LA VIOLENCIA CONTRA MUJERES EN EL CONFLICTO ARMADO DE COLOMBIA

A pesar del fin del conflicto armado en Colombia, la violencia es una realidad en el país y las mujeres, en particular, siguen enfrentando una intensa presión
LA VIOLENCIA CONTRA MUJERES EN EL CONFLICTO ARMADO DE COLOMBIA Niña indígena de Colombia (foto representativa)

Ya pasaron dos años desde que el acuerdo de paz de 2016 fue firmado entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para cerrar 60 años de uno de los conflictos armados más violentos e implacables de América Latina.

Sin embargo, seis décadas de lucha no se eliminan fácilmente en apenas dos años. El país todavía enfrenta las consecuencias de todo lo que ese conflicto provocó: violencia, confrontación, corrupción y tráfico de drogas.

Y, mientras el desarme ocurrió, en algunas áreas del país donde las fuerzas del gobierno están ausentes, grupos rebeldes, paramilitares y organizaciones criminales todavía existen y ejercen un control casi total.

Un informe publicado recientemente en octubre de 2018 por el departamento de investigación de Puertas Abiertas, World Watch Research Unit, destaca la situación de las mujeres colombianas en este contexto, explicando que el problema del abuso sexual y del acoso ha sido exacerbado por el conflicto armado y los altos niveles de criminalidad.

El informe afirma que el uso de violencia sexual y basada en género durante el conflicto armado en Colombia ha sido "extenso y estratégico". Se refiere a la evaluación hecha por el Tribunal Constitucional colombiano, apoyada por el Relator Especial de la ONU sobre Violencia contra la Mujer y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que declaró que el uso de la violencia sexual, particularmente, pero no exclusivamente, en mujeres y niñas es una "práctica habitual, prolongada, sistemática e invisible en el conflicto armado colombiano".

Violencia contra las mujeres como arma de guerra

En el contexto de un conflicto armado, la violencia basada en el género se convierte en un arma contra el enemigo. "Se convierte en un medio para aterrorizar, humillar, perseguir, subyugar, controlar y posiblemente desplazar a comunidades consideradas enemigas. Se utiliza como tortura, castigo, aplicación de reglas y venganza ", dice el informe.

Estos ataques a mujeres y niñas son una afrenta indirecta a sus familias y comunidades enteras. "Ataques frecuentemente ocurren delante de maridos, padres, hijos y otros familiares o miembros de la comunidad. Las mujeres pueden ser atacadas por estar asociadas al enemigo o a una comunidad resistente, o por tratar de proteger a sus hijos del reclutamiento ", explica el informe.

Según este informe, cada uno de los grupos participantes del conflicto colombiano utilizó la violencia sexual contra las mujeres de diferentes maneras. "Se sabe que grupos guerrilleros como las FARC reclutaron a niñas para sus puestos, muchas veces de origen pobre o abusivo, prometiéndoles un buen salario, sólo para usarlas para la esclavitud sexual y para usar la violencia sexual para reclutar chicas como combatientes ", explica el informe. De hecho, el 40% de los miembros de las FARC eran mujeres.

El testimonio de Sara, una ex combatiente, es muy elocuente: "Ellos roban a su familia. Ellos te hacen vivir una vida que no has elegido. Ellos cambian una muñeca por un rifle, un patio por un campo de batalla y abusan sexualmente de ti. Estas violaciones perjudican su alma. No pasa ni un solo día sin que te acuerdes de estos terribles momentos ", cuenta.

El informe también añade que la FARC "forzó a mujeres y niñas a usar formas anticonceptivas nocivas para la salud y a abortar hasta con ocho meses de embarazo".
 

La violencia en estadísticas sombrías

El informe describe el impacto de la violencia sexual en las víctimas y sus familias como "inmensurable". "Proporciona cifras sorprendentes, fruto de una encuesta realizada entre 2001 y 2009 por la campaña" Violación y otras violencias: dejé mi cuerpo fuera de la guerra ", una asociación de un grupo de mujeres colombianas y organizaciones de derechos humanos lanzada en 2009 para levantar concientización sobre la violencia sexual en el contexto del conflicto armado colombiano.

De acuerdo con la encuesta, se estima que durante esos nueve años, un total de 12.809 mujeres fueron víctimas de violación por grupos armados y 1.970 por miembros de las fuerzas armadas del Estado; 1.575 mujeres habían sido forzadas a la prostitución por grupos armados y 986 por fuerzas armadas del Estado; 4.415 habían sido embarazos perpetrados por grupos armados y 987 por fuerzas del Estado; 1.810 tuvieron abortos forzados por grupos armados y 987 por miembros de las fuerzas armadas del Estado y 987 mujeres fueron esterilizadas a la fuerza por las fuerzas armadas del Estado.

 

El conflicto puede haber terminado, pero la cultura de la violencia continúa

La desmovilización de grupos paramilitares y guerrilleros no significó el fin de la violencia como tal. Por el contrario, varias fuentes son citadas en el informe de Puertas Abiertas diciendo, por ejemplo, que "nuevos grupos criminales de la región, conocidos genéricamente como" bacrim "(bandidos criminales)" emergieron e implantaron "tácticas de intimidación, terror, limpieza social y violencia sexual para evitar problemas al status quo ".

Otra fuente citada explica que "como consecuencia directa de la cultura de violencia y pobreza resultante del conflicto armado, se estima que entre 20.000 y 35.000 niños han sido forzados al trabajo sexual comercial".

El conflicto puede haber terminado, pero la cultura de la violencia continúa. Muchos ex combatientes ya se unieron a pandillas criminales o formaron nuevos grupos. Son hombres que regresan a casa traumatizados por años de combate. Y, como afirma el informe de Puertas Abiertas, "el acrecimiento de ex combatientes brutalizados por el conflicto y acostumbrados a controlar las poblaciones locales sólo puede significar más violencia para mujeres y niñas, y más miedo y devastación para sus familias".