El dolor fue transformado en cuidado y amor

Cristianas sobrevivientes a violencia sexual comparten sus experiencias en el programa post-trauma
El dolor fue transformado en cuidado y amor Grupo de conversación durante el seminario post trauma para mujeres

Desde el inicio del levante del grupo Boko Haram en el noreste de Nigeria, miles de mujeres han sido secuestradas. Ellos las mantienen cautivas por años, forzándolas a la islamización y la violencia sexual de diversas formas. Desgraciadamente, esto también ha sido utilizado por militantes fulanis al atacar a las comunidades cristianas en el Cinturón Medio del país. Incluso después de tal violencia, las mujeres se vuelven vulnerables debido al trauma y la exclusión social.

Esta realidad quedó muy clara para Puertas Abiertas en un encuentro reciente que reunió a 30 sobrevivientes de violencia sexual para un programa post-trauma de una semana. Hannah *, que actúa en el campo, relata: "El programa trajo a la luz sentimientos de dolor, odio y muchas lágrimas. Pero eventualmente, también hubo risas, restauración de la esperanza y liberación emocional".

Una mujer llamada Hauwa llamó la atención al principio del programa. Ella fue mantenida en cautiverio por 4 años y hoy tiene un hijo de 2 años, fruto de la violencia sexual por la cual pasó. Ella estaba cerca de los 9 meses de gestación durante el encuentro. Siempre parecía triste y nunca mostraba ningún afecto por el hijo. Cuando se le preguntó sobre esto, fue muy honesta: "Odio a este niño. He sido violada por personas malas y él lleva esa sangre. Cada vez que lo miro, me acuerdo de los cuatro años con el Boko Haram. Muy pronto, voy a dar a luz a otro niño que también me recordará mi dolor ".

Una semana parece poco tiempo para encontrar alivio de un trauma como este, pero no fue poco para Dios, que hizo un milagro en varias vidas, incluso en la de Hauwa. Al cierre de las actividades, ella dijo: "Me di cuenta de que mi hijo no eligió venir a mí por el Boko Haram. No es culpa suya que yo haya sido violada. Durante ese tiempo, empecé a arrepentirme por odiar a ese niño inocente. "Yo prometo amar y cuidar de mi hijo con la ayuda de Dios".

Muchas mujeres como Hauwa continúan siendo secuestradas y explotadas sexualmente por grupos como el Boko Haram y los fulanis. Esta es una realidad no sólo de Nigeria, sino de muchos otros países, incluyendo en Latinoamérica. Ellas necesitan ayuda. Que podamos levantarnos de diversas formas, incluso orando, para que esta realidad, cambie.

*Nombre alterado por razones de seguridad

Peticiones de oración

  • Ora por la sanidad total de los traumas que mujeres, como Hauwa, sufrieron.
  • Pide por la provisión de Dios y por protección para estas mujeres y sus hijos.
  • Intercede para que el Señor tenga misericordia y nos ayude a transformar el escenario actual donde aún tenemos tanta explotación sexual y tráfico de mujeres y niños.

Lee más
Leah Sharibu está bajo amenaza de muerte