Dos profesores cristianos mueren en ataque en Kenia

Posible ataque del Al-Shabaab ocurrió en la escuela donde enseñaban, en un condado cerca de la frontera con Somalia
Dos profesores cristianos mueren en ataque en Kenia Pida a Dios que guarde a los cristianos kenianos de posibles nuevos ataques de Al-Shabaab

En la última semana, dos cristianos, que trabajaban como profesores de escuela, fueron asesinados en un ataque de supuestos militantes del Al Shabaab, en el condado de Mandera County, en Kenia. El lugar está cerca de la frontera con Somalia. Philip Okumu, de 26 años, y Daniel Wekesa, de 39, murieron el miércoles, después de que los criminales invadieron la casa para profesores no locales en la escuela secundaria Arabia Boys, a unos kilómetros de la frontera de Kenia Somalia.

De acuerdo con Olaka Kutswa, el comisario de Mandera County, más de 20 hombres invadieron la escuela alrededor de la 1 de la mañana. Eran mayor en número comparado con los cuatro reservistas de la policía que guardaban el área. Ellos arrojaron un explosivo en una de las habitaciones donde los cuatro profesores no locales se quedaban, encendiendo el lugar. Okumu y Wekesa fueron baleados mientras intentaban escapar del fuego.

La policía dijo el pasado lunes que el ataque fue planeado por Hassan Hodey, un ciudadano somalí del área de Damasa, y dijo que Al-Shabaab parece estar preparando ataques futuros en la región de la frontera de Kenia con Somalia. Los otros dos profesores no locales de la escuela, Elijah Nderitu y Kelvin Lomusi, sobrevivieron al ataque.

"Todos los demás profesores, estudiantes y empleados están salvos, y el Comité de Seguridad de County ha hecho encuentros con el Consejo de Educación para proporcionar el apoyo psicológico necesario y los servicios de asesoramiento para ellos", dijo Kutswa. Uno de los supervivientes, Lomusi, dijo a la televisión keniana The Citizen que los responsables forzaron la puerta de la habitación y uno de ellos entró para comprobar si había algún sobreviviente. Cuando un colchón empezó a prender fuego huyó.

"Yo estaba escondido entre la cama y la pared", dijo Lomusi, que tuvo quemaduras en su cara después de que el colchón se incendió. "Salir no fue una decisión fácil, ya que tenía miedo de que todavía estuvieran cerca", contó. "Después de testimoniar el ataque y la muerte de mis colegas, ya no puedo soportar ese trabajo", afirmó Elijah Nderitu, el otro sobreviviente, a la estación de televisión.

Peticiones de oración

Ore por las familias enlutadas, para que el Señor les consuele y conforte en este momento de dolor.

Presenta a los dos profesores que sobrevivieron al ataque, que puedan ser curados del trauma generado por la situación.

Interceda por todos los alumnos, profesores y otros funcionarios de la escuela, para que puedan volver a su rutina en seguridad.