El regreso de los cristianos a Irak sigue siendo difícil

Incluso con la salida del Estado Islámico, milicias musulmanas y la violencia continúan manteniendo a los cristianos fuera del país
El regreso de los cristianos a Irak sigue siendo difícil cristianos locales apuntan a las milicias musulmanas como la próxima amenaza tras la salida del Estado Islámico, que dejó el país destruido

El Estado Islámico (EI) puede ya no tener una presencia activa en Irak, pero los cambios demográficos y las divisiones sectarias siguen dificultando el regreso de los cristianos a sus casas después de los conflictos. A principios de este mes, una cristiana anciana y su hija fueron agredidas en su casa, en Bartella, una ciudad en el noreste de Irak, en la región de la Llanura de Nínive. Los hombres armados invadieron la casa y las agredieron.

La violencia, en particular la sectaria, atormentaba el país incluso antes de la llegada del EI, el 2014. Actualmente, las milicias apoyadas por Irán, conocidas como Fuerzas de Movilización Popular, están entre los que patrullan las calles y muchas veces controlan a toda una ciudad. Esta presencia es una de las razones por las cuales cerca del 85% de la población que huyó de Mosul y de la Llanura de Nínive hace cinco años aún no está preparada para volver, según Dindar Zebari, coordinador de la ayuda internacional del Gobierno Regional del Kurdistán, en enero de este año.

Otro cambio significativo es el demográfico. La ciudad de Bartella, por ejemplo, ya fue predominantemente siríaco-cristiana, pero ahora es de mayoría musulmana chiita. "La llegada del grupo suní Estado Islámico el 2014 llevó a toda la población de siríacos y shabak (un gran grupo étnico chií) a huir para salvar sus vidas. "Desde la derrota del Estado Islámico, sólo unos cientos de familias cristianas han regresado y están en mucho menor número que los shabak", explicó Henriette Kats, analista de la unidad de investigación de Puertas Abiertas en Medio Oriente.

"Los shabak dominan a las milicias chiitas que ahora actúan como policías y controlan varias barreras en las calles. Los cristianos en Bartella ahora relatan temer por su seguridad, en medio de relatos de acoso - incluyendo violencia sexual en contra de las mujeres cristianas - e intimidación ", dice. Según Henriette, la amenaza es seria: "Los cristianos locales experimentan esto como la próxima amenaza tras la salida del Estado Islámico. Los que volvieron después de la salida del EI ahora dejan el área nuevamente para regresar al Kurdistán iraquí y llegando incluso a dejar el país a causa de esta milicia. Si no se cambia la situación, más cristianos pueden partir".

Reconstruye esperanza para Irak
Puertas abiertas, por medio de socios, siempre estuvo presente, mostrando su apoyo a los cristianos iraquíes. Ahora, algunos de ellos ya han regresado a sus ciudades, sin embargo, todavía queda mucho por hacer. Al hacer una donación, puedes ser parte de la reconstrucción de casas e iglesias en el país.