República Popular Democrática de Corea

República Popular Democrática de Corea

  • Capital: Pyongyang
  • Región: Noreste Asiático
  • Líder: Kim Jong-un
  • Gobierno: Dictadura comunista
  • Religión: Mayoría ateísta o sin religión; creencias tradicionales, como el budismo y el confucianismo
  • Idioma: Coreano
  • Puntuación: 94
  • Fuente de Persecución: Paranoia Dictatorial

POBLACIÓN
MILLONES

CRISTIANOS
MIL

Corea del Norte lidera la Lista Mundial de la Persecución por el 16º año consecutivo. En el país, los derechos a la libertad de pensamiento, religión, expresión e información no se respetan, y no hay ningún cambio con respecto a la situación de la iglesia desde hace años: los cristianos enfrentan niveles de presión extremos en todas las áreas de la vida, combinados con alto grado de violencia.

En la nación más cerrada del mundo, el cristianismo es visto como occidental y hostil y se espera que los ciudadanos adoren solamente a la familia Kim, que gobierna el país desde su fundación, en 1948.

Por eso, los cristianos ocultan su fe incluso de su propia familia temiendo ser arrestados y enviados a campos de trabajos forzados. El ejercicio de la fe cristiana en comunidad también es afectado, ya que las iglesias no pueden existir, y reunirse con otros cristianos es una actividad peligrosa, así como leer la Biblia o expresar la fe cristiana en todos los modos.

A pesar de la dificultad en confirmar el número de cristianos en un ambiente altamente restrictivo, Puertas Abiertas estima que existen entre 200 mil y 400 mil cristianos en el país. Independiente de los números, las estadísticas muestran que la iglesia secreta y doméstica está creciendo de forma lenta pero firme.

El asesinato del medio hermano de Kim Jong-un, Kim Jong-nam, en Kuala Lumpur, en febrero de 2017, muestra la crueldad del régimen, cuando se ve amenazado. La muerte de Otto Warmbier, estudiante norteamericano después de 14 meses en un campo de trabajos forzados también destacó la terrible situación vivida en el país. Hay un dicho norcoreano que ilustra bien la mentalidad de la sociedad: “Donde hay dos o tres personas reunidas, una es un espía.”

Situación política y social reciente

Kim Jong-un demostró un estilo diferente al liderazgo de su padre, y busca asemejarse más a su abuelo, apareciendo más comunicativo y benevolente en público. Sin embargo, esto no significa ningún cambio en la ideología o el liderazgo. Kim Jong-un fue proclamado el "Gran Sucesor" y recibió los títulos de "Líder Supremo" y "Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas". Más importante aún, ocupa posiciones centrales en todas las potencias importantes: Partido, Estado y Ejército al ocupar el cargo de Primer Secretario del Partido de los Trabajadores de Corea.

Además de las pruebas nucleares recientes, Kim Jong-un parece estar ansioso por aislar al país de las pocas naciones "amigables" remanentes. No midió palabras al apuntar el desarrollo actual de China al abrir el 7º Congreso del Partido en mayo de 2016, diciendo: "A pesar del inmundo viento de la libertad burguesa y de la reforma y de la apertura en nuestra región, mantenemos el espíritu de songun [primero la fuerza militar] en que rifles vuelan y avanzan de acuerdo con el camino del socialismo que elegimos".
La corrupción del gobierno y el hambre son otras grandes amenazas a la población. 

Millones de personas sufren de inseguridad alimentaria crónica en diversos grados, altas tasas de desnutrición y problemas económicos. Además, según el órgano Transparencia Internacional, Corea del Norte es el país más corrupto del mundo (posición compartida con Afganistán y Somalia).

Corea del Norte también enfrenta un alto potencial de desastres naturales, lluvias torrenciales, tifones, inundaciones y olas de tormenta ocurren anualmente. La erosión y sedimentación del suelo, deslizamientos de tierra, sequías y tormentas de polvo y arena representan serias amenazas a la vida y a los medios de subsistencia en el país.
Los informes de las Naciones Unidas siguen mostrando que millones de personas norcoreanas sufren de inseguridad alimentaria crónica (en varios grados), altas tasas de desnutrición y problemas económicos profundamente arraigados. Los niños pequeños, las mujeres embarazadas, los lactantes y los ancianos son los más vulnerables.

El país necesita ayuda internacional, lo que causa nuevos problemas, ya que el régimen restringe el acceso a los ciudadanos necesitados. Por otro lado, un creciente sector privado informal con mercados aparece en general en las ciudades más grandes. Las personas cada vez más usan ese tipo de negociación, lo que, al menos en teoría, es contrario a las enseñanzas del país.

Otro medio importante para que el gobierno obtenga la moneda extranjera es el envío de trabajadores a otros países, incluso a Europa. Pero eso tiene sus desafíos para el régimen, por ejemplo, como mostró una deserción en grupo de 13 meseras norcoreanas que trabajaban en restaurantes en Corea del Sur en abril de 2016. Se alega que el régimen del Norte habría enviado 300 agentes con las órdenes de secuestrar a ciudadanos surcoreanos como "represalia". Esta no sería la primera vez que el régimen lo hubiera hecho.

La deserción de alto nivel se ha convertido en un problema creciente: un funcionario senior de la Oficina General de Reconocimiento huyó a principios de 2016, y un diplomático senior asignado en Londres buscó asilo allí para él y su familia en agosto del mismo año.

Notas sobre la situación actual

• Hay un programa sobre estudios religiosos en la Universidad Kim Il-sung desde 1998. Los graduados son enviados para trabajar para federaciones religiosas oficialmente reconocidas para el sector de comercio exterior o con guardias de frontera para identificar la actividad religiosa clandestina. Muchos son reclutados como espías para denunciar actividades cristianas en el país.

• La frontera con China se ha vuelto más controlada, dificultando la situación de los cristianos a ambos lados de la frontera. La muerte del coreano-chino Christian Han-Choong Ryol por asesinos norcoreanos en China, en abril de 2016, ilustra los riesgos involucrados.

• Puede ser peligroso para los cristianos de Estados Unidos (o afiliados a Estados Unidos) viajar a Corea del Norte. En el año 2017, dos ciudadanos estadounidenses coreanos que trabajaban para la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pyongyang fueron arrestados por falsas acusaciones.
 

Al final de la Segunda Guerra Mundial, fuerzas japonesas en el norte de Corea se rindieron a las fuerzas de la Unión Soviética, y las fuerzas del Sur se rindieron a Estados Unidos. En consecuencia, en 1948 surgieron Corea del Norte y Corea del Sur. En el Norte, Kim Il-sung obtuvo el poder a través del apoyo soviético; en el Sur, Syngman Rhee fue nombrado presidente.

En sus primeros años, desde su independencia en 1948, el país siguió el camino comunista y encaró la primera guerra contra las tropas norteamericanas en la guerra de Corea, entre 1950 y 1953. Tras invadir el país vecino, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decidió intervenir contra la invasión con una fuerza liderada por Estados Unidos. Por su parte, la Unión Soviética y China decidieron apoyar a Corea del Norte. La consecuencia de esta guerra fue la muerte masiva de civiles tanto en el norte como en el sur.

Se hizo evidente que Corea del Norte no sería un país comunista dirigido por un liderazgo colectivo, al contrario, sería por una sola persona, Kim Il-sung.

Después de su muerte, en 1994, Kim Il-sung fue sucedido por su hijo Kim Jong Il, que también fue sucedido en 2011 por su hijo Kim Jong-un. A fin de destacarse internacionalmente, sus líderes luchan por promover su tecnología nuclear, haciendo el mundo consciente de su existencia.

En este país, la religión significa básicamente un culto a los líderes. Todos tienen que participar en reuniones semanales y sesiones de autocrítica y memorizar más de 100 páginas de material de aprendizaje ideológico, incluyendo documentos, poemas y canciones, que alaban los hechos y majestad de los Kim. Incluso los niños, desde preescolar son adoctrinados en esta fase inicial.

Aún así hay seguidores del budismo y confucianismo en el país, a pesar de que la adoración a los líderes no divide espacio con cualquier otra religión, en teoría. Sin embargo, estas religiones pertenecen a la mentalidad cultural y pueden ser vividas sin que nadie note. El cristianismo, por el contrario, es visto como una religión peligrosa que debe ser combatida ferozmente. Además, los cristianos no tienen lugar en el país y como consecuencia necesitan mantener sigilo máximo. Reunirse en grupos más grandes es absolutamente imposible para los cristianos secretos; en verdad, es peligroso incluso ser reconocido como cristiano.

El país tiene dos ideologías como base: la Juche, que dice que el hombre es autosuficiente y la otra es la del kimilsunismo, o sea, la adoración a los líderes. El gobierno somete a la población a un sistema de clasificación social, dividiendo a los norcoreanos en amistosos, neutrales y hostiles. Las clases dictan la posición social, el acceso a los derechos, así como el sistema de distribución de alimentos. Los informes apuntan que hay cerca de 100 mil centros de investigación Juche.

Influenciado por el confucianismo - un sistema ético y filosófico chino - Corea del Norte ha desarrollado un sistema de clasificación social que incluye a todos los ciudadanos y mantiene registros en el Archivo de Registro de Residentes. Este sistema, llamado Songbun, divide la sociedad en tres clases: el núcleo (28%), el vacilante (45%) y la clase hostil (27%). Estas categorías se dividen en 51 subclases. Los cristianos y sus descendientes se registran en la clase hostil.

En 1603, un diplomático coreano regresó de Pekín cargando varios libros de teología escritos por un misionero jesuita en China. Él pasó entonces a divulgar las informaciones presentes en los libros y las primeras semillas del cristianismo en su forma católica romana fueron sembradas. En el 1758, el rey Yeongjo de Joseon prohibió oficialmente el cristianismo alegando ser una práctica maligna, y los cristianos coreanos fueron sometidos a la persecución severa, particularmente en 1801 y 1866. En esa última ola, cerca de 8 mil católicos fueron muertos en toda Corea.

Cuando los primeros misioneros protestantes se establecieron permanentemente en el norte de Corea en 1886, encontraron allí una pequeña comunidad de cristianos y, un año después, la primera Biblia fue impresa en coreano.

El número de cristianos aumentó, y en 1907 comenzó un gran avivamiento que marcó la historia, hasta el punto de que la capital de Pyongyang era conocida como la "Jerusalén del Oriente". En el 1910, Japón anexa a Corea a su imperio. El dominio japonés sobre el país trajo la persecución, y los cristianos y otros civiles fueron forzados a inclinarse ante los altares del emperador.

Después de la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial, se inició una guerra civil -la Guerra de Corea (1950-1953), cuando Corea se separó en dos países, Corea del Norte y Corea del Sur, y Kim Il Sung llegó al país poder e impuso un régimen comunista en Corea del Norte. A partir de entonces, muchos cristianos intentaron huir. Si antes de la guerra el país contaba con 500 mil cristianos, diez años más tarde, ya no había la presencia visible de la iglesia, ya que miles habían sido muertos, presos o aislados en áreas remotas, y la iglesia que quedaba se volvió secreta.

Hoy, en la capital, Pyongyang, hay oficialmente una iglesia católica, dos iglesias protestantes y, desde 2006, una iglesia ortodoxa rusa. Aunque parezca una buena señal, los norcoreanos afirman que esas iglesias sirven sólo como piezas de un show que intentan mostrar que hay libertad en el país. Por motivos de seguridad, no se puede divulgar ninguna información de iglesias subterráneas.

La Asociación de Archivos de Datos de Religión informa que tradicionalmente el budismo y el confucianismo tienen más seguidores, pero el régimen ha sido exitoso en sus intentos de erradicar todas las religiones. Puertas Abiertas no está de acuerdo con esta declaración de la Asociación.

La presión sobre los cristianos ocurre en un nivel extremo y afecta a todas las esferas de su entorno. Para los norcoreanos, ser cristiano requiere mantener ese secreto bien protegido, no sólo de las autoridades, sino también de amigos, vecinos e incluso de sus propias familias.

Siendo un país tan represivo, se hace imposible realizar cualquier tipo de actividad que muestre la vida activa de la iglesia. Por ello, las reuniones entre los cristianos toman lugar de forma secreta, sin levantar ningún tipo de sospechas de las autoridades, ya que cualquier persona comprometida en actividades religiosas clandestinas se somete a la discriminación, prisión, detención en campos de trabajos forzados, desaparición, tortura y ejecución pública, junto con sus familias.

Además de ello, libros cristianos son cuidadosamente escondidos y usados ??sólo cuando hay certeza de que las personas reunidas estén de hecho solas; en general, después de que las informaciones de los libros son repasadas y memorizadas, los materiales cristianos son destruidos.

El número de cristianos asesinados y presos parece aumentar y el castigo a los cristianos se vuelve cada día más severo. 

• Kim Jong-un continúa consolidando su poder. Ningún cambio o mejorías se observaron en el último año. Ora para que el líder conozca al único y verdadero Dios. Ora por un cambio dentro del régimen y para que el poder del mal sea quebrado.

• La situación de los cristianos es vulnerable y precaria. Ellos enfrentan persecución de las autoridades del Estado y de la familia, amigos y vecinos. Ora para que Dios derrame su gracia y protección.

• Ora por fuerza y ??perseverancia para los cristianos que sufren en las prisiones, campos de trabajos forzados y áreas remotas. Intercede para que ellos puedan testificar de Cristo independientemente de las circunstancias.