Cisjordania, Franja de Gaza y Jerusalén

Cisjordania, Franja de Gaza y Jerusalén

  • Capital: Jerusalén Oriental
  • Región: Medio Oriente
  • Líder: Mahmoud Abbas
  • Gobierno: Democracia parlamentaria
  • Religión: Islamismo
  • Idioma: Árabe
  • Puntuación: 60
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
MILLONES

CRISTIANOS
MIL

La Unidad de Inteligencia Economista estima que los focos de tensión Israel-Palestina continuarán ocurriendo en Gaza y Cisjordania en los próximos años. La construcción de la nación y las reformas son dificultadas por divisiones (entre otros factores) entre Hamas y el Fatah. Se espera que el proceso de paz continúe, disminuyendo la posibilidad de nuevos actos de violencia. En su evaluación de riesgo, la investigación del IMC apuntó que tales actos pueden ocurrir, produciendo un conflicto entre Israel y Hamas o a una gran revolución armada similar a la primera y la segunda intifadas (levantamiento: es el nombre popular de dos rebeliones de los palestinos de Cisjordania y la franja de Gaza contra Israel). Afectando negativamente en la calidad de vida de todos los palestinos, incluidos los cristianos, impulsándolos a continua migración de este último.

Los cristianos se encuentran oprimidos frentes al conflicto Israel-Palestina, su etnia (israelí) les impone muchas restricciones y su religión los sitúa en una posición minoritaria dentro de la comunidad palestina. Las leyes en Cisjordania generalmente protegen la libertad religiosa, mientras que las de Gaza son más restrictas. A pesar de ser tolerados por Hamas, los cristianos son discriminados y amenazados por grupos radicales de vigilantes musulmanes en Gaza.

El número total de cristianos ha disminuido a lo largo del tiempo, debido a la migración y menores tasas de natalidad. Los motivos importantes para la migración son la presión causada por el conflicto Israel-Palestina y el declive económico en los Territorios Palestinos, además, de la posibilidad de lograr un nivel más alto de educación y los contactos con Occidente desempeñan un papel relevante en el fomento de la migración.

Después de que el Hamas islámico obtuvo una mayoría decisiva en las elecciones parlamentarias de 2006, se formó un gobierno de unidad nacional participando Hamas y Fatah. Las tensiones sobre el control de las fuerzas de seguridad palestinas llevaron a una guerra civil en Gaza, en la que Hamas asumió el poder por la fuerza en 2007.

Desde entonces han existido dos administraciones rivales dentro de la Autoridad Palestina. La relación entre los dos partidos políticos se caracteriza por la desconfianza, revelando la influencia del tribalismo y las rivalidades de los clanes dentro de la comunidad árabe-palestina. Los partidarios de uno fueron arrestados y abusados por el otro. Mientras tanto, Hamas está ganando popularidad tanto en la Franja de Gaza y en Cisjordania. Los esfuerzos de acercamiento entre Fatah y Hamas resultaron en la formación de un gobierno de unidad palestino en junio de 2014. Este movimiento fue destinado a abrir el camino a las elecciones parlamentarias, sin embargo, éstas no se realizaron mientras el gobierno de unidad renunció en junio de 2015. Miembros de Hamas también participaron en la conferencia de Fatah en noviembre de 2016, aunque las divisiones entre ambos continúan.

En julio de 2017, las medidas de seguridad israelíes en torno a la mezquita de Al Aqsa puestas tras el asesinato de dos policías israelíes, provocaron violentas protestas, causando la muerte de al menos seis personas. Tanto el Fatah como el Hamas condenaron las medidas pidiendo a los palestinos que protejan la mezquita. Después de dos semanas de protesta Israel eliminó todas las medidas de seguridad.

Durante los últimos años, se han observado militantes islámicos más radicales de lo que Hamas han actuado en Gaza y Cisjordania, ellos apelan especialmente para la juventud y para partidarios de Hamas o incluso de Fatah. A pesar de que esos grupos salafistas no poseen gran poder, no puede negarse su influencia. Son responsables de la mayoría de los ataques de bomba de Gaza en Israel y capaces de aumentar sus ataques. Como resultado de su influencia, de vez en cuando Hamas toma medidas islamistas, entre ellas, una campaña moral lanzada en enero de 2013, verificando las ropas femeninas donde el hijab fue obligatorio en las escuelas secundarias y los hombres fueron prohibidos de trabajar como peluqueros para mujeres. Estas medidas fueron revertidas tras la resistencia de la población local, el occidente y activistas de los derechos humanos. Gaza sigue siendo un terreno de reclutamiento fértil que hace del radicalismo violento una amenaza real, esto se percibe como una situación sin esperanza, existe la sensación de que nadie se preocupa por ellos y la influencia de las fuerzas islámicas politizadas parece inevitable. Los conflictos de la Primavera Árabe sólo se sumaron a eso y los salafistas de Gaza están luchando en Siria, volviéndose más radicalizados.

Aunque Cisjordania y Gaza forman parte de los territorios palestinos sus diferencias son considerables. El 38% de los habitantes de Gaza viven en la pobreza, mientras que sólo el 22% de los jordanos están por debajo de la línea de pobreza (estimación de 2014).

El diario de Gaza está fuertemente influenciado por el bloqueo económico israelí/egipcio impuesto desde 2007, cuando Hamás asumió el poder. La tasa de desempleo es del 42% en Gaza y el 18% en Cisjordania (estimación de 2016). Existen diferencias a nivel legislativo, tales como: el código legal en Gaza sigue la ley egipcia, mientras que en Cisjordania sigue la ley jordana, a pesar de las leyes aprobadas para unificar ambos códigos. Desde 2007 las dos áreas han sido gobernadas por diferentes gobiernos; Gaza es gobernada por el Hamas islámico y Cisjordania es gobernada por Fatah, cuya administración es más moderada. Al menos el 60% de Cisjordania está bajo el control total de Israel. Asimismo, el nivel de persecución en estas dos áreas es diferente, en Gaza la persecución es peor, militantes islámicos y la sociedad islámica conservadora desempeñan un papel más significativo que en Cisjordania.
 

Desde el comienzo de la era cristiana, los cristianos viven en la región. Al principio éstos eran en su mayoría judíos que creían en Jesús y más tarde cristianos de otras naciones llegaron a “Tierra Santa” de visita o para vivir allí permanentemente. Aunque la Iglesia no siempre ha desempeñado un papel positivo en el área, es decir, durante las Cruzadas siempre hubo una presencia de cristianos de todo tipo de denominaciones y nacionalidades. En el siglo VII fueron invadidos por ejércitos árabes musulmanes y a partir del siglo IX los cristianos han sido una minoría, viviendo en la tierra bajo autoridad islámica. Mientras ellos pagarán la jizya, un impuesto para los no-musulmánes conquistados (dhimmis) y no intentarán evangelizar a los musulmanes serían autorizados a practicar su religión. A medida que los misioneros extranjeros comenzaron a trabajar en Oriente Medio, las iglesias evangélicas se establecieron y su enfoque difería de las iglesias más históricas, es decir, presentar el Evangelio como novedad para todos incluyendo los musulmanes, hoy eso provoca más tensión. Probablemente los cristianos ex musulmanes tendrán problemas y serán perseguidos.

La mayoría de los cristianos étnicos son ortodoxos griegos o católicos romanos y también existen varias denominaciones protestantes. Los cristianos están disminuyendo en número, encontrándose especialmente en las ciudades de Jerusalén, Ramallah, Nablus y Belén. También hay comunidades cristianas menores en otros lugares, incluyendo judíos mesiánicos. Hay también una pequeña pero creciente comunidad de cristianos con formación musulmana, que enfrenta la persecución más severa. La integración de las iglesias evangélicas no siempre es fácil, donde muchos de estos convertidos se reúnen en congregaciones separadas, la mayor parte del tiempo en secreto.
 

El conflicto Israel-Palestina causa muchos desafíos para los cristianos nativos; su etnia recibe muchas restricciones del lado israelí y su religión los coloca en una posición minoritaria dentro de la comunidad palestina mayoritaria. Los territorios son gobernados o impactados por tres gobiernos diferentes; el partido de Fatah en el poder de Cisjordania está formalmente basado en principios seculares (no islamistas) y los cristianos gozan de varios derechos, aun siendo activos en los más altos niveles de gobierno.

En Gaza, aunque los cristianos son ampliamente tolerados por el Hamas islámico, sus derechos no están garantizados. En los últimos años los cristianos de la Franja de Gaza se enfrentan a amenazas de grupos islámicos radicales, en 2016 no hubo incidentes reportados. La ley militar israelí es válida en partes de Cisjordania, restringiendo grandemente el movimiento de todos los palestinos, incluidos los cristianos. A lo largo del tiempo El número total de cristianos ha disminuido en las dos áreas debido a la migración y menores tasas de natalidad. Un rayo de esperanza es el pequeño pero creciente número de convertidos del islam al cristianismo.

Según las estadísticas de la World Christian Database (WCD) la mayoría de los habitantes de los Territorios Palestinos está formada por musulmanes. Los cristianos son el segundo grupo religioso más grande.
 

•    Ora por los cristianos en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén que sufren las limitaciones causadas por los conflictos políticos.

•    Intercede también para que Dios les conceda la capacidad de compartir el amor de Cristo en todas las circunstancias.

•    Ora para que la unidad del cuerpo de Cristo sea celebrada y se haga visible entre ellos para que sirvan de testimonio para todos.