¿CÓMO LA IGLESIA CRECE Y SE FORTALECE EN LAOS?

Además de la iglesia doméstica de Beun, otros líderes abren iglesias domésticas en sus aldeas
¿CÓMO LA IGLESIA CRECE Y SE FORTALECE EN LAOS? Beun prepara nuevos líderes y la iglesia se multiplica en otras aldeas, alcanzando diferentes etnias

Hace unos días, trajimos la noticia sobre la iglesia de Beun *, un evangelista de Laos. La pregunta que queda es: ¿cómo logró reunir un grupo de 50 convertidos en tan poco tiempo en uno de los países donde los cristianos son más perseguidos? Uno de sus secretos es que cuenta con un equipo. Jesús tenía como discípulos a 12 hombres comunes; Beun tiene seis. "El año pasado éramos sólo cinco, pero ese año otra persona vino a nuestro equipo. Nosotros evangelizamos a la gente hmong, khmu, tai dam y otros. No sabemos si nuestros planes funcionarán, pero los sometemos a Dios. Vamos a donde nos llama ", explica Beun.

En una comida que el equipo de Puertas Abiertas compartió con el equipo de Beun, uno de sus seis hombres nos cuenta lo que sucedió cuando toda su familia fue expulsada de la tribu por ser cristiana. "No encontré ningún otro lugar para vivir, vivimos en el bosque durante diez años, hasta que el jefe de la tribu vino y nos llamó para volver a la aldea. Intentamos formar una iglesia doméstica en nuestra casa, pero el gobernador de la provincia y el jefe de la aldea no lo permitieron. Fue entonces que conocíamos a Beun y nos unimos a su iglesia. Él me enseña a compartir el evangelio y a predicar, y ahora me está ayudando a organizar mi propia iglesia doméstica ", dice Sipho, de 25 años.

"Mi vida es mucho mejor con Cristo"

Otro discípulo, Jet *, nos cuenta cómo se convirtió al ser sanado de una enfermedad. "Mi vida ha mejorado y empecé a compartir el evangelio. Ahora tengo mi propia iglesia doméstica en mi aldea ". Jet fue acusado falsamente de "vender jóvenes para extranjeros", pero sabe que la acusación sólo sucedió porque es cristiano. Sin embargo, no desiste: "Si tengo que comparar mi vieja vida con mi vida ahora, mi vida es mucho mejor con Cristo", afirma.

Sólo en mayo de 2018, siete personas se convirtieron y fueron bautizadas. Ellas continúan firmes en la caminata con Cristo. Pero la cosecha no siempre es fácil en Laos. Beun cuenta que muchas veces la gente oye el evangelio y lo acepta rápidamente, pero después olvidan el compromiso que hicieron. Por otro lado, "cuando se convierten verdaderamente y entienden el cristianismo, la gente empieza a compartir las buenas nuevas, la fe de ellas permanece fuerte y ellas nunca vuelven atrás a sus antiguas creencias, no importa cuán difícil sea", concluye.

Es la participación de los socios de Puertas Abiertas la que nos permite invertir en el ministerio de Beun y ser parte de su lucha y jornada. Él agradece: "Agradezco a Jesús por ustedes que continúen orando por mí y por nuestro ministerio aquí en Laos. Agradezco a ustedes por esta oportunidad de compartir mi historia con cristianos de todo el mundo. Gracias por su apoyo ".

* Nombres modificados por seguridad.