Quiénes somos

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

El propósito de Puertas Abiertas es fortalecer la parte del cuerpo de Cristo que se enfrenta a la persecución por su fe, para que, permaneciendo firme, sea la sal de la tierra y la luz de Cristo donde sea que se encuentre.
Puertas Abiertas hace esto porque cree lo que está escrito en 1Cor. 12.26 que dice que: ‘Cuando un miembro sufre, todos los demás miembros sufren con él’. Creemos también que para la expansión del reino de Dios todas las puertas están abiertas y que Él capacita a su Cuerpo para ir a todo el mundo y predicar el Evangelio.

El ministerio actúa, mundialmente, con dos tipos de oficinas, llamadas "bases" y cuenta con más de 700 empleados actualmente divididos en: 12 bases de operación y 23 bases de desarrollo. Las bases de operación elaboran y ejecutan los proyectos en los lugares donde existe persecución y acompañan el desarrollo e implementación de los mismos junto con los cristianos perseguidos. Estas bases son responsables por las informaciones sobre la situación de ellos, donde viven, así como sobre el progreso de los proyectos.

Las bases de desarrollo son responsables de movilizar socios, tanto de oración como de contribución, para levantar recursos que viabilicen proyectos que bendigan a los cristianos perseguidos. Las donaciones recaudadas se transfieren a Puertas Abiertas Internacional - la oficina central -, que, a su vez, las distribuye para las bases de operación. Puertas Abiertas Internacional tiene hoy dos sedes: una en Holanda y otra en Estados Unidos. 

Todas las bases de Puertas Abiertas son auditadas localmente. Además de ello, Puertas Abiertas Internacional mantiene un departamento de auditoría interna desde enero de 2010.

La base de desarrollo de América Latina, localizada en Chile, existe para concientizar y movilizar a los cristianos latinoamericanos para socorrer a los cristianos perseguidos alrededor del mundo, por medio de la oración, divulgación de la causa y apoyo financiero.