Cristianos son fortalecidos y preparados para la persecución

Este es el resultado del trabajo del pastor Andrés junto a la iglesia de la comunidad de Nuevos Montes
Cristianos son fortalecidos y preparados para la persecución Al convertirse a Cristo, Andrés dejó su antigua vida y se apasionó por la fe en Cristo

En 2008, en las profundidades del bosque de Colombia, un chico de apenas 10 años mezclaba productos químicos en un cubo mientras sus ojos quedaban rojos con el efecto de los vapores tóxicos. Sus manos se quemaban con los productos químicos, pero él continuaba trabajando para extraer la mejor pasta blanca por la que millones de personas sufren hoy.

Andrés no tenía idea de cómo su vida cambiaría y como en un futuro no tan lejano sería un joven pastor en una de las regiones más violentas de Colombia. Él todavía no sabía nada sobre las persecuciones que experimentaría por causa de su decisión de convertirse en un discípulo de Cristo.

Él comenzó a ir a la iglesia cuando todavía cultivaba coca. Allí aprendió que había persecución a los cristianos y pasó a sentir admiración por aquellos que aun así seguían a Cristo. Con el tiempo, su fe se fue fortaleciendo, y él decidió seguir el ejemplo de su líder, el pastor Pablo, que era muy conocido en la región por las diversas amenazas de muerte que habían sido levantadas contra él y por su trabajo de expansión del evangelio. Cierto día, el valiente Andrés comenzó a entrar en el bosque para distribuir Biblias y literatura cristiana a los diversos grupos de guerrilleros.

El pastor Pablo comparte que el joven nunca tuvo miedo de ir a los lugares peligrosos. "Él no tiene miedo de las amenazas de muerte, siempre quiere ir más allá para traer literatura cristiana - proporcionada por Puertas Abiertas – para nuevas áreas. Su fe nunca flaqueó incluso cuando pastores muy cercanos a nosotros fueron asesinados. Él siempre dice que si muere por Cristo será un hombre feliz ", completa. Dale gracias a Dios por este joven soldado de Cristo.

Lee más
La posición 49
Ora por pastor perseguido en Colombia
Los principales perseguidores de cristianos – Parte dos