¡Gracias por tu firma!

Agradecemos a todos los que levantaron su voz para encontrar al Pastor Raymond

Hasta ahora, no se sabe nada sobre el pastor. De la misma forma, otros cristianos también se encuentran desaparecidos. Más de 14 mil cristianos de latinoamérica se unieron en una petición al gobierno de Malasia que fue entregada en el principio de octubre. El objetivo es que se profundicen las investigaciones sobre el caso de las desapariciones. Lee más sobre la entrega de la petición en la embajada brasileña de Malasia.

Entérate sobre el tema en las siguientes informaciones:

El 13 de febrero de 2017, el pastor Raymond Koh fue secuestrado cerca de su casa en Petaling Jaya, Malasia. Él fue llevado por unos secuestradores enmascarados, los cuales coordinadamente en tres vehículos, rodearon su carro. Desde ese momento, no se ha obtenido noticias de él. Además del pastor Koh, los cristianos Joshua Hilmy y su esposa, Ruth Sitepu, y el activista Amri Che Mat también desaparecieron en circunstancias parecidas en noviembre de 2016.

En este video puedes ver exactamente el momento del secuestro:

El pasado 9 de mayo, un nuevo primer ministro fue elegido en Malasia, derrotando a la coalición que gobernaba el país desde hace 60 años, desde la independencia de Gran Bretaña. Algunas señales indican que el nuevo gobierno puede ser más favorable para los cristianos. Tras la llegada del nuevo primer ministro, la Comisión de Derechos Humanos de Malasia reabrió la investigación sobre la desaparición del pastor Raymond Koh.

Se cree que las autoridades policiales están involucradas en los secuestros. Un delator de la policía, se pronunció denunciando evidencias de la implicación de una parte de la fuerza policial de Malasia en los secuestros de Koh y del activista Mat. Este factor nos dio la oportunidad de realizar una acción de ADVOCACY (acción en que un grupo de personas se moviliza para traer un cambio en la ley en favor de una causa que juzgan legítima) en favor de los desaparecidos.

Por ello, miles de personas en todo el mundo están enviando cartas a las embajadas de Malasia de cada país, pidiendo que los representantes de este país en diferentes naciones alrededor del mundo se posicionen, haciendo de la liberación del pastor Raymond Koh un clamor mundial, del cual tú hiciste parte.

A la Embajada de Malasia

Estimados señores,

Escribo para expresar mi más profunda preocupación sobre los secuestros de Raymond Koh, Amri Che Mat, Joshua Hilmy y su esposa, Ruth Sitepu. Y pido encarecidamente que tomen medidas concretas e inmediatas para garantizar que la aplicación del estado de derecho y de la justicia se extienda a ellos.

El secuestro de Raymond Koh fue grabado por el CCTV (Televisión Central de China o China Central Television, canal de televisión pública que pertenece al gobierno chino). La precisión militar de la manera en que él y Amri Che Mat fueron secuestrados, implica que fueron ataques coordinados realizados por individuos entrenados. Hay la sospecha de que la policía es cómplice de los secuestros y que sabe del paradero de los cuatro desaparecidos.

Ahora estos casos se han convertido en una cuestión de interés público, tanto en Malasia como en otros países. Todo el mundo espera ver si Malasia se posicionará con un liderazgo que busca la libertad y la justicia, o si continuará en el camino de la corrupción. Los ciudadanos malayos también se preguntan por qué la policía no tomó la iniciativa de ayudar a la Comisión de Derechos Humanos de Malasia (Suhakam) a descubrir la verdad, sino que parecen tomar medidas activas para interferir en sus procesos.

Por lo tanto, les exhortamos a tomar medidas inmediatas para asegurar que la ley se aplique a todos los ciudadanos, independientemente de la fe que profesan. Respetuosamente, pedimos que todos los niveles del gobierno de Malasia cooperen totalmente con la investigación de la Comisión de Derechos Humanos de Malasia (Suhakam) sobre los secuestros, revelando todas las evidencias de implicación policial en los cuatro casos.

Adicionalmente, pedimos que se establezca una investigación independiente e imparcial sobre las alegaciones de implicación policial en los incidentes. Y, si se demuestra, que se garantice justicia rápida para las familias. Finalmente, pedimos que el gobierno de Malasia haga todo lo que esté a su alcance para localizar y devolver al pastor Koh y a los otros secuestrados a sus familias.

Aprecio su atención inmediata a este asunto.

Cordialmente,