Brunéi Darussalam

Brunéi Darussalam

  • Capital: Bandar Seri Begawan
  • Región: Sureste Asiático
  • Líder: Hassanal Bolkiah
  • Gobierno: Monarquía islámica (sultanato)
  • Religión: 78% islamismo, 8% cristianismo, 7% budismo
  • Idioma: Malayo, inglés y chino
  • Puntuación: 64
  • Fuente de Persecución: Opresión Islámica

POBLACIÓN
MIL

CRISTIANOS
MIL

Por temor de que los musulmanes puedan desviarse de sus raíces, las celebraciones de Navidad fueron prohibidas en 2015 y 2016 en todo el Brunéi. La prohibición incluyó el uso de símbolos religiosos, como cruces, iluminación de velas, hasta la colocación de árboles de Navidad, cantar canciones religiosas en público y enviar saludos de Navidad. El castigo por violación fue una pena de cinco años de prisión. Las limitaciones crecientes dejan claro para las iglesias que, especialmente la generación joven, necesita crecer con una fe cristiana fuerte y perseverante.

Notas sobre la situación actual
El sultán Hassanal es la autoridad ejecutiva suprema, pues él también es el primer ministro del país, ministro de finanzas y ministro de defensa. No hay elecciones populares y el Consejo Legislativo funciona de forma meramente consultiva.

En medio de la persecución a los cristianos, cada vez más jóvenes están contemplando un futuro en el exterior.
 

La influencia del sultanato alcanzó el pico entre los siglos 15 y 17 cuando su control se extendió sobre las zonas costeras del noroeste de Borneo y del sur de Filipinas. Brunéi posteriormente entró en un período de declive provocado por conflictos internos sobre la sucesión real, expansión colonial de las potencias europeas y piratería. En 1888, se convirtió en un protectorado británico; La independencia fue alcanzada en 1984. La misma familia gobernó el Brunéi hace más de seis siglos. El país se beneficia de extensos campos de petróleo y gas natural, fuente de uno de los mayores PIB per cápita del mundo.

Situación política y social actual
El sultán gobierna como monarca absoluto, siendo jefe de Estado, pero también al mismo tiempo primer ministro, ministro de finanzas, ministro del interior, así como de defensa y jefe de religión. Por eso, todo el poder está concentrado en sus manos. El pueblo de Brunei respeta profundamente el sultán.

El sultán actual, Hassanal Bolkiah, introdujo estudios religiosos islámicos obligatorios en todas las escuelas. Pero, más importante aún, anunció la introducción de la sharía en el derecho penal, la llamada ley "Hudud", en octubre de 2013. En 2014, el Brunéi decretó el nuevo Código Penal de la Sharia, que es también aplicable a los no musulmanes y que incluye delitos que conducen a la pena de muerte. La segunda fase debería aplicarse en 2015, pero se retrasó. El gobierno planeaba imponer la segunda fase de esta ley islámica en 2017.

A pesar de la recuperación del Producto Interior Bruto (PIB) al final del primer trimestre de 2016, el camino de Brunéi hacia la diversificación económica sigue siendo un desafío. Al final del primer trimestre de 2016, el PIB del país registró un crecimiento del 3,2% con respecto al año anterior, donde la economía disminuyó un 5,2%. Sin embargo, al mismo tiempo, otras áreas del sector industrial presentaron un crecimiento negativo, posiblemente debido a recortes en los gastos del gobierno. Aunque se ha publicado un plan de desarrollo "Visión Brunéi 2035" con el objetivo de construir varios sectores económicos, hay poco que mostrar hasta ahora. En vez de concentrarse en los esfuerzos para fortalecer sectores fuera del sector de petróleo y gas, Brunéi optó por producir aún más petróleo. Con cerca del 70-80% de los ciudadanos del país empleados por el gobierno o instituciones vinculadas al gobierno (según lo informado por FT Confidencial Research), hay una esperanza limitada para una expansión económica impulsada internamente. Esta desaceleración de la economía es el principal motivo para que la generación más joven busque cada vez más oportunidades en el exterior.

Más y más restricciones se establecen gradualmente y se aplican a toda la población. Por ejemplo, durante el Ramadán todos los restaurantes (incluyendo establecimientos no musulmanes) deben cerrar. Además, todos los restaurantes (incluyendo hoteles) deben cerrar todos los viernes, de las 12 horas a las 14 horas durante las oraciones del viernes. Además, todos los días, a las 5 horas, todo el país está parado. Los musulmanes y los no musulmanes deben parar lo que están haciendo para dar tiempo al ritual de oración islámica.
 

Actividades misioneras al azar de los comerciantes portugueses en el siglo 16 han fracasado y fue sólo en 1846 que la "Misión de la Iglesia de Borneo" se fundó y creó una congregación de la Iglesia Anglicana. La Iglesia Católica Romana está presente en el país desde hace más de un siglo; las iglesias protestantes independientes llegaron más tarde.

Red actual de iglesias
Tres iglesias católicas romanas y dos iglesias anglicanas son oficialmente reconocidas. Varias congregaciones protestantes no reconocidas existen. El proceso de registro es muy difícil y, incluso para las iglesias existentes, es casi imposible obtener permiso para la construcción de extensiones. Otras denominaciones incluyen la Iglesia Evangélica, la Iglesia Metodista y la Iglesia Adventista del Séptimo Día.
 

El sultán gobernante es jefe de religión: lo que él quiere, se convierte en ley y si él decide que el islamismo continuará en un camino más conservador, las iglesias deben aceptarlo. Los cristianos son libres para adorar, pero ellos fueron advertidos de no hacerlo "de forma excesiva y abierta".

No hay grupos extremistas activos en Brunéi y, a diferencia de los vecinos del Sudeste Asiático, los musulmanes de Brunei parecen no haberse unido al grupo del Estado Islámico para luchar en países como Siria e Irak. Sin embargo, el islamismo se está volviendo cada vez más conservador, limitando el espacio a los ciudadanos no musulmanes de Brunéi. Por lo tanto, la falta de grupos extremistas no significa que los cristianos no estén bajo presión.

De acuerdo con la World Christian Database, los musulmanes sunitas componen la mayor parte de la población, seguidos de los cristianos y otras religiones tribales y budistas, respectivamente. La población es étnicamente homogénea, pero, como la vecina Malasia, también tiene una población china considerable y una comunidad indígena un poco menor.
 

• Aunque no hay grupos extremistas en el país, existe extremismo musulmán individual y los cristianos son perseguidos. Ora por ellos.

• La sharia, conjunto de leyes islámicas, es opresiva, principalmente para los cristianos, que son constantemente acusados de blasfemar contra el islam. Este crimen es punible con la muerte. Intercede para que esta ley no sea instaurada completamente en el país.

• Coloca delante Dios a la Iglesia Perseguida y a todos los cristianos del país. Que ellos puedan vivir en unidad de pensamiento y espíritu, para que el testimonio cristiano alcance a todos los que los persiguen.