República de Yemen

República de Yemen

  • Capital: Saná
  • Región: Medio Oriente
  • Líder: Abd Rabbuh Mansur al-Hadi
  • Gobierno: En transición
  • Religión: Islamismo
  • Idioma: Árabe
  • Puntuación: 85
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
MILLONES

CRISTIANOS

ALGUNOS MILES


De acuerdo con las estadísticas de la World Christian Database (WCD), más del 99% de la población son musulmanes y alrededor del 0,65% son hindúes. De todos los musulmanes yemeníes, cerca del 65% son sunitas, principalmente en el sur y el este y cerca del 35% son chiíes ubicados en la esquina noroeste del país. La guerra actual evoluciona en torno al conflicto sunita-chií, con Arabia Saudita e Irán también involucrados.

La guerra en Yemen ha llegado a altos niveles de violencia e ilegalidad, una situación que puede aumentar la opresión sobre las minorías, incluso los cristianos.

La Economist Intelligence Unit (EIU), el departamento de investigación de la revista inglesa The Economist, no prevé la conclusión de un acuerdo de paz en el futuro próximo, aunque el agotamiento de los recursos económicos y la presión militar pueden forzar los hutíes - movimiento político-religioso chiita zaidita - a un acuerdo hasta finales del 2017.

Mientras tanto, el país más pobre de Oriente Medio se encuentra en medio de una devastadora catástrofe humanitaria. Las condiciones del país desde el punto de vista humano y económico son tan malas que llevarán años para recuperarse. Altamente dependiente de la ayuda exterior, el país es muy vulnerable a factores económicos externos, como la caída en los precios del petróleo que afectan el apoyo financiero para la reconstrucción de los aliados del Golfo.


Notas sobre la situación actual
Los analistas de la EIU predijeron, en un informe de junio del 2017, que los grupos yihadistas "sigan siendo una amenaza en el período entre 2017-2021". Los grupos islámicos radicales son un importante motor de la principal opresión islámica del mecanismo de persecución religiosa en Yemen, y eso no es una buena señal para la libertad de las minorías religiosas del país, en particular los cristianos. La situación es muy delicada, ya que la mayoría de la comunidad cristiana está compuesta por cristianos nativos de origen musulmán. Por otro lado, en medio de la inseguridad de la guerra, se dice que, como nunca antes, musulmanes se están volviendo a Cristo.

La mayor autoridad islámica saudita, el Gran Muftí, emitió una fetua (pronunciamiento religioso específico) en el 2012, pidiendo la destrucción de todas las iglesias cristianas en la Península Arábiga, que incluye necesariamente a Yemen. Después de que los legisladores en Kuwait hicieron un esfuerzo para aprobar leyes que prohíben la construcción de nuevas iglesias en el 2015, el Gran Muftí repitió ese llamamiento y dijo que la destrucción de todas las iglesias en la región era absolutamente necesaria y exigida por la ley islámica.
 

Yemen es un país relativamente "joven". Yemen del Norte, basado en clanes, y Yemen del Partido Comunista se fusionaron en 1990 tras años de conflicto armado. Aún hoy, el movimiento separatista en el Sur sigue siendo fuerte y lucha por la independencia. En la parte norte del país, ha habido mucha violencia y lucha tribal en los últimos años. El clan Houthi afirma luchar contra la opresión del gobierno y quiere la restauración del dominio chií en el norte de Yemen, que es principalmente sunita.

Desde la expulsión del ex presidente Ali Abdullah Saleh en el 2012, Yemen ha visto turbulencias políticas y violencia esporádica. En el vacío de poder, militantes y rebeldes -incluidos grupos afiliados a Al Qaeda y al Estado islámico- luchan por obtener el control del territorio.

En septiembre del 2014, las protestas de los Houthis degeneraron en combates con fuerzas rivales, como el Islah, el principal partido islámico radical suní de Yemen. En marzo del 2015, después de asumir el aeropuerto de la capital de Yemen en Saná, ministerios gubernamentales cruciales y zonas del norte del país, los chiitas houthis forzaron al presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi y su gobierno al exilio en Arabia Saudita. En julio del 2015, las fuerzas leales al gobierno y las milicias del Sur recuperaron el control de Aden, apoyadas por las tropas y ataques aéreos de la coalición sunita saudita, iniciada en marzo de aquel año. Arabia Saudí comenzó esta operación militar contra los huestes, parte como un intento de contrarrestar la influencia de Irán en su "patio trasero". En septiembre, el presidente Hadi regresó a Aden.

El Factbook de CIA - informes del gobierno federal de Estados Unidos - afirma: "La lucha entre las fuerzas alineadas houthis y los grupos de resistencia apoyados por la coalición liderada por los sauditas continuó hasta el 2016. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) negoció una interrupción de las hostilidades, lo que redujo ataques aéreos y luchas en todo el país por varios meses a mediados del 2016.

Mientras tanto, las negociaciones de paz apoyadas por la ONU en Kuwait terminaron en agosto del 2016 sin acuerdo. El conflicto ha aumentado, y los intentos subsiguientes de declarar un alto al fuego o reanudar las conversaciones de paz han fracasado. Los houthis y el partido político del ex presidente Ali Abdullah Saleh anunciaron un Consejo Político Supremo y un Gobierno Nacional de la Salvación, incluido un primer ministro y varias decenas de miembros del gabinete, en noviembre del 2016, para gobernar en Saná y desafiar aún más la legitimidad del gobierno del presidente yemení, Abd Rabbuh Mansur al-Hadi.

Situación política y social actual
"Abd Rabbuh Mansur al-Hadi. llegó al poder en 2012, después de derrotar al entonces presidente Ali Abdullah Saleh en un intento de acabar con la agitación civil”, según indicó en el sitio de la red de noticias inglesa BBC (accedido el 20 de junio de 2017). Él renunció en enero de 2015 y huyó del país después de que los houthis reforzaran su control en Saná, la capital. Todavía es apoyado por Arabia Saudita y fuerzas leales que quieren combatir a los rebeldes houthis. Él creó una capital temporal en la ciudad de Aden. Yemen está actualmente en una situación de limbo político. Los houthis afirman que el parlamento fue disuelto y sustituido por un consejo revolucionario de transición, encabezado por Mohammed Ali al-Houthi. Pero el Consejo de Cooperación de las Naciones Unidas, Estados Unidos y el Golfo se niega a reconocer la regla de Houthi.
Hay un desempleo desenfrenado y el 80% de la población depende de la ayuda humanitaria. Los precios de las materias primas, como el agua y la harina, aumentaron.

En las ciudades asediadas, el aumento de precios fue de 5.000%. Los suministros de electricidad y agua discontinuaron en la mayoría de las áreas. Aunque la guerra pare, Yemen enfrenta desafíos a largo plazo, incluyendo la disminución de los recursos hídricos, el alto desempleo y una alta tasa de crecimiento poblacional. En las próximas dos décadas, Saná podría quedarse en seca. El cultivo de la droga popular del país es el principal culpable de la creciente escasez de agua. Un tercio de la población de Yemen está desnutrido e, incluso antes de la guerra, más del 45% vivían por debajo de la línea de pobreza oficial.

A lo largo de Yemen, la sociedad tribal sigue siendo muy fuerte, y el gobierno es una institución secundaria para las formas tradicionales de gobernanza tribal. El gobierno no es susceptible de intervenir en conflictos intertribales, aunque las tribus dañen físicamente a los prisioneros.

La ley y el derecho tribales prohíben a los miembros de la tribu que la dejen o, en el caso de las mujeres, casarse fuera de la tribu, especialmente con un cristiano. El castigo por eso sería la muerte o la prohibición. De la misma manera, el islam es una identidad completa de todas las tribus en Yemen, y es la tribu que a menudo da una respuesta a aquellos que buscan abandonar el islam.
 

En los siglos antes de la llegada del islam, la Península Arábiga tenía un número considerable de judíos y sinagogas, los cristianos (probablemente los nestorianos - el nestorianismo es una doctrina cristológica propuesta por Nestorio, Patriarca de Constantinopla [428-431]) y templos de iglesias. Aún hoy, hay ruinas de una iglesia primitiva cerca de Jubail, en la parte oriental de la península. Ellas datan del siglo 4, dicen ser la iglesia más antigua del mundo.

Hay diferentes tradiciones sobre cómo el cristianismo llegó a la Península Arábiga. De acuerdo con una tradición, un comerciante de Najran (en la punta sur de Arabia Saudita) se convirtió al cristianismo durante uno de sus viajes al actual Irak a principios del siglo 5. Junto con su familia, formó una casa-iglesia. Otra tradición sugiere que un enviado del emperador romano Constancio predicaba la fe cristiana al rey Himyarite del Sur de Arabia que, como resultado, se convirtió. Ambas tradiciones dicen que las iglesias fueron construidas particularmente - pero no exclusivamente - en el sur de Arabia, que incluye el moderno Yemen, donde la mayoría de los cristianos parece haberse establecido.

Un momento importante en la historia del cristianismo en la Península Arábiga fue la masacre de más de 200 cristianos en Najran (que se convirtió en la primera ciudad cristiana) por Yusuf rey de los Himyarites después de negarse a convertirse al judaísmo. Después de la llegada del nestorianismo, el cristianismo continuó creciendo y hasta floreció en el siglo 5. Durante cientos de años, tribus y comerciantes cristianos vivieron y viajaron por las vastas planicies de la Península Arábiga.
Todo esto cambió con la conquista del Islam (siglos 7 a 10), cuando los judíos y los cristianos se convirtieron al islamismo voluntariamente o bajo coacción, y muchos otros fueron expulsados.

Según el artículo Cristianismo en el nacimiento del Islam (Stratfor, 23 de abril de 2016), en los últimos siglos, la Península Arábiga se ha vuelto abrumadoramente islámica y el cristianismo ha perdido significado. Durante 13 siglos, el papel histórico del cristianismo en la región fue olvidado y era difícil imaginar que cualquier otra religión pudiera coexistir con el Islam en su lugar de nacimiento. Esto cambió en el siglo 19 después de que Gran Bretaña hizo una serie de tratados y creó un protectorado en la parte oriental de la Península Arábiga. Los cristianos comenzaron a entrar en Omán, Baréin, Qatar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos, y con la llegada de esos trabajadores extranjeros, las primeras iglesias comenzaron a aparecer (con excepción de Arabia Saudita).

Para garantizar el acceso a su colonia en la India, los británicos establecieron un área de protectorado alrededor del puerto del sur de Aden, en el siglo 19. Al final de este siglo, el primer misionero occidental, Scott, llegó a Yemen. En los años siguientes, se creó un ministerio médico que también abrió el camino para la difusión del evangelio.

En el resto de la Península Arábiga, las iglesias desempeñaron un papel importante en la prestación de atención médica y en las escuelas, especialmente en la era pre-petrolífera. El boom del petróleo en la década de 1970 llevó a una enorme expansión del desarrollo local, infraestructura y fuerza de trabajo, con más trabajadores extranjeros provenientes de Asia, África, otras partes de Oriente Medio y Oeste.
Al total, hoy, hay más de 15 millones de trabajadores extranjeros en el Golfo, de los cuales más de 3,5 millones son cristianos. Sin embargo, debido a la guerra civil, casi ningún extranjero occidental permaneció en Yemen.

Red actual de iglesias
Hay tres edificios oficiales de iglesias (dos católicos romanos y un anglicano) que se encuentran en Aden, en el extremo sur. Debido a la actual guerra civil, estos han sido dañados y no están en uso, pero ya habían atendido a varios miles de cristianos extranjeros (principalmente del Sureste Asiático, del Oeste y países árabes) y refugiados (principalmente etíopes) que viven en el país.

Además de estas iglesias oficiales, no se permiten edificios de iglesia. Sin embargo, servicios semanales discretos se realizan en instalaciones privadas en algunas ciudades. Casi todos los extranjeros occidentales ya han dejado el país por razones de seguridad.
 

Acelerada por la guerra civil, la influencia de Al Qaeda en la Península Arábiga parece crecer aún más a medida que expande su control territorial en el sur de Yemen. Los grupos afiliados al Estado Islámico también están presentes en el país devastado por la guerra y comenzaron a atacar los blancos relacionados con los chiíes y el gobierno desde marzo del 2015.

Los edificios donde cristianos o extranjeros de países cristianos estaban trabajando también fueron blanco. En Aden, en el sur de Yemen, un hogar cristiano para ancianos y discapacitados fue atacado el 4 de marzo del 2016. Los atacantes mataron a 16 personas. Tom Uzhunnalil, el sacerdote indio, fue secuestrado por los asaltantes que, según las autoridades yemeníes, están conectados al Estado Islámico.
 

• Ora para que los cristianos extranjeros tengan sabiduría para lograr permanecer en Yemen, para que esté la sal y la luz de Cristo en esa tierra.
• Intercede por los cristianos en Yemen responsables por producir material cristiano, como historias bíblicas y cursos de discipulado. Que ellos sean inspirados por el Espíritu Santo. Ora también por aquellos que van a oír y leer el material.
• Además de la fuerte persecución religiosa, los cristianos también enfrentan extrema pobreza y falta de comida. Clama al Señor por misericordia y por el milagro de tener el pan de cada día en sus mesas.