Escribe una carta

Enviar cartas de aliento es una forma de servir y fortalecer a los cristianos perseguidos en los momentos más difíciles. ¡Sé un instrumento de Dios para llevar consuelo!

Al principio de su ministerio, el fundador de Puertas Abiertas, el Hermano Andrés, pronunció su primer sermón improvisado en un país comunista donde la libertad de creencia y su expresión estaban restringidas. Cuando terminó de hablar, el pastor local se acercó a Andrés y le dijo: “Queremos agradecerle por estar aquí. Incluso si no hubieras dicho una palabra, el hecho de verte ya habría significado mucho. Algunas veces nos sentimos solos, en medio de la batalla".

Aquella frase que impactó al hermano Andrés hace más de 60 años, aún es común oírla por parte de los cristianos perseguidos hoy en día. Nuestros hermanos en contextos de persecución, a menudo viven en una región donde los seguidores de otras religiones los superan ampliamente en número, y ellos nos dicen que se sienten solos y, de hecho, lo están. Ciertamente, muchos de ellos se encuentran aislados, marginados, acosados, encarcelados injustamente e incluso agregidos físicamente. Como resultado, estos creyentes suelen sentirse profundamente conmovidos cuando descubren que cristianos en otras partes del mundo están orando por ellos.

Por esta razón, Puertas Abiertas le ofrece a todos los cristianos que viven en un contexto de libertad, la oportunidad de escribir cartas y mensajes de aliento para los cristianos perseguidos, y así demostrarles a nuestros hermanos y hermanas en Cristo que no están solos. Cada campaña tiene instrucciones de cómo escribir las cartas, por ello, es importante que leas todos los detalles de la campaña. Tomar unos minutos de tu tiempo para escribirles, puede transformar sus vidas ¡Escríbeles hoy! 

CARTAS

Escríbele a cristianos presos en Irán

CARTAS

ESCRÍBELE A LOS PAPÁS DE LAS NIÑAS SECUESTRADAS EN CHIBOK

CARTAS

Escríbele a las víctimas de un ataque en Sri Lanka

"Toda persona que sufre por su fe en Cristo tiene derecho a recibir asistencia de la parte del cuerpo que Cristo ha bendecido con libertad, conocimiento y recursos."
(Hermano Andrés)