Seis días después de convertirse en cristiano, Choj lo perdió todo

En Vietnam, seguir a Cristo puede costar muy caro. Choj ha experimentado a esta realidad
Seis días después de convertirse en cristiano, Choj lo perdió todo En Vietnam, seguir a Cristo puede costar muy caro. Choj ha experimentado a esta realidad

Choj * es un cristiano gentil y de habla mansa que vive en una tribu vietnamita llamada hmong. Su encuentro con Puertas Abiertas sucedió en una pequeña iglesia de una ciudad grande del país, al final es muy peligroso encontrar a Choj en las montañas, donde realmente vive. Vietnam ocupa la posición 20 en la Lista Mundial de la Persecución 2019, y la opresión comunista es el principal tipo de persecución que aflige a los cristianos.

Culturalmente, los hmong adoran a sus antepasados - pero Choj no. Y renunciar a la religión de la mayoría tiene un enorme costo: Choj perdió todo lo que poseía y a casi todas las personas que amaba. Choj tiene cerca de 20 años de edad. Es un agricultor, casado y tiene una hija de dos años. Cuando se casó, su esposa vivía en una aldea formada por cristianos. Y, aunque su esposa fue criada como cristiana, fue la hija quien llevó a Choj a Cristo. O, más específicamente, la enfermedad de su hija.

"No sé cómo se llama su enfermedad ", explica. "Pero ella tenía fiebre alta y tuvo un dolor de cabeza severa. Fue peor. Ella se durmió y no despertó por tres días. "Yo estaba muy nervioso y preocupado", relató Choj a los colaboradores de Puertas Abiertas.

Choj estaba acostumbrado a sacrificar cerdos y gallinas a los dioses, como era costumbre en su aldea. Pero nunca sintió que los dioses estaban con él a su lado. Desesperado para encontrar la cura para su hija, Choj fue al chamán local.

"Al buscar al chamán, me dijo que necesitaba sacrificar una cabra grande y un perro rojo. Yo tenía cabras, pero ¿dónde iba yo a encontrar un perro rojo? Yo estaba muy estresado y tuve una pesadilla. En el sueño, vi una mosca que plantó un huevo en mi abrigo. El huevo se convirtió en una larva. "Eso es una señal de mala suerte", declaró Choj.

 "Eso debe ser Dios"

La esposa de Choj sugirió entonces que ellos fueran a la iglesia. Él nunca se involucró mucho con su fe. "Yo no sabía nada sobre la iglesia." Choj y su esposa fueron con su hija. "Mi hija todavía estaba inconsciente. Cuando el pastor oró por ella, nada sucedió, excepto que ella abrió los ojos por un tiempo. Yo no experimenté algo extraordinario esa noche y, ciertamente, no estaba planeando abandonar mi culto a los antepasados.

"Dos días después, la trajimos nuevamente a la oración. Esta vez, ella recuperó la conciencia completamente. Pensé: Eso debe ser Dios. Entonces decidí seguir a Cristo. Fue cuando la persecución comenzó. "

(Esta historia continuará…)

*Nombre alterado por razones de seguridad

Lee más
La realidad de la persecución en Vietnam
Pastor es multado por distribuir Biblias