La luz que nunca se apaga

Pastor iraní que huyó del país comparte sus experiencias en la iglesia secreta local
La luz que nunca se apaga Después de huir de Irán, Wahid hoy pastorea una iglesia en Turquía

Irán es conocido como una de las comunidades de cristianos ex musulmanes con el crecimiento más rápido en el mundo. El restricto gobierno islámico está empeñado en tratar de acabar con la iglesia, y ha tenido algo de éxito. La historia del antiguo líder de una iglesia doméstica, Wahid, nos puede servir de ejemplo. "Los domingos, tenemos cerca de 200 personas aquí", cuenta Wahid, invitándonos a la iglesia que pastorea en Turquía: un lugar espacioso, con una tarima repleta de instrumentos. Es tan diferente de la iglesia que pastoreaba en Irán, donde el espacio para las reuniones no era mayor que una sala de estar y el "grupo de alabanza" no era más que un simple tocadiscos.

Sin embargo, no fue elección de Wahid dejar su país. Él tenía una buena vida, era dueño de un lavadero. Pero por causa de su religión, la presión aumentó tanto que fue obligado a huir. Ahora vive en Turquía con otros miles de refugiados. Wahid está casado y es padre de un niño de dos años y medio. Hablamos sobre su juventud. La separación de sus padres lo entristeció, pero la depresión sólo llegó después de la muerte de su madre. Él vivió con ella toda su vida, y después de joven, tuvo que vivir con su padre, que le dio poco amor. Wahid creció como musulmán, pero las circunstancias de la vida lo hicieron despreciar a Alá. Durante su adolescencia, él odiaba su vida. Pero un día, la luz se encendió en su camino. Un amigo de él se convirtió al cristianismo. "Él me habló de Jesús. Y es difícil explicar lo que me pasó. Yo diría que algo cambió en mi corazón, sentí un calor dentro de mí ", dijo.

Mientras los cristianos lo aceptaban y amaban incondicionalmente, el mundo exterior era duro por causa de su nueva fe. "Mi padre me rechazó y yo también fui rechazado en un empleo porque no firmé un formulario declarando que era musulmán", explica. La persecución empeoró cuando Wahid comenzó a participar en una iglesia secreta y luego se convirtió en líder de ella. "Un día, cuando iba a la iglesia, recibí una llamada de amenaza del gobierno. Después de eso, siempre creía que estaba siendo seguido y que mi teléfono estaba pinchado, lo que es común en Irán ", cuenta.

Persecución de parte del gobierno

La tensión aumentó, y durante un año, la iglesia doméstica se dividió en pequeños grupos de dos o tres personas para evitar llamar la atención del gobierno. Pero eso no ayudó. Un día, cuando se reunieron con 25 cristianos, las fuerzas de seguridad entraron a la casa, gritando, maldiciendo y filmando todo. "Nunca olvidaré esa noche. Todavía recuerdo a los niños llorando con miedo. Fue tan difícil de ver ", comparte. Wahid y varios otros miembros de la iglesia acabaron en la prisión. Primero en celdas aisladas, y luego en las alas generales superpobladas. Por la noche, dormían como libros en un estante, pero durante el día, luchaban con el hacinamiento de las instalaciones sanitarias. Wahid tuvo serios problemas pulmonares debido a las malas condiciones de la prisión. "Siempre soñaba que salía de la prisión, pero cuando me despertaba, percibía que todavía estaba allí", dijo.

Lee más: La realidad de un cristiano preso en Irán

Pero quien piensa que el gobierno está teniendo éxito en exterminar a la iglesia está equivocado. Incluso, siendo las circunstancias tan extremas para los cristianos, ellos continúan teniendo al Señor dentro de ellos. Por eso, la iglesia no se murió en la prisión. Por el contrario, muchas personas vinieron a la fe por medio de Wahid y de los miembros de su iglesia. Y, a pesar de la prisión y de la presión posterior que le obligó a salir del país, la iglesia en Irán sigue creciendo.

Wahid participó en un asesoramiento post-trauma para ex prisioneros realizado por Puertas Abiertas. Al preguntarle por qué no desistió de Jesús cuando la persecución llegó, como el gobierno esperaba, él sonríe: "Yo necesito a Jesús. Sin Jesús, yo no tendría vida, ni esperanza. No puedo vivir sin él ni por un solo momento. Nadie puede ", respondió.

Edificar la iglesia

Irán es uno de los países del Top 10 de la Lista Mundial de la Persecución 2019, que muestra los peores lugares para ser cristianos. Allí, el principal tipo de persecución es el islamismo radical. Por eso, nuestros hermanos necesitan prepararse para enfrentar la persecución con la sabiduría divina. Tu donación permite que un cristiano participe en el entrenamiento durante una semana. Edifica la iglesia donde existe opresión islámica.

Ve el video: Una fe secreta en Irán
Lee el testimonio: Edificaré a mi Iglesia