Primera entrevista de Asia Bibi después de su liberación

En su primera entrevista, Asia Bibi se posiciona a favor de quienes aún están en prisión acusados de insultar al islam o al profeta Mahoma.
Primera entrevista de Asia Bibi después de su liberación Las hijas de Asia Bibi sostienen una foto de su madre frente a su casa en Sheikhupura, Pakistán (Imagen: The Sunday Telegraph)

Asia Bibi, la cristiana paquistaní que pasó cerca de 9 años en el corredor de la muerte, disfruta de la libertad de vivir en un lugar privado en Canadá. A pesar de ser libre, piensa en aquellos que se enfrentan a la misma experiencia por la que ella pasó. Después de cuatro meses de que la cristiana, de 54 años, finalmente abandonó Pakistán, está agradecida por todos los esfuerzos internacionales para liberarla y dice que el mundo debe saber que las severas leyes de blasfemia aún mantienen a muchos tras las rejas en Pakistán.

En su primera entrevista a un periódico inglés The Sunday Telegraph, reveló que hubo momentos en los que cayó en la desesperación. "A veces estaba tan decepcionada y perdía la esperanza que me preguntaba si saldría de la cárcel o no, qué pasaría si permaneciera en la cárcel por el resto de mi vida", confiesa. También habló del dolor de tener que abandonar su tierra natal por temor a que pueda ser asesinada por extremistas religiosos, incluso después de que la Corte Suprema revocó su condena. Asia dice: “Se me rompió el corazón por tener que salir así, incapaz de ver a los miembros de mi familia. Pakistán es mi país, mi patria. Amo a mi país, mi tierra". Ahora que vive en Canadá, espera mudarse a algún país europeo en los próximos meses.

Asia Bibi habla a favor de los prisioneros por blasfemia

En una entrevista con preguntas enviadas a través de una aplicación y respondidas en audio, Asia Bibi dijo que su mala conducta por ser acusada de insultar al profeta Mahoma en una discusión con dos compañeros de trabajo musulmanes devastó su vida. “Sufrí, mis hijos sufrieron mucho y el tiempo en prisión tuvo un gran impacto negativo en mi vida. Cuando mis hijas vinieron a visitarme, nunca lloré frente a ellas, pero cuando se fueron, lloré sola, con mucho dolor, porque pensaba en ellas todo el tiempo, en cómo vivían”, dice.

Agradeció a la Corte Suprema por absolverla, pero dijo que otros también necesitan un juicio justo. Ella dijo que "hay muchos otros casos en los que los acusados han estado en prisión durante años y su decisión debe tomarse por mérito". El mundo debería escucharles. Le pido a todo el mundo que preste la debida atención a este problema. Debe notarse la forma en que se acusa a alguien de blasfemia sin la evidencia adecuada. La ley de blasfemia debe ser revisada y debe haber mecanismos de investigación en la aplicación de esta ley. No debemos tener a nadie culpable de este acto sin pruebas ".

En 2009, sus acusadores afirmaron que ella insultó al profeta Mahoma en una discusión porque las mujeres no podían beber del mismo vaso que ella había tocado. En 2010, Asia Bibi fue condenada a muerte. Negó haber cometido blasfemia y dijo que se vio obligada a confesar bajo la presión de una multitud que la golpeó hasta que estuvo casi inconsciente. Lee la historia completa aquí.

¿Cómo fue el tiempo en la cárcel?

Su libertad fue finalmente asegurada a través de la mediación de un representante de la Libertad religiosa de la Unión Europea, Jan Figel, un político de Eslovaquia. Él habló por primera vez sobre las negociaciones para asegurar la liberación de Asia Bibi mientras ella estaba bajo custodia protectora durante seis meses, incluso después de que la liberaron de la prisión. Figel dijo: "Creo que el gobierno de Imran Khan y el ejército paquistaní utilizaron este tiempo para controlar la situación en el país". Él también mantuvo conversaciones en Bruselas sobre cómo liberar a la cristiana con el fiscal general de Pakistán, Anwar Khan, y la ministra de Derechos Humanos, Shireen Mazari.

Asia y su esposo Ashiq Masih se quedaron primero en casas seguras del gobierno en una zona montañosa a las afueras de la capital Islamabad y luego fueron trasladaron a la ciudad portuaria de Karachi. No podían salir de la casa y solo tenían un televisor y un teléfono. La tensión causó que Asia Bibi entrara en depresión y tuviera que ser tratada por problemas cardíacos. Todo el tiempo estuvo en contacto diario con Muhammad Amanullah, un activista de derechos humanos que previamente había ayudado a otros cinco acusados de blasfemia. Amanullah Actuó como interlocutor directo de Asia con la Unión Europea.

El activista dijo: “El gobierno de Pakistán afirmó que sería de 10 a 15 días, pero todo el proceso llevó siete meses. Un día, Asia perdió la esperanza y me dijo: "Si me asesinan o si me pasa algo, por favor no olviden a mis hijas". Amanullah también abandonó Pakistán después de ser considerado apóstata por su trabajo con los acusados de blasfemia. Francia y Bélgica también fueron opciones de asilo para Asia Bibi, pero a medida que pasó el tiempo, sus hijas se refugiaron temporalmente en Canadá y Asia fue a su encuentro, dejando Pakistán en mayo de 2019.

Figel dijo: Asia Bibi es una mujer admirable y valiente, y una amorosa madre, que se negó a renunciar a la fe cristiana a cambio de libertad inmediata. Su historia y la decisión de la Corte Suprema pueden servir como base para las reformas en Pakistán, cuyo anticuado sistema de legislación sobre blasfemia se usa con facilidad contra vecinos e inocentes", concluyó.

Peticiones de oración

  • Agradécele a Dios por por la libertad de Asia Bibi y por la oportunidad disfrutar de ella en Canadá.
  • Pídele a Dios por dirección acerca de los próximos pasos de la familia para que sepan a qué país de Europa ir.
  • Intercede para que Asia Bibi sea una voz activa en nombre de los injustamente acusados de blasfemia en Pakistán.