El Estado de Qatar

El Estado de Qatar

  • Capital: Doha
  • Región: Medio Oriente - Península Arábiga
  • Líder: jeque Tamim bin Hamad al-Thani
  • Gobierno: Emirado absolutista
  • Religión: Islamismo
  • Idioma: Árabe
  • Puntuación: 63
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
MILLONES

CRISTIANOS
MIL

A pesar de la crisis política con Arabia Saudita y los países aliados, la situación política, social y económica de Qatar no parece inestable. En cierta forma, la crisis parece ser otra pieza de poder, sin la intención de convertirse en un conflicto armado. Por otro lado, el bloqueo podría perjudicar la economía de Qatar a largo plazo, lo que podría causar una recaída económica para todos los trabajadores inmigrantes en el país, incluyendo a los cristianos.

Otro gran desafío para el país es mantener sus patrones culturales y religiosos en medio de la rápida modernización y el desarrollo. Mientras se prepara para la Copa del Mundo de 2022, Qatar y su tratamiento deplorable para con los trabajadores migrantes tienen cada vez más captado la atención del mundo. Bajo la presión de Occidente, Qatar ha hecho pequeñas reformas en las condiciones de trabajo para migrantes, de acuerdo con organizaciones de derechos humanos. A pesar de la presión para mejorar los derechos humanos en Qatar, no se prevén grandes mejoras en el estricto país islámico, conocido por su control general de la sociedad. Como tal, no se esperan cambios importantes en la libertad religiosa para los cristianos en un futuro próximo.

Notas sobre la situación actual

• El gobierno ha suministrado tierras para las iglesias, pero esto puede hacer que los lugares de los cristianos sean considerados "guetos". Esto también significa que los cristianos pueden ser fácilmente controlados y monitoreados, lo que normalmente ocurre bajo el pretexto de su seguridad.

• Hay muchos cristianos y musulmanes expatriados.
 

Desde que declaró la independencia de Gran Bretaña en 1971, Qatar pasó por cambios económicos, sociales y políticos masivos. El país está dominado por la familia al-Thani desde hace casi 150 años. Una vez una nación pobre de pescadores, Qatar se convirtió en un país próspero y moderno, debido a la explotación de campos de petróleo y gas desde la década de 1940.

Hasta junio de 2017, Qatar parecía ser una nación estable, manteniendo relaciones amistosas con Estados Unidos y Arabia Saudita, pero también con Irán, Hamás y Hezbolá (grupos armados islámicos). Es también la única nación árabe que tiene relaciones comerciales con Israel. Además de algunas protestas en línea, la primavera árabe no parece haber causado ningún trastorno en Qatar, a pesar de su papel activo en el exterior. Esto cambió repentinamente cuando algunos países del Golfo y Egipto, liderados por Arabia Saudita, cortaron todos los vínculos diplomáticos y económicos entre el 5 y el 6 de junio de 2017. Desde entonces, todas las fronteras terrestres y marítimas entre Qatar y, respectivamente, Arabia Saudí, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos se cerraron.

El motivo oficial del boicot es el supuesto apoyo de Qatar a grupos terroristas. Más importante es el papel bastante independiente que Qatar intentó establecer para sí, especialmente a través de su estación de noticias al-Jazeera (AJ), el canal de televisión por satélite más asistido del Medio Oriente, fundado en 1996. Se decía que era un motor de la Primavera Árabe y también sirvió como portavoz para líderes e insurgentes de la oposición. La AJ tampoco dejó de criticar a los gobiernos de los países vecinos, y eso podría haber provocado la ira de Arabia Saudita y sus aliados. Al lado de eso, Qatar mantuvo lazos amistosos con Irán, el archi-enemigo del reino saudita. Con ese movimiento, Arabia Saudita puede intentar forzar a Qatar a volver al papel de vasallo que tuvo en el pasado. Aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, probablemente (e indirectamente) haya alentado a los sauditas a dar ese paso, el gobierno norteamericano, aliado estratégico de ambos países, pidió a los dos gobiernos que encuentren una solución pacífica al conflicto. No parece que la crisis se resuelva a corto plazo.

Situación política y social actual
Además de algunas protestas en línea contra el poderoso Emir y su política extranjera pro-Occidente, casi no hubo críticas abiertas contra el gobierno o revueltas en Qatar.

Los salarios para los miembros del servicio de seguridad y otros funcionarios del sector público del país se han incrementado considerablemente y se han anunciado algunas reformas de políticas internas, pero no se consideran más que "cosméticas" y sólo pretenden impedir la crítica del apoyo de Qatar a los movimientos de oposición en el exterior, debido a la propia falta de democracia del país. Por otro lado, los ciudadanos conservadores, de mayoría Wahhabi (doctrina islámica), no son tan favorables a la democracia. Ellos la ven como un concepto occidental que lleva a situaciones difíciles, como muestran varios países árabes democratizados. Inusual para la región, no existe un descontento social o económico, ya que el Estado distribuye generosamente su riqueza. Esta saturación materialista conduce a la apatía política. Otro factor es la poca influencia política que los estudiosos religiosos tienen y la ausencia de grupos intolerantes. Sin embargo, Qatar hizo y desempeñó un papel activo en la primavera árabe en el exterior, especialmente en Libia, donde cooperó en la intervención militar.

En Irak y Siria, como en Libia, está ayudando a los radicales islámicos. Sin embargo, apoyó al gobierno de Bahrein enviando tropas para reprimir chiitas (segmento islámico) rebeldes. La estabilidad en la región del Golfo y una agenda sunita (segmento islámico), pro-islámica, son, obviamente, factores importantes aquí.

Qatar - que tiene las mayores reservas de gas natural del mundo - tuvo la mayor tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial por años. El petróleo desempeña un papel fundamental en muchos aspectos. "A pesar de los esfuerzos de diversificación del gobierno, los ingresos de petróleo y gas todavía representan cerca de la mitad del PIB, cerca del 90% de los ingresos fiscales y la mayor parte de las exportaciones, haciendo que el país sea altamente vulnerable a las balanzas de precios globales, a Focus Economics. Por otro lado, la pobreza crece entre algunas comunidades de migrantes, especialmente entre los nepaleses. El gobierno fomenta la diversificación de la economía y el desarrollo de una sociedad más basada en el conocimiento.

El gran número de trabajadores extranjeros también desempeña un papel importante en el progreso de Qatar. La población está compuesta casi totalmente de trabajadores migrantes - más del 80% de la población del país - y tiene el mayor índice de migrantes del mundo. Los expatriados (incluyendo algunos de Occidente) son generalmente percibidos y tratados por los locales como esclavos. Las condiciones de trabajo para estos migrantes pueden ser inhumanas y peligrosas; se enfrentan a la falta de salario, falta de condiciones de vida adecuadas (por ejemplo, campos de trabajo insalubres y superpoblados), violencia doméstica y abuso sexual. No es raro que mueran en el lugar de trabajo. El trabajo forzado y el tráfico de personas también son cuestiones importantes. Desde 2013, informes de grupos de la sociedad civil han revelado que los trabajadores en Qatar están experimentando la "esclavitud moderna". Esto se ha convertido en un problema serio, ya que Qatar se prepara para albergar la Copa del Mundo 2022. La acusación sobre la esclavitud moderna es particularmente relevante en el contexto del trabajo doméstico. Amnistía Internacional informó en abril de 2014: "Las autoridades de Qatar no están protegiendo a los trabajadores domésticos migrantes, se enfrentan a una explotación severa, incluyendo trabajo forzado y violencia física y sexual".
 

Hay una larga historia de presencia cristiana en el Golfo Árabe-Persa, cubriendo un período muy probable de finales del siglo 4 hasta al menos en el siglo 9. Varias teorías se desarrollaron en la cristianización parcial del área del Golfo. Por ejemplo, las tribus árabes que estaban en contacto directo con el centro cristiano en Al-Hira en Irak podrían haber desempeñado un papel en llevar la fe cristiana al Golfo. Además, la Iglesia de Oriente (nestorianos) puede haber desarrollado actividades misioneras en esta región que contribuyeron a la conversión de las poblaciones locales al cristianismo.

Otro factor podría haber sido la persecución de los nestorianos por Shapur II, que gobernó el Imperio Persa Sassanid de 309 a 379. Esto llevó a la migración de personas cristianas fuera del Imperio, tal vez para el Golfo.

En conclusión, existen muchas fuentes históricas que mencionan la presencia de obispos y monasterios en el Golfo y atestiguan la existencia de comunidades cristianas en esa región. Sin embargo, tras algunos siglos de la llegada del islamismo, el cristianismo había desaparecido. En los últimos 100 años, los expatriados -entre ellos cristianos- entraron en Qatar, especialmente después del descubrimiento del petróleo.

Red actual de iglesias
El culto público a otras religiones además del islamismo es restringido. La primera iglesia cristiana del país fue construida en 2008. Casi todos los cristianos en el país son expatriados, pero hay un puñado de cristianos catarianos de origen musulmán, además de varios de otras nacionalidades. La mayoría de los cristianos expatriados son católicos romanos.

Las denominaciones oficialmente reconocidas que utilizan instalaciones de la iglesia construidas oficialmente son las iglesias católicas romanas, ortodoxas griegas, ortodoxas sífilas, coptos ortodoxos, anglicanos y ortodoxas india. Otros grupos cristianos pueden operar bajo el patrocinio de estas iglesias reconocidas.
 

Qatar ha sido relativamente indulgente con la creciente comunidad de expatriados cristianos y ha suministrado tierra para construir iglesias. La segunda iglesia fue abierta en 2009. En 2015, la Iglesia Evangélica Filipina obtuvo reconocimiento y se concedió tierra a un lugar de culto junto a otras iglesias dentro del Complejo Religioso, y también se aprobó una iglesia maronita. Aunque la mayoría de los expatriados cristianos locales disfrutan de eso, hay un problema, ya que las iglesias concentradas en apenas un área se pueden considerar "guetos". Así, los cristianos son monitoreados y vigilados.

Los cristianos experimentan persecución en todos los niveles de la sociedad: el gobierno, la comunidad local y hasta la propia familia pueden ser peligrosos para los cristianos, especialmente para los convertidos del islam al cristianismo. Ninguna otra religión que el islamismo es vista como una fe aceptable y el conjunto de leyes islámicas, la sharia, prescribe una amplia gama de reglas para la vida personal, familiar y comunitaria. La sociedad de Qatar está vinculada por normas conservadoras islámicas, impuestas por los ciudadanos comunes y por el gobierno. La religión del estado es islamismo Wahhabi, estrictamente conservador.

Hay dos grupos de cristianos en Qatar, que están estrictamente separados unos de otros. Las comunidades de expatriados constituidas por trabajadores migrantes cristianos son el grupo más grande. El gobierno sólo les permite adorar a Dios en público en un lugar designado, fuera de la capital de Doha. Evangelizar a los musulmanes está estrictamente prohibido y pueden llevar a persecuciones y expulsiones del país. Muchos de esos trabajadores migrantes necesitan vivir y trabajar en condiciones precarias, mientras que el cristianismo aumenta su vulnerabilidad. A pesar de sus condiciones de vida, estas comunidades cristianas están creciendo.

El otro grupo consiste en cristianos ex musulmanes. Ambos convertidos de origen indígena y migratorio se enfrentan al peor de la persecución. Muchos indígenas se convierten fuera del país. Se enfrentan a la presión de los miembros de la familia y de la comunidad local para negar la fe cristiana. Los migrantes convertidos enfrentan alta presión y son controlados por su ambiente social en los campos de trabajo en que viven. Incluso sus empleadores pueden ser una fuente de persecución. Tanto los convertidos indígenas como los migrantes tienen riesgo de discriminación, acoso, monitoreo de la policía y todo tipo de intimidación por grupos de vigilantes. Además, un cambio de fe (dejar el islamismo) no es oficialmente reconocido y puede conducir a problemas legales en el ámbito personal y en las cuestiones de propiedad. Sin embargo, casi nunca hay informes de que los cristianos sean muertos, presos o perjudicados por la fe.
 

• Clama por derecho a la igualdad civil para los cristianos del país. Ora para que la población sea dirigida a buscar la justicia y la libertad.

• Intercede por los trabajadores migrantes y por las personas que son víctimas del tráfico de personas, que enfrentan condiciones de vida terribles. Que ellos encuentren paz en el Señor y alivio en la esperanza futura.

• Ora para que la comunidad internacional cubra los resultados de los cambios en las condiciones de trabajo de la población local, ahora que los ojos del mundo están dirigidos a Qatar, que albergará la Copa del Mundo 2022.