Seguir a Jesús es una elección peligrosa en Irán

Conozca la historia de Esther, una cristiana ex musulmana iraní que optó por convertirse a Cristo y hoy vive su fe en secreto
Seguir a Jesús es una elección peligrosa en Irán Esther entregó su vida a Jesús cuando su hermano compartió el Evangelio con ella

En Irán, ser cristiano es un peligro. El régimen iraní declara al país un estado islámico chiita y está constantemente ampliando esa influencia. Los radicales que apoyan al régimen se oponen violentamente al cristianismo y crean diversos problemas para los cristianos, principalmente los convertidos del islam. Hay espías esperando por el momento en que se vuelven cristianos y la policía siempre está comprometida a vigilar a cualquier sospechoso de actividad cristiana - pinchando celulares, instalando cámaras de seguridad y persiguiendo por las calles.

Esther * creció en una familia musulmana, pero su hermano, después de escuchar el evangelio a través de un comerciante, se convirtió. Cuando él compartió las buenas nuevas con Esther, ella decidió entregar su vida a Jesús también. Pero en Irán, es ilegal convertirse del islamismo para el cristianismo y, en el momento en que ella dijo sí a Jesús, también dijo no para las demás cosas. Poco después de comenzar a seguir a Jesús, ella se unió a una pequeña comunidad de cristianos secretos que comenzaron una iglesia. Esther ayudaba a discipular a una mujer iraní y también trabajaba con niños pequeños.

"Todo el tiempo, tenemos que estar escondidos y tener cuidado sobre nuestra fe", dijo. "No podemos ir a una iglesia, entonces sólo nos encontramos en las casas. Nosotros alabamos y adoramos en volumen bajo para que los vecinos no escuchen nuestra adoración o escuchen los sonidos de nuestra iglesia doméstica.

El gobierno iraní controla todos los aspectos de la vida pública, además, los matrimonios deben ser hechos por una autoridad islámica. Esther y, en la época, su futuro marido mantuvieron la fe escondida del gobierno, entonces pudieron casarse. "Fue tan difícil. Tuvimos que mantener nuestra fe oculta o más problemas probablemente vendrían ", dijo Esther. Más tarde tuvieron un bebé juntos - un niño.

Pero en Irán, es difícil mantener la fe escondida del gobierno durante mucho tiempo. La policía secreta siempre se infiltra en la comunidad cristiana fingiendo ser nuevos convertidos, entrando en iglesias domésticas y arrestando a toda la congregación. (Esta historia continúa)

* Nombre cambiado por seguridad.

Pedidos de oración

•    Ora por la vida de Esther, que ella pueda tener sabiduría para guardar su fe incluso en medio de la persecución.
•    Presenta a la iglesia iraní, para que estén afirmados en Cristo.
•    Intercede por las autoridades del gobierno, que ellas puedan proporcionar una apertura en cuanto a la religión.

Lee más
Irán
A pesar de todo, la iglesia crece
Casi 150 cristianos presos en Irán