¿Cómo es ser un cristiano en Vietnam?

En una entrevista a Puertas Abiertas, el pastor Thang relató las dificultades de seguir a Cristo en un país donde los cristianos no son bienvenidos
¿Cómo es ser un cristiano en Vietnam? Pastor Thang relata cómo es ser un cristiano en Vietnam, país de mayoría budista

El pastor Thang * es líder de una iglesia en Vietnam. Él enfrentó rechazo por parte de su familia y acoso del gobierno a causa de su fe en Jesús. Hoy, él ve a otros cristianos como su familia, y entiende que su apoyo y oraciones están capacitando a cuidar de otros que también están enfrentando persecución.

Recientemente, un equipo de Puertas Abiertas viajó para Vietnam, visitó Thang y él compartió sobre la realidad de los cristianos en Vietnam, los desafíos que él enfrentó y el aliento que él encuentra en saber que tiene una familia global que está con él.

Contra su propia cultura

"Los cristianos son conocidos por sus estilos de vida y por la manera que hablan. En Vietnam, los cristianos tienen problemas con sus vecinos, amigos y familiares. Eso porque ser cristiano significa estar en contra de la familia, de la cultura y del pueblo vietnamita. A los vecinos no les gusta los cristianos y, por ello, son oprimidos", relató el pastor.

Según él, en Vietnam "la gente puede golpear a los cristianos”. Y relató: "Una de las dificultades que tuvimos en el pasado fue que nuestra iglesia no fue reconocida por el gobierno. No teníamos status legal, así que nos impidieron adorar. Ellos incluso hicieron grabaciones en vídeo de nuestra congregación y nos impidieron tener reuniones de la iglesia ".

En general, el gobierno vietnamita cree que los cristianos son una secta de estadounidenses. "Ellos nos preguntan cuánto dinero tenemos y cuánto podemos pagar. El gobierno cree que trabajamos para los americanos y nos preguntan cuánto recibimos de ellos y cuánto pagamos por las personas de la iglesia ", agregó el Thang.

Antes y después de Cristo

"Cuando le entregué mi vida a Cristo, mi vida cambió totalmente", reveló el cristiano. "Cuando eres cristiano, quieres compartir el evangelio con todos. Y cuando lo haces en Vietnam, los problemas comienzan, porque la gente pasa a odiarnos y quiere golpearnos", afirmó Thang.

"Antes de hacerme cristiano, mi familia hacía comidas y yo bebía mucho, siempre estaba borracho. Pero cuando me convertí al cristianismo, dejé de beber. Para ellos, eso significa que ya no puedo formar parte de la familia porque no bebo. Pero ahora tengo una nueva familia, los otros cristianos, que son muy especiales ", contó el pastor.

"Yo sentía que Dios nos dio experiencia, por ejemplo, fui rechazado por la familia, los vecinos y la sociedad. Esa fue mi realidad. Entonces, ahora puedo tener compasión por las personas con quienes comparto el evangelio. Yo leo en la Biblia para alegrarme con aquellos que se alegran y llorar con aquellos que lloran. Esto es muy especial para mí, porque podemos compartir la felicidad juntos y estar tristes con la gente cuando están tristes, y no necesitamos hacerlo solos. Mis hermanos y hermanas cristianos se convirtieron en mi familia ", añadió el pastor vietnamita.

* Nombre cambiado por seguridad.

Lee también: 

Seis días después de su conversión, Choj lo perdió todo 

Es posible elegir a Cristo ante la presión

La fuerza que viene de la familia de la fe