UNA FAMILIA CRISTIANA DE MÉXICO ES AMENAZADA DE EXPULSIÓN

Por negarse a pagar tasas a la iglesia católica, un padre de familia ya fue arrestado dos veces y puede ser expulsado de su comunidad
UNA FAMILIA CRISTIANA DE MÉXICO ES AMENAZADA DE EXPULSIÓN Ora por la minoría cristiana de Hidalgo, en México, para que sus ojos estén en Jesús, a pesar de toda la persecución

Uriel Hernández es un joven cristiano de la comunidad de Coamontax, en el municipio de Huazalingo, en el estado de Hidalgo, México. Él vive con su esposa y su padre, de 60 años. El padre de Uriel, también cristiano protestante, desobedeció a las órdenes de los líderes tribales de limpiar la iglesia católica y pagar las tasas recogidas para los festivales religiosos. Por eso, fue arrestado junto a otros cristianos de la comunidad. Después fue liberado y enviado de nuevo a la cárcel por el mismo motivo.

Uriel dice: "Puedo seguir luchando, pero mi padre es de edad y está cansado. La confrontación con las personas de nuestra ciudad comenzó en noviembre de 2018. Los habitantes de la comunidad se burlaron de mi padre y lo forzaron a entrar en la iglesia católica para limpiar. Nosotros los denunciamos a la Oficina de Derechos Humanos y desde entonces no paramos de denunciar sus acciones contra nosotros ".

Casa cercada con alambre de púas

Él le dijo a Puertas Abiertas que lo que más dejó a los líderes comunitarios enfurecidos fue el hecho de que Uriel los hubiera denunciado formalmente por sus acciones contra la minoría cristiana evangélica. Como es de costumbre, los líderes (generalmente hay de 2 a 3 en cada comunidad) no van solos a esas audiencias, sino acompañados de un grupo de vecinos para intimidar a los cristianos. En la audiencia específica del caso del padre de Uriel, llevaron a 30 personas.

Pero el peor momento de estos cinco meses de conflicto con los líderes se produjo a principios de febrero. Un grupo de personas armadas con pedazos de palo fueron a la casa de Uriel para instalar alambre de púas alrededor de la casa. Cuando terminaron, ellos advirtieron: "Paguen las tasas en diez días o dejen la ciudad". Desde entonces, Uriel ya ha entrado en contacto con el gobierno local y regional, pero aún no ha recibido ninguna ayuda. Hay un vacío oficial que deja a las minorías cristianas impotentes ante el abuso de los habitantes de sus propias comunidades, en el estado de Hidalgo.

Puertas Abiertas en México ya comenzó a planificar una estrategia para apoyar a esa familia, evaluando varias opciones para la defensa jurídica. Ore por esa familia y por todos los cristianos perseguidos de México, presionados a negar la fe en el Dios vivo y verdadero. Sus oraciones les ayudarán a ser fortalecidos y sostenidos por el Señor.

Lee más:
Cristianos indigenas expulsados continúan evangelizado
Los países destacados de la Lista Mundial de la Persecución
La realidad de la persecución en México