Tendencias Globales

Estas son las tres principales tendencias presentes en los países de la Lista Mundial de la Persecución 2019

Hace cinco años, sólo Corea del Norte estaba en la categoría "extrema" por su nivel de persecución a los cristianos. En la Lista Mundial de la Persecución 2019, como en 2018, once países puntuaron lo suficiente para adecuarse a esa categoría.

A partir de 2006, y creciendo de forma acelerada desde 2012, la lista registró más persecución a los cristianos en todo el mundo cada año. En parte, este relato se hizo posible a medida que la tecnología digital permitió la comunicación global. La tecnología también posibilitó un monitoreo gubernamental más riguroso de sus ciudadanos. Este año, más países subieron en la Lista a comparación de los años anteriores. Esto apunta a mayores restricciones estructurales, legales y sociales, manifestándose en discriminación y hostilidad, además de ataques violentos contra personas y propiedades que terminan en muerte o destrucción.

1) Autoritarismo Estatal: más países añaden leyes para controlar la religión

Desde 2002, Corea del Norte (1º) se encuentra en primer lugar en la Lista Mundial de Persecución porque es el régimen autoritario más sofocante del mundo, donde cualquier fe que no adore al líder supremo, Kim Jong-un, es considerada un crimen político.

La parte más preocupante es que lejos de acabar con ideologías con ésta, la tendencia es que el autoritarismo estatal aumente en muchas partes del mundo, apoyado por la tecnología digital, que permite a los gobiernos rastreen cada vez más a sus ciudadanos, sea a través de reconocimiento facial, chips electrónicos y así sucesivamente.

Esto es visto claramente en China (27º), donde el nuevo Reglamento para Asuntos Religiosos entró en vigor el 1 de febrero de 2018. Desde entonces, existe un enfoque que prohíbe que los niños y jóvenes escuchen las enseñanzas religiosas, lo que obligó que muchas escuelas dominicales y guarderías cristianas cerrasen. Además de ello campamentos de verano fueron prohibidos e iglesias obligadas a colocar carteles en la entrada prohibiendo el ingreso de menores de 18 años.

En marzo de 2018, el presidente Xi Jinping fue autorizado a gobernar de forma indefinida, el primero desde que Mao poseía tal poder. China también anunció su "Principio para la promoción del cristianismo en China para los próximos cinco años" (2018-2022).

Un documento del gobierno dice que se proporciona "orientación activa" para ayudar a la religión a "adaptarse a la sociedad socialista"; esto en lo que se refiere al Partido Comunista. La firme ideología de la religión es usada como herramienta para la estabilidad, que se refleja en los enfoques de otros gobiernos autoritarios, como Vietnam (20º) y Laos (19º).

El presidente Xi está usando la religión como una de las muchas herramientas para construir una sociedad socialista de características chinas libre de otros sistemas de creencias.

Las iglesias chinas fueron presionadas para defender a la bandera del país más que a la cruz. Algunas deben cantar el himno nacional antes de los cultos y algunas iglesias fueron instruidas para reemplazar las fotos de Jesús por fotos del presidente Xi.

Las reuniones de la iglesia continúan siendo interrumpidas en varias provincias, especialmente en las zonas rurales de Henan, en el centro de China, donde el 60% de las muchas iglesias fueron cerradas (donde tres de las cinco principales redes de "iglesias domésticas" comenzaron). En Zhejiang, en la costa oriental, cruces de iglesias extranjeras se demolieron en años anteriores y ahora se regulan en tamaño, posición y color.

La reciente remoción de Biblias de las plataformas de comercio electrónico significa que no pueden ser descargadas o vendidas (aunque pueden leerse) en línea; están oficialmente disponibles sólo en tiendas de iglesias sancionadas por el Estado, aunque las iglesias "domésticas" no oficiales todavía pueden venderlas a través de sus propios canales.

En el período 2017-18, los extranjeros fueron forzados a dejar sus ciudades en China debido a la percepción de estar involucrados en actividades misioneras y/o ayudando a una iglesia doméstica. El mundo se ha convertido recientemente en los campos de reeducación en la región autónoma de Xinjiang, donde los musulmanes étnicos forman el 45% de la población. De los cerca de 6 mil cristianos ex musulmanes, algunos han desaparecido de tales campos y desde entonces no se tiene noticias de ellos.

Este escenario se repite en otros países también. Vietnam es uno de ellos, donde la religión es vista como un problema social y una amenaza potencial para la seguridad nacional.

2) Gobiernos y sociedades ultranacionalistas, donde los cristianos minoritarios son vistos como "alienados"

En un número creciente de países, el nacionalismo se está intensificando en un ultranacionalismo que no sólo considera a los grupos minoritarios como una amenaza, sino que también emplea agresión para obligar a las minorías a abandonar su identidad o incluso a abandonar el país. Cuando los cristianos son la minoría, son más atacados, tanto por el gobierno, como por la sociedad.

Muchas veces las leyes se elaboran para consagrar una agenda ultranacionalista creciente, como en India (10º) donde, cada vez más, el gobierno liderado por el Partido del Pueblo (BJP, por sus siglas en inglés) promueve una agenda extremista hindú, donde, para ser Indio, hay que ser hindú. Ocho estados de los 29 aprobaron leyes de "anti-conversión", que exigen, entre otras cosas, que cualquier persona que quiera cambiar de religión notifique a las autoridades locales con un mes de anticipación y, posteriormente, ellas son enviadas para una entrevista con una persona del gobierno.

En India, como en muchos otros países, instituciones "extranjeras", como escuelas, hospitales, orfanatos e instituciones de caridad dirigidas por cristianos, a menudo, iglesias, son blancos de ataques e incluso de ser cerradas definitivamente, muchas veces bajo leyes nuevas o revisadas. Este año, todos los hogares de niños administrados por una organización cristiana fueron informados de que deben someterse a una inspección, después de que una profesora y un miembro del equipo fueron acusados ??de tráfico de niños en una de las casas.

Desde que Narendra Modi llegó al poder en mayo de 2014, el nivel de persecución a los cristianos aumentó mucho. Todos los años, más incidentes violentos se registran, principalmente porque las autoridades gubernamentales, como la policía y las autoridades locales, a menudo permiten una cultura de impunidad, especialmente cuando hay una multitud involucrada. Los extremistas hindú atacan a los líderes de la iglesia, los golpean e intentan forzarlos a salir de sus aldeas. La última tendencia no es sólo amenazar al líder de la iglesia, sino también amenazar o violar a su esposa e incluso a sus hijos pequeños.

Los extremistas hindú ven a los cristianos como una amenaza a la nación debido a su rápido crecimiento y fuerte presencia en las regiones tribales. La discriminación también es muy común, basada en el antiguo sistema de castas. Ella afecta a los cristianos en toda la India, porque la mayoría de los convertidos al cristianismo vienen de las castas inferiores y "intocables" como los dalits. En 2018, por lo menos 12.500 cristianos y cerca de 100 iglesias fueron atacados. Más de 200 personas fueron detenidas sólo por su fe y por lo menos 10 murieron. Sin embargo, muchos incidentes no se han documentado, entonces los números reales pueden ser mucho más altos.

 

3) Propagación del Islam radical del Medio Oriente en África subsahariana

La tercera tendencia perceptible en la Lista Mundial de la Persecución 2019 es que mientras los excesos violentos del Estado Islámico y otros extremistas islámicos desaparecieron principalmente de los titulares de Medio Oriente, la pérdida de territorio significa que los combatientes se dispersaron a un número mayor de países no sólo en la región, sino principalmente en África subsahariana. Esta ideología radical inspiró o infiltraron numerosos grupos disidentes como la Provincia del Estado Islámico de África Occidental (ISWAP, por sus siglas en inglés), un grupo que se separó del Boko Haram de Nigeria, y que también esclaviza a mujeres y niñas cristianas como parte de su estrategia.

Desde 2017, extremistas islámicos también ganaron fuerza en Egipto, Somalia, Libia, Yemen y la Península Arábiga, donde continúan reclutando y dominando más territorios.

En Egipto (16°), que tiene la mayor población de cristianos (coptas) del Medio Oriente, el Estado Islámico continúa amenazando en “eliminar” a todos los cristianos. Otros grupos radicales islámicos bombardearon iglesias (una, poco antes de Navidad de 2017) y mataron a dos cristianos en la misma calle dos veces en 18 meses, y el gobierno aún no se manifiesta.

En Somalia (3º), un grupo de más de 200 miembros afiliados al Estado Islámico reclutó a miembros que huyeron de Irak y Siria, así como ex combatientes de Al Shabaab, que también siguen activos. El grupo elige a Somalia porque no hay autoridad central: "Representa una buena posibilidad de continuar su búsqueda por un estado islámico o, al menos, ellos pueden continuar su ideología sin obstáculos", dijo un líder cristiano local. Aunque puede haber sólo cientos de cristianos entre los 15 millones de personas, el carácter intensamente tribal de la sociedad somalí también significa que cualquier musulmán que se convierta al cristianismo será inmediatamente identificado por la familia y los amigos y corre el riesgo de morir.

En los doce estados del norte de Nigeria, regidos por la ley islámica sharia, los cristianos continúan relatando la negación de los derechos, oportunidades, provisiones y protecciones concedidas a los musulmanes -la que tienen derecho constitucional. Las violaciones incluyen dificultad para acceder a educación y negación de acceso a empleos en seguridad y en muchos otros sectores. Durante el primer trimestre de 2018, 1.061 muertes fueron documentadas en 106 ataques por la milicia fulani en comunidades en los estados de Adamawa, Benue, Kaduna del Sur, Kogi, Nasarawa, Plateau y Taraba, con un adicional de 17 vidas perdidas en ataques en el sur de la capital Nigeria. Siete casos de violencia contra los pastores o comunidades fulani, en los que 61 personas perdieron la vida, también están documentados; dos de esos ataques ocurrieron en el sur del país.

LUZ EN LAS TINIEBLAS

A pesar de este crudo y difícil escenario en el cual los cristianos se ven presos, sabemos que en Cristo tenemos libertad y que somos más que vencedores. Dios está obrando y acontecimientos nunca antes vistos están concretizándose, tales como las conversaciones y negociones del presidente de Estados Unidos y Corea del Norte para liberar a prisioneros norcoreanos, así como el tribunal que Pakistán que absolvió a la cristiana Asia Bibi condenada a muerte, entre tantos otros casos.

¡Ora junto con nosotros en favor de la Iglesia Perseguida!