Encontrada por Dios en Libia

Conoce la historia de Maizah, una cristiana que fue encontrada por el amor de Dios en un país de fuerte opresión islámica
Encontrada por Dios en Libia Desde muy temprano, Maizah demostró deseo de conocer a Dios, y el Señor la encontró

Maizah es una cristiana de Libia. Muy valiente, su búsqueda por Dios comenzó cuando ella era todavía muy joven. Cuando tenía apenas ocho años de edad, ella preguntó a su madre, diciendo: "¿Dónde está Dios, cómo es Él?" Pero la respuesta fue: "No es bueno preguntar eso, Dios no tiene forma", relata la cristiana.

El camino, la verdad y la vida

Años después, Maizah tuvo una profunda experiencia espiritual, imposible de explicar. Ella relató que estaba acostada en la cama, sola en su cuarto, sobrecargada con problemas personales. "Sentía que alguien tocaba mis pies", dijo ella.

"El cuarto estaba oscuro, pero de repente había un hombre brillante como la luz, no parecía irreal, pero sentí que no podía tocarlo, continuó de pie a mi lado, sentí felicidad en mi corazón solo por escuchar "Yo soy el camino, la verdad y la vida",, y luego se fue ", relató Maizah. Esta experiencia ocurrió dos semanas antes del inicio de la guerra civil en Libia, cuando las bombas comenzaron a caer cerca de su casa, la familia de Maizah decidió huir a Egipto.

Una luz para Libia

Mientras estaba viviendo en Egipto, Maizah conoció a una vecina cristiana. Sus parientes la alertaron contra una posible amistad, a causa de la religión de la mujer. "Pero la advertencia me hizo realmente querer saber más, esa mujer fue sincera conmigo, le pedí a ella que me hablara de Jesús, sus palabras hablaron directamente a mi corazón, creí en ella, sentí que era verdad, le pedí que me mostrara una Biblia - fue la primera vez que vi una. Yo tenía miedo ", describió.

Maizah, entonces, comenzó a visitar a su vecina cristiana diariamente. "Un día, conté a ella sobre el hombre que vi en mi cuarto. Ella me dijo que era Jesús, y me mostró un versículo bíblico en el que decía: Yo soy el camino, la verdad y la vida", relató emocionada.

Con el paso del tiempo, Maizah sintió el deseo de profesar su nueva fe en Jesús. "La vecina me bendijo y me dijo: Usted será una luz para Libia, brillando al pueblo de Libia". En Egipto, ella fue bautizada. Un tiempo después, Maizah regresó a Libia.

Incluso antes de la reciente influencia extremista islámica en el país, asistir a una iglesia en Libia era imposible para los libios. Las iglesias oficiales solo están permitidas para los cristianos extranjeros. Pero, Maizah estaba decidida.

"Conviví con cristianos secretos por dos años en secreto", recordó Maizah. Pero entonces, algunos de los hermanos con quienes se encontraba fueron arrestados. Un líder la puso en contacto con otros cristianos y Maizah fue avisada: "La policía estaba buscándote cuando ellos arrestaron a tus amigos y encontraron notas con tu nombre". Entonces la cristiana huyó a Egipto de nuevo. (Esta historia continúa.)

* Nombre cambiado por seguridad.