Un cristiano de Nepal fue perseguido por su esposa e hijos. Después, también fue amenazado de muerte por los hijos si continuaba con su fe. Ora por su seguridad y por fuerzas para que él pueda continuar su ministerio.