REINO DE BUTÁN

REINO DE BUTÁN

  • Capital: Timbu
  • Región: Sureste Asiático
  • Líder: Rey Dragón Jigme Khesar Namgyel Wangchuck
  • Gobierno: Monarquía constitucional
  • Religión: Budismo (oficial) e Hinduismo
  • Idioma: Dzongkha
  • Puntuación: 64
  • Fuente de Persecución: Nacionalismo Religioso

POBLACIÓN
mil

CRISTIANOS
mil

¿DE DÓNDE PROVIENE LA PERSECUCIÓN?
Nacionalismo religioso: el budismo es una parte del tejido social y a ninguna congregación cristiana se les ha permitido construir una estructura para Iglesia aún. Todos los seguidores del cristianismo, continúan debajo de la tierra. Especialmente en zonas Rurales, los monjes budistas se oponen a la presencia de cristianos.
Antagonismo étnico: en algunas áreas, la tradición Bön sigue prevaleciendo, la fusión de la creencia tribal y budista, ha ocasionado persecución, especialmente en el centro y en el oriente del país.
Proteccionismo denominacional: cambiar de denominación, sea cual sea la razón, es muy difícil y acaba en persecución por parte de los líderes cristianos y su familia.


En su esfuerzo por mantener la identidad nacional y la unidad, las autoridades gubernamentales suprimen (o eliminan) cualquier elemento “exterior”, incluido el cristianismo. El gobierno mantiene las creencias budistas como “patrimonio nacional” de acuerdo con la constitución en la gestión del país y no conoce una distinción clara entre la religión y el estado. Por lo tanto, se podría decir que el gobierno opera de dos maneras: en un nivel, los oficiales del gobierno son conductores de persecución como ejecutores del poder estatal; y en otro nivel son seguidores verdaderos del budismo y de la herencia espiritual del país. Los líderes budistas (y a veces incluso los hindúes) son también instrumentos de persecución. La fusión de creencias étnicas con budismo ocasiona más persecución; los cristianos que se niegan a seguir las creencias budistas y los ritos tradicionales étnicos son más propensos a meterse en problemas. Esto es especialmente cierto para los cristianos de la región central y oriental del país. Para convertidos, los miembros de la familia son otra forma fuerte de persecución.

¿CÓMO VIVEN LOS CRISTIANOS EN ESTA NACIÓN?
Se espera que todos los ciudadanos butaneses sean budistas. Los conversos al cristianismo serán observados con mucha suspicacia, como forma de presión para que vuelvan a su antigua religión. Los líderes religiosos, la comunidad local y la familia involucrada a menudo cooperan en esto. Ninguna iglesia tiene reconocimiento oficial por parte del estado, lo que significa técnicamente, que los cristianos adoran ilegalmente. Las autoridades locales, suelen negarse a emitir a los cristianos un “certificado de no objeción”. Esto es necesario para solicitudes de préstamo, registro de propiedades, solicitud de empleos y renovación de tarjetas de identificación.

EJEMPLOS DE PERSECUCIÓN
La persecución en Bután nunca ha sido particularmente violenta. Por razones de seguridad, no es posible proporcionar detalles sobre incidentes que ocurren.
• Una casa-iglesia se vio obligada a cerrar y cesar las reuniones después de haber recibido advertencias y amenazas de las autoridades. Dos pastores fueron retenidos para ser interrogados.
• Según los informes, los estudiantes cristianos han sido obligados a participar en los rituales budistas matutinos y vespertinos y, en una ocasión, incluso en la limpieza de los santuarios budistas.
• Una de las tradiciones de los agricultores en Bután es la siembra y cosecha en la comunidad, donde varios agricultores comparten la carga de trabajo y se ayudan entre sí. Los agricultores cristianos usualmente han sido excluidos de esta práctica.

PETICIONES DE ORACIÓN

• Ora por los cristianos que se enfrentan a la persecución por romper con la tradición budista de Bután. Pida por perseverancia y madurez en la fe.

• Clama a Dios por la conversión de los perseguidores, que ellos conozcan a Jesús por medio del testimonio de vida de la iglesia butanesa.

• Intercede para que más trabajadores y siervos de Dios puedan ir al país llevando entrenamiento y estudios bíblicos para fortalecer a los cristianos perseguidos.