La iglesia marroquí pide oración por las nuevas generaciones de cristianos. Los jóvenes tienen dificultades para mantenerse conectados con la iglesia mientras la sociedad está tratando de llevarlos de vuelta al islam.