REPÚBLICA ÁRABE DE SIRIA

REPÚBLICA ÁRABE DE SIRIA

  • Capital: Damasco
  • Región: Medio Oriente
  • Líder: Bashar al-Ásad
  • Gobierno: República semipresidencialista
  • Religión: Islamismo
  • Idioma: Árabe
  • Puntuación: 82
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
millones

CRISTIANOS
mil

¿DE DÓNDE PROVIENE LA PERSECUCIÓN?
Opresión islámica:
Los militantes islámicos radicales siguen siendo una amenaza para los cristianos  y es particularmente  fuerte en áreas controladas por facciones de oposición islamista. En la segunda mitad de 2018 estas áreas de control cubrían menos del 25 % de Siria. Sin embargo aún en áreas controladas por el gobierno, los cristianos de trasfondo musulmán probablemente enfrentan la oposición de su familia y la comunidad debido a su fe.

Antagonismo étnico: Las  normas y valores tribales (p.ej. el honor de familia) son impuestos especialmente sobre los cristianos con un trasfondo musulmán, sobre todo en las áreas kurdas en el norte y en la región del desierto central. Como en muchos países del Oriente Medio, el tribalismo en Siria está muy mezclado con el Islam.
Paranoia dictatorial: En la Siria actual, esta persecución viene sobre todo de grupos armados que controlan partes de Siria y están dispuestos a usar cualquier medio para quedarse en el poder.

Corrupción y crimen organizado: En Siria, la corrupción y el crimen organizados ocurren en la situación de guerra civil de impunidad y anarquía. La corrupción se extiende, también afectando el acceso a alimentos y a la asistencia médica. Los sirios de diferentes trasfondos religiosos están siendo secuestrados. Detrás del secuestro de cristianos hay motivos financieros, políticos e ideológicos.


Grupos islámicos militantes amenazan a todos los cristianos. La familia extendida es la fuente principal de persecución de los que se convierte del Islam. Las autoridades de gobierno son conocidas por restringir las actividades de los cristianos evangélicos y convertidos para prevenir la inestabilidad. Ellos a veces son interrogados y supervisados. Esta actividad de la policía a veces es instigada por la familia de los convertidos o incluso iglesias históricas. El discurso de odio contra los cristianos por parte de líderes Islámicos ocurre, pero no está permitido en áreas controladas por el gobierno. Los líderes religiosos musulmanes también son conocidos por hacer presión sobre los convertidos, directa o indirectamente a través de sus familias o agencias de seguridad.

¿CÓMO VIVEN LOS CRISTIANOS EN ESTA NACIÓN?
Debido a su exposición pública, sobre todo los líderes de iglesias históricas son objetivos para secuestros. Pero las congregaciones Bautistas, Evangélicas y Pentecostales también están en una posición vulnerable, ya que son conocidas por su orientación más Occidental, fragmentación, falta de liderazgo fuerte y falta de un portavoz extranjero (p.ej. un Papa u obispo) quien pueda hablar de su nombre.

En áreas controladas por grupos islámicos radicales, las iglesias más históricas han sido o demolidas o usadas como centros islámicos. Las expresiones públicas de fe cristiana están prohibidas y los edificios de iglesia o los monasterios no pueden ser reparados o restaurados independientemente de si el daño fue colateral o intencional. En áreas controladas por el gobierno hay menos supervisión a los cristianos debido a las circunstancias de guerra. La reputación política de denominaciones, iglesias y líderes de iglesia locales juega un papel importante en el nivel de persecución u opresión que ellos enfrentan por parte de los grupos que luchan contra el Presidente Assad. Los cristianos de un trasfondo musulmán son especialmente presionados por sus familias, debido a que su conversión les trae la gran deshonra. Esto es particularmente cierto en áreas de mayoría Sunita, donde los convertidos se arriesgan a ser expulsados de sus casas familiares o cosas peores. La presión de la familia es algo menos intensa en áreas kurdas, ya que los Sunitas kurdos generalmente son menos radicales. De hecho, en el norte de la gobernación de Aleppo hay comunidades kurdas cristianas reconocidas.

EJEMPLOS DE PERSECUCIÓN

En las circunstancias caóticas de la guerra a menudo no está claro si los motivos son motivados por la religión o no. Muchas veces las motivaciones se mezclan. En los incidentes violentos contra los cristianos enumerados aquí, solo incluimos aquellos casos en los que la comunidad cristiana local creía que había elementos específicos anticristianos. En general, no se incluyeron los incidentes en los que los cristianos sufrieron daños o los bienes de propiedad de los cristianos en los enfrentamientos entre el gobierno y las fuerzas rebeldes que podrían considerarse "daños colaterales". Se hizo una excepción para los casos en que estaban involucrados combatientes yihadistas (IS o grupos vinculados a al-Qaeda como Hay'at Tahrir al-Sham [HTS]), por ejemplo, al atacar a aldeas cristianas mayoritarias, incluidas las de la línea del frente.

• 7 de septiembre de 2018: Doce habitantes, incluidos seis niños, de Mardeh, una aldea cristiana en el noreste de Siria, murieron en un ataque con bomba. Veinte resultaron heridos en este ataque que, según informes, fue cometido por un grupo opositor vinculado a Al Qaeda y al Ejército Sirio Libre.
• Enero-marzo de 2018: se estima que 150 familias kurdas convertidas (en total unas 450 personas) abandonaron Afrín durante la ofensiva turca de enero-marzo de 2018 contra las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo, temerosas de ser capturadas por grupos militantes islámicos. Están dispersos entre los campos de refugiados alrededor de Afrin y la ciudad de Aleppo.
• Junio de 2018: el Ejército Sirio Libre confiscó la Iglesia de la Alianza en Afrín el 1 de junio de 2018 para usarla como base. También en Afrín, los militantes islámicos incendiaron la Iglesia del Buen Pastor y pintaron sus paredes con consignas yihadistas. Debido a la falta de sacerdotes, todas las iglesias en Afrín permanecen cerradas. Finalmente, se cerró una iglesia en casa para los conversos del Islam. Por razones de seguridad no se pueden dar detalles.
• Según la Comisión de Estados Unidos sobre el Informe Internacional 2018 sobre Libertad Religiosa, 25 cristianos aún están detenidos por el IS y otros dos líderes cristianos fueron secuestrados. Se conocieron varios otros casos, incluidos nueve jóvenes cristianos que fueron secuestrados por Unidades de Protección del Pueblo (militantes de YPG, la rama siria del PKK) en áreas kurdas en el norte de Siria para luchar contra las fuerzas turcas.
• HTS obligó a los cristianos en la provincia de Idlib a abandonar sus tierras agrícolas y, como tales, les robaron, al menos en parte, sus ingresos. Alrededor de 150 personas vinieron solo para obtener el pago de una pequeña parte de la cosecha, solo lo suficiente para sí mismos, pero se les robó el resto. Otros no se atrevieron a volver. En octubre de 2018, HTS reclamó todas las casas vacías en Idblib. Según el periódico árabe Asharq Al-Awsat, HTS había "enviado avisos a los propietarios cristianos de propiedades en Idlib para que entreguen sus propiedades a fines de noviembre". Una institución islámica egipcia citada en el artículo del 26 de noviembre de 2018, protestó contra esta medida y señaló que "atacar a los cristianos es una de las constantes de extremistas y terroristas, que siempre han matado a cristianos con diferentes pretextos" y consideran a los cristianos como un botín de guerra.

PETICIONES DE ORACIÓN

• Clama por la paz en Siria. Las noticias diarias que recibimos, principalmente de Aleppo, son sólo de destrucción. Ora por el fin de los combates y bombardeos.

• Presenta al Señor los más de 4,8 millones de refugiados sirios que se encuentran en los países vecinos y 1,1 millones que se han ido a Europa. Que ellos sean bien recibidos y vivan el amor de Cristo.

• Ora por el gobierno sirio, para que tome las decisiones correctas y que sean mejores para la población y el futuro del país.

• Ora por los cristianos que aún viven en lugares dominados por el Estado Islámico o por otros grupos extremistas, que ellos se aferren a Cristo y encuentren oportunidades para alentar y fortalecerse unos a otros.