Su fe fue más fortalecida, después de ser arrestada en Irán

Rachel dice que después de estar en prisión, Dios le dio un nuevo corazón y que todo ese dolor valió la pena.
Su fe fue más fortalecida, después de ser arrestada en Irán Madre e hija juntas después de huir de Irán

Dos semanas después de que Rachel *, una cristiana iraní, fue colocado en prisión, finalmente se le permitió llamar a su hija. “Comencé a llorar tan pronto como escuché su voz. Descubrí que ella estaba enferma y que se sentía muy mal”, recordó. Entonces, Rachel intentó contener las lágrimas lo máximo que pudo, para tranquilizar a su hija: “Estoy bien, no te preocupes. Sé amable con tu padre y esperen por mí. Yo volveré a casa”.

La mujer sentada al lado de Rachel escuchó su llamada y le preguntó: "¿Por qué te hacen la vida tan imposible? ¿Todo ese sufrimiento es por causa de Cristo?". Era una pregunta que la cristiana había aprendido a responder semanas antes. Entonces fue firme en su respuesta:“Jesús es real. Él cambió mi corazón y es digno de recibir toda mi vida”.

Después de un mes en la prisión, Rachel fue puesta en libertad bajo fianza. Las palabras no pueden describir la felicidad que sintió cuando pudo abrazar a su hija nuevamente: “Ella no me soltaba. Y me pidió que nunca más me fuera”. Sosteniendo a su hija, Rachel sabía que, si se quedaba en Irán, podría volver a prisión, y esta vez, también podrían llevarse a su esposo. Solo había una opción: huir del país, sin importar la dificultad.

Ahora, Rachel y su familia viven en una casa a las afueras de Irán, y a pesar de todo lo que pasaron en su país, reconocen que gracias a ello, crecieron en la fe. “En la prisión, aprendí a confiar realmente en Dios en un nivel profundo. También cambié como madre. Estoy aún más apasionada por enseñarle a mi hija sobre Cristo y pasar tiempo leyendo la Biblia con ella”, dijo Rachel.

Kimya*, hija de Rachel, también creció en intimidad con Dios. “Mi hija vio cómo Dios trabajó en mi vida y cómo nos ayudó a salir del país. Nunca tuvo una visión de Jesús, pero eso fue un testimonio para ella, desde entonces su fe es más fuerte”, explica Rachel.

* Nombres cambiados por seguridad.

Peticiones de oración

  • Intercede por todos los cristianos que están encarcelados en Irán por amor a Cristo.
  • Presenta en tu oración a la familia de Rachel para que puedan adaptarse al nuevo país y ser usados ??por Dios allí.
  • Pide para que haya libertad para seguir a Jesús en Irán.

Lee más
La realidad de la persecución en Irán
Arresto de cristianos en Irán
Cuando vengan a llevarse a mamá