LA CRUZ PERMANECE EN PIE: SRI LANKA

Un trabajador de campo de Puertas Abiertas nos cuenta sobre el dolor de la iglesia de Sri Lanka y la oportunidad de crecer en la fe
LA CRUZ PERMANECE EN PIE: SRI LANKA Puertas Abiertas está en campo en Sri Lanka, visitando a los afectados por los atentados del domingo de Semana Santa.

Puertas Abiertas está en campo en Sri Lanka, visitando a los afectados por los atentados del domingo de Semana Santa. Aquí está el informe más reciente de un trabajador de campo de Puertas Abiertas, al que no podemos nombrar por razones de seguridad:

Actualmente estoy en Sri Lanka debido a los atentados del domingo de Pascua. Es una crisis para la iglesia en Sri Lanka, sin duda, pero Dios también me ha permitido hacer una pausa y reflexionar sobre una gran pregunta: ¿Qué oportunidad podría estar abriendo Dios para la Iglesia?

El  28 de abril, domingo, exactamente una semana después de los ataques que costaron la vida a más de 250 personas, asistí a un servicio religioso celebrado en Sri Lanka. Inicialmente, Sunil *, un trabajador de campo de Puertas Abiertas, mencionó que no habría tantos asistentes como de costumbre. Su estimación era que solo 10 asistirían. Pero, cuando comenzó el servicio, había entre 20 y 25, ¡con varios nuevos creyentes también! Me conmovió la valiente fe de esta pequeña congregación. Después del servicio, celebramos un poco con el edificio completo de una caja de ofrendas, cortesía de un nuevo miembro de la iglesia que era dueño de una tienda de muebles.

El pastor que predicaba era de otra iglesia local; su iglesia canceló los servicios ese domingo, así que se sintió decepcionado y tuvo que asistir a otro lugar. La hija de Sunil dirigió la adoración y oramos por el país, el gobierno, la iglesia y las víctimas de los ataques de Semana Santa.

Visité las áreas de Colombo y Negombo, dos de los lugares donde ocurrieron los bombardeos. Mientras estábamos en Colombo, no se nos permitió pasar la calle que conduce a la Iglesia de San Antonio. Mientras conducíamos, presté especial atención a las banderas blancas que ponían los habitantes de Sri Lanka como símbolo de solidaridad con las víctimas. Mientras estábamos en Negombo, pudimos conducir el perímetro de la iglesia de San Sebastián, pero llamó la atención de los militares que custodiaban la iglesia. Tuvimos que irnos, pero no obstante nos inspiró ver la cruz todavía en pie en el techo de la iglesia.

Mientras conducíamos por Negombo, derramé algunas lágrimas silenciosas porque vi un póster de una familia que murió en la explosión; Sunil también mencionó a un padre que se suicidó porque toda su familia murió en las explosiones de una bomba.

En el camino, un creyente local llamó a la hija de Sunil y le preguntó si podíamos hacer un viaje a su lugar. La mujer había entrado en la iglesia de San Sebastián unas horas después de la explosión y vio toda la destrucción que dejó la bomba. Ella no pudo dormir por algunas noches desde entonces.

Su familia comenzó a compartir con nosotros lo que habían visto y oído. Hay mucho dolor, y también ira. Por favor, continúen orando por la paz y el consuelo de Dios para estar trabajando en Sri Lanka, para traer esperanza al dolor y para traer perdón y Su calma a los corazones enojados.

Si hay una oportunidad que Dios me está mostrando mientras está aquí en Sri Lanka, es la oportunidad de ver por mí mismo su remanente precioso y devoto. Los bombardeos, aunque horrorosos, han demostrado cuántos cristianos continúan perseverando. También me está demostrando que Puertas Abiertas está en el camino correcto al priorizar el fortalecimiento de la familia cristiana en Sri Lanka.

Después de llorar con las comunidades de víctimas y ministrarlas, Puertas Abiertas ha discernido que la manera más importante en que podemos ayudar es ayudando con el trauma y el asesoramiento, y manteniendo la presencia y el estímulo de los líderes de la iglesia local en todo el país. Por ello, llamamos a toda la comunidad cristiana alrededor del mundo para orar y clamar en favor de la Iglesia en Sri Lanka. Únete! 

Lee más
Explosiones marcan Semana Santa en Sri Lanka
El numero de muertos en Sri Lanka sube a 359