesidades y estar con ella lo máximo posible. En una de las visitas, en 2017, nos comprometimos a hacer algunas reparaciones en la casa que su marido había construido, para que ella pudiera volver allí y así ahorrar el dinero del alquiler del apartamento donde estaba viviendo. Cuando la reforma terminó, ella pudo cambiar a la casa, pero eso no fue una buena decisión. Deborah explica por qué:

"Pensé que después de cinco años desde que mi marido había sido asesinado allí, yo sería capaz de dormir en la casa en paz, pero eso trajo de vuelta muchas memorias dolorosas para mí y mis hijos. Cuando pisé la casa el primer día y vi el lugar donde mi marido fue asesinado, yo no aguanté y lloré. Fue como si hubiera pasado ayer. Después de una semana en la casa, hubo un ataque en la vecindad. Tememos por nuestra vida y decidimos volver al apartamento alquilado. Temo que nunca seremos capaces de vivir en esa casa otra vez. Fue el único bien que mi marido nos dejó. El alquiler es un gran desafío, pero estoy esperando por la intervención de Dios.”

Una de las cosas que han ayudado a Deborah a proseguir son las constantes visitas de su pastor y otras actividades de comunión de la iglesia. "Cada vez que participo en las actividades de la iglesia, soy alentada y fortalecida en mi fe en el Señor. La iglesia no me ha abandonado y sé que hermanos y hermanas de todo el mundo nos están sosteniendo en oración ", afirma. Además, sus hijos están bien, siendo que dos de ellos están en la universidad y dependen de Dios para las mensualidades. Deborah está muy agradecida por las oraciones y el interés por ella.

Ella concluye agradeciendo y alabando a Dios: "Dios es fiel. Él no me ha dejado a mí ni a mis hijos. Todavía necesito sus oraciones por la provisión y protección de Dios. Por favor, continúen orando por mí y otras viudas que están en gran necesidad, para que la gracia de Dios sea suficiente para nosotras ".

Atiende al clamor de Deborah

Ora por ella y por otras viudas de Nigeria. Además de orar, puedes contribuir para que las necesidades de ellas continúen siendo suplidas. A través de una donación, demuestras el cuidado de Dios por las viudas de Nigeria.