CAMBIOS EN LA VIDA DE LA PRISIONERA 42

Después de un año en la cárcel, se convirtió en la prisionera 1445
CAMBIOS EN LA VIDA DE LA PRISIONERA 42 La historia de esta prisionera es más común de lo que imaginas. Ora por los cristianos presos en esta nación (foto representativa)

La prisionera 42 en un centro de detención en Corea del Norte era cristiana. Si aún no has leído la primera parte de su historia puedes leerla aquí.

Cierto día, ella fue llamada para salir de su celda para asistir al tribunal. Ella cuenta: "En el tribunal, no había abogado para representarme. Sólo me paré delante del juez con guardias detrás de mí. Pero yo no estaba sola, mi marido estaba allí también. Sus ojos se encontraron con los míos y su mirada era la más triste que yo había visto; él había llorado mucho. Yo tenía tanto que decirle y sabía que él también, pero no podíamos decirnos ni una sola palabra. El juez preguntó si quería divorciarse de mí. Con la voz entrecortada, él dijo que sí.

La cristiana entendió que el marido tuvo que hacer esa decisión para su propio bien y el de los hijos, pues toda la familia sería castigada si no se divorciaba. Ella recibió la pena de cuatro años en un campo de trabajo forzado, donde su número ahora era 1445. Ella pensaba que nada sería peor que un año en el centro de detención sin ver la luz del sol o sentir el viento soplar, hasta que llegó a este lugar. “Al llegar al campo, vi cosas sin forma moviéndose y tomé algunos momentos para percibir que eran personas. Algunas estaban curvadas, otras sin un brazo o una pierna. Miré a mis brazos y piernas, flacos como palillos de fósforo; yo no estaba mucho mejor que los otros prisioneros ", cuenta.

Dos años en el campo de trabajo forzado

En el campo, ella trabajaba 12 horas al día o incluso más. Los días eran largos, pero al menos no estaba sola, encerrada en una celda. Un día, cuando se enfermó, tuvo que quedarse de reposo en su celda. Entonces, pensó que estaba sola, cuando vio una manta moviéndose en la esquina. Había una persona debajo de ella y, al acercarse, oyó un sonido familiar. Era una mujer y ella estaba orando en lenguas. Después de observarla por días, la prisionera 1445 se acercó a la mujer y dijo: "Saludos en el nombre de Jesús". Ella casi tuvo un ataque del corazón.

Después de eso, formaron una iglesia secreta dentro del campo. Cuando tenían la oportunidad de estar solas y en seguridad, oraban el Padre Nuestro. Ella confiesa: "Esta mujer era más valiente que yo, pues hablaba de Jesús a las demás personas. Y fue por eso que un día un coche vino a recogerla. Cuando la vi saliendo, sabía que la llevaban a una prisión de máxima seguridad, la temida kwan-li-so, a la que nadie sobrevive ".

La prisionera 1445, por su parte, tuvo la pena abreviada y se quedó en el campo por dos años; después de eso pudo reencontrarse con su marido e hijos. La certeza que tenía es que Dios estuvo con ella cada día, hora, minuto y segundo, así como estaba con su familia.

Ayúdales a sobrevivir
Ora por los muchos cristianos que se encuentran en prisiones y campos de trabajos forzados en Corea del Norte, para que queden firmes en la fe y testifiquen de Jesús a los demás. Además de orar, puedes contribuir para que nuestros hermanos tengan sus necesidades suplidas. Con tu donación, ellos recibirán medicamentos, comida y ropa.
¡Basta hacer click aquí y llevarles esperanza!